La Paja en el Ojo Ajeno

Punto de Vista

Por Jesús Michel Narváez

Pese a mi convicción, debo darle crédito a la perogrullada presidencial.

Tiene toda la razón cuando afirma que en Zacatecas y Sonora -olvidó Guanajuato, Veracruz, Estado de México, Guerrero, Chihuahua, Baja California, Colima. Nayarit, Jalisco entre otros- la violencia ya se venía dando desde los gobiernos anteriores.

¡Por supuesto!

¿La razón?

Simple y sencillamente la venganza.

El ciudadano, que nos dice ahora que no hay de que preocuparse por la nueva variante del Covid-19 identificada como Ómicron, letal y de dispersión supersónica cuando medio mundo está en alerta máxima por la aparición, dejó de apoyar a los gobernadores “adversarios” con la finalidad de impulsar a los suyo y a eso se debió que el crimen organizado se aposentara cómodamente en estados como los mencionados.

Ahora señala que se atenderá la violencia y para ello dispondrá de más elementos de la Guardia Nacional -ente civil con acciones militares- con el fin de frenarla y darle a los habitantes de las entidades que gobiernan los suyos, la seguridad de que con ellos las poblaciones estarán mejor.

La visión presidencial es mirar la paja en el ojo ajeno y negar la viga que está en los suyos.

No, señor presidente, la violencia no se mide por el color de los partidos que lograron que sus candidatos fueran gobernadores.

Baste revisar Veracruz, donde está uno de los suyos: Cuitláhuac García, el crimen organizado y el narcotráfico están en todo su apogeo, en la comodidad de la ceguera y sordera del mandatario.

Qué decir de Chiapas, está otro de los suyos, Rutilio Escandón en donde hasta una guerrilla ha surgido; en Michoacán se mantiene la violencia, los homicidios y eso que ya gobierna Alfredo Ramírez Bedolla. En Guerrero, con todo y Félix Salgado de gobernador, perdón, de su hija Evelyn Salgado Pineda, las cosas no han mejorado. Baja California, con María del Pilar Ávila, se mantiene en uno de los primeros lugares de homicidios dolosos, de narcomenudeo, de contrabando y de secuestro. Ella también es de las suyas.

Y por supuesto que desde “antes” había violencia, crímenes, secuestros, extorsiones, levantones, ejecuciones y más. El abandono del Gobierno federal de su responsabilidad de respetar el Pacto Federal y acudir en apoyo de las entidades cuando la seguridad de los habitantes está en riesgo, no es un invento. Es una realidad.

Y esa realidad toma forma con la no estrategia de seguridad fundamentada en “atacar el problema de raíz” y “abrazos, no balazos”.

Sinaloa, en donde está otro de los suyos, Rubén Rocha Moya, es la sorpresa: el cártel que dirige Ovidio Guzmán, se “está portando bien”, como lo hizo durante los comicios de junio pasado -así lo reconoció el presidente López- o se están ocultando los hechos criminales que se comenten. Poco se habla del tema.

Sí, señor presidente: la violencia proviene en otros gobiernos estatales… a los que usted abandonó en aras de apoderarse de los gobiernos con rumbo a 2024, cuando se pondrá en juego su proyecto de país.

¿Regresará la paz a las entidades más violentas del país por el prurito de estar gobernadas por amigos del presidente?

Poco vivirá el que no lo vea.

Aunque el señor López aplique la máxima de ver la paja en el ojo ajeno…

E-mail: jesusmichel11@hotmail.com, Twitter: @misionpolitica, Facebook: Jesús Michel y en Misión, Periodismo sin Regaños martes y jueves de 16 a 17 horas por el 760 de Amplitud Modulada

Acerca de misionpo 17805 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.