“Belle”

Del Cine y las Leyes

Sin Bestia no hay Belleza

Por Horacio Armando Hernández Orozco

“BELLE” “Ryū to Sobakasu no Hime” –“El Dragón y la Princesa Pecosa”), película de anime japonesa escrita y dirigida por Mamoru Hosoda; con las voces originales de Kaho Nakamura (Suzu/Belle), Takeru Satō (El Dragón/Kei), Rira Ikuta (Hiro/Eroh), Ryō Narita (Shinobu), Shōta Sometani (Shinjiro «Kamishin»), Tina Tamashiro (Ruka) y Toshiyuki Morikawa (Justian); con estreno mundial en el Festival de Cine de Cannes el 15 de julio de 2021.

Suzu, una joven que perdió la habilidad de cantar tras una tragedia familiar; sin embargo, al entrar al mundo de U, una aplicación de avatares virtuales, pierde sus miedos y se convierte en Belle, una popular estrella de la música.

La cinta es una reinvención del clásico cuento francés “La Bella y la Bestia” de Jeanne-Marie escrito en 1756, pero lejos de ser fiel a la historia original, lo subvierte y moderniza para tocar temas como las redes sociales, la ansiedad, el trauma, el abuso y la importancia de la amabilidad de los extraños.

MI OTRO YO

Suzu está alejada de la mayoría de sus compañeros de clase, con la excepción de su amigo de infancia Shinobu (de quien está enamorada); la chica popular Ruka; su compañero de clase deportista Shinjiro (apodado Kamishin); y su mejor amiga Hiro, quien le sugiere iniciar una sesión en el popular mundo virtual conocido como U.

Basta una escena para presentar la situación presente de la protagonista, una joven pecosa de 17 años, tímida e introvertida, con nula relación escolar, que la aplicación U le crea en forma automática un hermoso avatar con pecas al que llama “Bell”, la traducción al inglés del significado de su propio nombre.

La juventud de este siglo XXI ha mostrado la necesidad de tener otro Yo en la realidad virtual, y crear un avatar que en muchos casos no tienen una coincidencia con su yo real, pero así aparentan ser felices; sin embargo, en la cinta, el avatar se crea en automático partiendo de la lectura que haga la aplicación de las propias características del usuario.

Suzu de niña estaba unida a su madre, quien apoyó su amor por cantar y escribir canciones, pero un día fue testigo de cómo su madre rescataba a una niña de un río desbordado, a costa de su propia vida; esta experiencia traumática hizo que sintiera resentimiento hacia su madre por «abandonarla» por salvar la hija de un extraño.

MI OTRA REALIDAD

Al iniciar sesión en U, Suzu se encuentra capaz de cantar como solía hacerlo; la apariencia de Bell es criticada debido a sus pecas, pero después de hacer varias apariciones mientras canta, pronto se convierte en un gran éxito; por su popularidad, la gente comienza a referirse a ella como “Belle”, que significa “hermosa” en francés.

La popularidad en las redes sociales se ha vuelto una necesidad entre los jóvenes de hoy, la protagonista no buscaba esa popularidad, pero ha llegado desplazar al número uno de la plataforma, al grado que es trending topic en varias redes sociales que buscan descubrir quién es en la vida real Belle.

En otros tiempos los que buscaban esa popularidad eran los artistas y los deportistas, así como los políticos, pero la nueva realidad ha comercializado la fama a través de likes y manitas arriba, y un post vale más que mil palabras.

MI OTRO RIVAL

Suzu en el mundo real no rivaliza con nadie, un día Shinobu la toma de la mano, lo cual crea un disgusto generalizado en la comunidad escolar femenina, pero Hiro le ayuda a aclarar que son amigos desde niños y ya ninguna joven lo toman a mal; mientras que en el mundo virtual ha desatado varias envidias de los demás usuarios, pero nada comparado cuando en un gran concierto aparece un avatar de dragón, simplemente llamado “El Dragón”, y arruina la presentación.

En el mundo real, las apariencias pueden ser engañosas, pero de igual forma pueden ser aclaradas; sin embargo, en un mundo virtual ¿cómo se puede aclarar aquello que es todo apariencia?

Belle se siente intrigada por la actitud del Dragón, pero sabe qué debe existir una razón de peso que explique el por qué actúa de esa forma, y logra descubrir que este avatar es muy popular entre los niños, quienes lo consideran un héroe.

MI OTRO AMIGO

Belle junto con Eroh, avatar de Hiro, buscan al Dragón, mientras un ángel avatar la lleva al castillo del Dragón y finalmente se encuentra con él; Justin el auto justiciero de U y su grupo localizan el castillo y lo destruyen, amenaza a Belle con revelar su identidad al mundo entero si se niega a cooperar.

Todo indica que en un mundo virtual el anonimato es lo valioso de un avatar, pues muchas veces no refleja lo que se es en la vida real; por ello el saber quién es determinado avatar en la vida real es casi como la muerte civil en las redes sociales.

Lo contradictorio de este mundo virtual es que la popularidad da más prestigio a los usuarios de redes, pero cuando se usa un avatar incognito, se debe conservar lo anónimo pues la popularidad no es del usuario real sino del personaje virtual.

El Dragón rescata a Belle en el último segundo, salvándola de ser descubierta; y en el mundo real Suzu encuentra la identidad del Dragón, se trata de Kei, pues de video en vivo, se revela que Kei y su hermano están siendo abusados por su padre.

Suzu para generar confianza en Kei y así poder brindarle ayuda decide revelarse al mundo entero en U y comienza a cantar, obteniendo el apoyo de todos los que escuchan; una vez que se resuelve la situación, Suzu y Kei se agradecen mutuamente por darse valor.

Al final, la joven comprende las acciones de su madre de ayudar al prójimo bajo cualquier condición, acepta su muerte y está lista para ser la nueva Suzu.

Esta historia permite entender que ya no estamos limitados a un solo mundo, que los jóvenes al sentirse frustrados con su ‘Yo’ del mundo real buscan las bondades de un mundo virtual, que es una generación dividida entre dos realidades, donde su personalidad, memorias, deseos, aptitudes y potencial pretenden ser plasmados en un avatar.

Esos jóvenes que sienten poder iniciar desde cero, tener una segunda vida, convertirse en quien realmente creen ser; pero deben entender que esa alternativa les puede permitir exponer con plena confianza a ese “otro yo” que habita dentro de ellos, que esa identidad digital les ha de ayudar a convertirse en una mejor versión de sí mismos, y que la verdadera ayuda está en esa comunidad real fuera de línea.

La película traslada a un metaverso los componentes primarios de un relato atemporal: la belleza interior y el desafío a los prejuicios; pero ¿qué tanto se necesita de un mundo virtual para entender estos dos valores?

La mejor respuesta la tendrá como siempre nuestro amable lector…

Acerca de misionpo 24700 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.