“Rumbo al Infierno”

Del Cine y las Leyes

La Justicia Humana

Por Horacio Armando Hernández Orozco, (Parte Uno)

“Rumbo al Infierno” (“Hellbound”) serie de televisión surcoreana, dirigida por Yeon Sang-ho; con la actuación de Yoo Ah-in (Jung Jin-soo), Park Jung-min (Bae Young-jae), Kim Hyun-joo (Min Hye-jin), Won Jin-ah (Song So-hyun), Yang Ik-june (Det. Jin Kyeong-hoon), Kim Do-yoon (streamer ‘El Calavera’) y Kim Shin-rok (Park Jung-ja); transmitida el 19 de noviembre de 2021 a través de Netflix.

La trama gira en torno a un repentino evento sobrenatural que enfrenta la humanidad: un ángel de la muerte aparece y predice sobre cuándo morirá alguien, y llegado ese momento, surgen tres ejecutores que lo matan y arrastran de la tierra al infierno.

La serie está basada en el webtoon “Hellbound” del propio Yeon Sang-ho, quien adapta en esta nueva ficción la historieta digital que escribió en 2019, tratando diversos temas como lo es el fanatismo religioso, la imperfección de la justicia humana, la reacción del hombre frente a los incomprendidos fenómenos sobrenaturales y la manipulación a través de los medios de comunicación.

LA DEMOSTRACIÓN

Un grupo de personas, la mayoría jóvenes, está en una cafetería en Seúl cuando un hombre comienza a temblar mientras mira su celular que marca las 1:19 horas e inmediatamente al dar las 1:20 horas ingresan tres criaturas monstruosas que lo persiguen mientras destruyen todo y lo matan a plena luz del día carbonizándolo.

Este suceso es grabado a través de celulares y por múltiples cámaras de seguridad; obviamente no tiene una explicación lógica ni científica, pero lo cierto es que hay una persona muerta, por ello la policía debe investigar, el caso es asignado al detective Jin Kyeong-hoon.

En la escena del crimen hay sólo parte de un cuerpo completamente carbonizado, que posteriormente se sabrá que no es orgánico, y a unos metros se encuentra Jung Jin-soo, líder de la naciente secta La nueva verdad, que aprovecha el momento para informar a los medios y sus seguidores que la persona carbonizada era un pecador y que por eso esos seres etéreos lo han arrastrado hasta el infierno, siendo ello una demostración del sufrimiento eterno para los pecadores.

LA JUSTICIA IMPERFECTA

El detective Jin Kyeong-hoon ve que su adolescente hija se encuentra dentro de los seguidores de La nueva verdad, así que le pide que vaya a casa; mientras el líder Jung Jin-soo le comenta que sabe que su esposa fue asesinada por un hombre, quien ha quedado libre, pues la condena le fue reducida al haber cometido el homicidio en estado de ebriedad, y es cuando el líder le pregunta al detective si realmente se hace justicia aplicando las leyes del hombre.

En Corea existe la reducción de condena a criminales que han cometido la conducta bajo el influjo del alcohol o de drogas; en 2008 ocurrió un caso muy sonado en que Jo Doo Soon, el hombre más odiado en esa nación, fue condenado a 15 años de prisión por haber abusado de una menor de 8 años, pero su condena se redujo a 12 años con la excusa de que su conducta la realizó alcoholizado y no se acordaba de nada.

Existió un estallido social y muchas protestas contra esta decisión judicial, pero todo ello infructuoso, pues Jo Doo Soon recuperó su libertad.

La justicia divina no es necesariamente igual a la justicia del hombre, se entiende que la justicia divina es perfecta y no así la justicia humana, por ello no deben ser comparadas una con otra; se podrá burlar la justicia del hombre, pero no la Dios.

LA LANZA

Un streamer que usa una calavera de animal, es integrante de La Lanza, un grupo de fanáticos religiosos que justifican estas muertes diciendo que están pagando por los pecados que cometieron en su vida; estos fanáticos comienzan a aplicar castigos que, según ellos, merecen los pecadores, así como sus familiares.

Se dice que en toda sociedad caótica existe un grupo extremista y violento, en la serie representado a través de La Lanza, que forma parte del culto La nueva verdad.

Cada acto de justicia que realiza este grupo es grabado y subido a las redes sociales, golpean a los pecadores, pero también a sus familiares por no denunciarlos; esto causa que la gente comience a acusarse y a delatarse entre ellos.

Los teléfonos móviles son claves en la historia, ya que los propios ejecutores de estos actos vandálicos van a grabar todo, como si fuera un video de ficción tan apegado a la realidad actual; por lo general los adolescentes son quienes cometen los actos más violentos, quienes saben que la ley no les puede hacer nada, lo cual es un tema sensible en Corea, porque cometen crímenes sin remordimiento alguno.

LA VENGANZA

Jin Hee-jung, hija del detective Jin Kyeong-hoon, es convencida por el líder Jung Jin-soo para que mate al asesino de su madre y que posteriormente será calcinado parcialmente para hacer aparentar como una ejecución divina.

Es clara la manipulación que realizan muchos lideres religiosos para denostar a las instituciones terrenales, entre ellas la justicia, en la cual siempre habrá la posibilidad del yerro humano dando paso a la injusticia, lo cual es aprovechado para realizar una justicia de propia mano; pero el propio detective descubre la falsa ejecución divina, pues el líder le confiesa que su hija está detrás de esto.

Además, le revela que no es del todo cierto que el ángel de la muerte sólo les aparezca a los pecadores, pero era necesario hacerlo creer así.

El líder Jung Jin-soo comenta que el concepto de pecado existe porque el hombre ha elegido pecar, por eso hay que eliminar el pecado del mundo; pero esta última afirmación tiene dos formas de interpretarse: abolir toda norma prohibitiva de actuar o acabar con toda conducta que implique pecado.

La primer postura implica que si no hay norma identificada con el pecado no existirá pecador alguno, quedando el hombre en completa libertad de actuar sin ninguna atadura, lo cual generaría un caos, pues sin ley que obedecer sólo se obedece al instinto; lo cual parece una locura, incivilidad y difícil de concebir un mundo sin norma pecado, aunque se debe estar consiente que un reino gobernado por Dios no existe el pecado como norma, pues la misma tiene su ámbito espacial de aplicación terrenal.

La segunda postura, toda conducta pecaminosa debe ser erradicada, y así sin pecados no hay pecadores; es igual de inconcebible un mundo así, pues prácticamente el discernimiento y el libre albedrío dan la posibilidad al hombre de obedecer o no los mandatos divinos y así evitar o caer en el pecado; lo que pretende la secta de La Nueva Verdad es la obligatoria de obedecimiento y no la convicción de acatamiento.

Así que la pregunta es ¿no pecar por convicción o por imposición?

La mejor respuesta la tendrá como siempre nuestro amable lector…

Acerca de misionpo 20547 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.