UNAM crea el Observatorio Teatral para enfrentar los problemas del gremio

Conocer el problema, es empezar a darle solución. Esta conocida frase bien podría ser la premisa del nacimiento del Observatorio teatral, creado por la UNAM, y que ya comenzó a generar datos que permiten conocer la situación real del sector, a nivel nacional.

He aquí estos botones de muestra: Carencia de seguros contra accidentes, ausencia de prestaciones para personal de teatros independientes, escasa producción de obras y carencia de patrocinios, son algunos datos que revela el estudio titulado Operación de los espacios escénicos en México, realizado por el Observatorio teatral.

Este proyecto, impulsado por Teatro UNAM de la Coordinación de Difusión Cultural de la institución, propone ofrecer datos y estudios que permitan tomar decisiones, tanto en ámbitos públicos como independientes y privados, sobre el lugar privilegiado donde lo escénico sucede: el teatro, la sala, el escenario; todo lo que alrededor de él acontece, y acerca de todas las personas y especialistas que lo habitan.

Juan Meliá, director de Teatro UNAM, impulsor y coordinador del Observatorio Teatral, en entrevista con El Sol de México, recuerda los orígenes de esta iniciativa.

“Si bien la situación del teatro ha sido permanentemente incierta, la pandemia evidenció la desprotección que existe para las disciplinas artísticas, en especial las artes escénicas. Por ejemplo, en el caso del teatro, el modelo predominante con el que se trabaja estaba basado en estrenar y presentar las obras.

“Y fue la misma pandemia la que nos permitió, casi obligó, a la reflexión y la valoración. Hubo conversatorios, mesas redondas, encuentros, que posibilitaron la evaluación del modelo y de los objetivos y prácticas reinantes. Eso nos mostró la necesidad de generar más información, y de ahí la idea de crear el Observatorio teatral”.

Como primera actividad, se estableció una plataforma llamada Los trabajos del observatorio teatral, que se estrenó precisamente con el estudio mencionado, cuya intención fue hacer una radiografía de cuál es la situación, de ver cómo funcionan.

El estudio consta de un cuestionario de 55 preguntas que fue enviado a 618 operadoras y operadores de teatro, instituciones culturales y asociaciones de productoras y productores independientes que cuentan con datos de localización registrados en el Sistema de Información Cultural (SIC). Se recibieron 105 respuestas efectivas entre el 14 de diciembre de 2020 y el 28 de septiembre de 2021.

El cuestionario estuvo dividido en siete rubros: datos generales; espacio escénico; administración y recursos humanos; programación; infraestructura; difusión, medios y público, y datos estadísticos.

El maestro Meliá manifiesta el enorme agradecimiento para todos los teatros que atendieron al llamado, sobre todo porque tuvieron que realizar sus informes sorteando las dificultades inherentes a la crisis sanitaria que enfrentamos.

Las respuestas que se recibieron corresponden 70% a teatros públicos y 30% a privados; “que es reflejo de la realidad nacional, donde ese es el porcentaje de la propiedad de los espacios que existen”, apunta el maestro Meliá; y explica que esto “permite hacer un cruce de datos para conocer las similitudes y diferencias en el manejo de los recintos”.

Otros datos importantes dados a conocer por el estudio son: la concentración de las salas teatrales en las capitales de los estados de la República Mexicana; la frágil sustentabilidad de los recintos basada en los ingresos de taquilla o en las rentas a terceros; también detalla las condiciones laborales de quienes trabajan en el sector cultural, la poca inversión en la producción de obras, la falta de articulación gremial y la incipiente línea de trabajo constante con los públicos y entornos.

Acerca de misionpo 20606 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.