“Invita” a Exgobernadores de Otros Partidos y Genera la División en las Oposiciones

Tema Principal

*Su Juarismo lo Acomoda a “Modo” Ignorando la Esencia del Poder Público

*La Constitución Está en Riesgo; es un Estorbo Para su Proyecto de Político

*Perversidad con su Decreto al Incorporar Obras Dentro Seguridad Nacional

*La Ley no lo Prevé; Cascada de Amparos y la Corte Tendrá la Definición

Por Gerardo Lavalle

¿Qué lleva al presidente López que lo hace dejar de lado a los militantes de Morena?

Hay una sola razón: perversidad política.

Andrés Manuel López siente que Morena ya le “queda chico” como partido y que sus militantes no han crecido lo suficiente para ocupar altos cargos en su administración.

Relegar a los que lo acompañaron durante el último lustro -los verdaderos morenistas se cuentan con los dedos de las manos- ha provocado la reacción de corrientes, negadas en su existencia, internas de Morena.

Y la perversión no solamente estriba en “invitar” a exgobernadores del PRI, como son los casos de Quirino Ordaz Coppel y Claudia Pavlovich, sino a los aliancistas PAN-PRD, Antonio Echevarría y más recientemente a Carlos Joaquín González. Mientras, a los mandatarios de Tamaulipas, Guerrero, Michoacán, Guanajuato y Jalisco, entre los más sobresalientes, los abandonó a su suerte y retiró la presencia de las fuerzas armadas con lo cual el crimen organizado y el narcotráfico navegan en aguas calmas.

Terminados los mandatos de Silvano Aureoles (Michoacán), Héctor Astudillo (Guerrero), Antonio Echavarría (Nayarit), Ignacio Peralta (Colima), Javier Corral (Chihuahua), Carlos Mendoza (Baja California Sur), Alejandro Tello (Zacatecas) y Claudia Pavlovich (Sonora), en donde el crimen vive a sus anchas, el presidente ordenó fortalecer la presencia de las fuerzas castrenses y duplicar el número de elementos en cada entidad a fin de hacerle frente -eso se informa, mientras las masacres, los levantones, los enfrentamientos- a los narcotraficantes e integrantes del crimen organizado.

El abandono del gobierno federal en Jalisco, Guanajuato y Tamaulipas es evidente: hay menos miembros de la Guardia Nacional y reducción de soldados y marinos. Son las entidades en donde mayormente actúan los malandros, en tanto los mandatarios han sido incapaces de instrumentar medidas que salvaguarden la vida y los bienes de sus gobernados.

La perversidad presidencial no solamente se enfoca a lo político. También a los poderes Judicial y Legislativo federales, además de doblegar o intentarlo, por lo menos, a los gobernadores que no se sujetan a sus instrucciones.

El año pasado surgió la llamada Alianza Federalista que, ciertamente, hizo ruido con su exigencia de revisión del Pacto Fiscal e, incluso, veladamente amenazó con abandonar el Pacto Federal -medida efectista no realista- y el presidente jamás recibió a los integrantes que se separaron de la Conferencia Nacional de Gobernadores.

Ante la demanda, el presidente prometió revisar la parte fiscal y… pasó el tiempo y todo quedó en expresión de campaña.

LA PERVERSIÓN EN LA LEGALIDAD

Amparado en la expresión “al margen de la ley, nada; por encima de la ley, nadie”, el gobierno de Andrés Manuel López ha demostrado que el único que sí puede estar por encima es él.

Los decretos que violan la Constitución, son muestra de su perversión legaloide -encontrar el hueco en la ley- y que enfrenta el principio juarista: “No se puede gobernar a base de impulsos de una voluntad caprichosa, sino con sujeción a las leyes”.

Durante su mandato y en más de una decena de ocasiones -comenzó con la designación de Paco Ignacio Taibo II- ha señalado que si la Constitución los prohíbe -en todos los casos-hay “que cambiarla”. Ha gobernado con una voluntad caprichosa.

En la búsqueda de perfeccionar la autocracia, ha desconocido el pensamiento juarista en materia democrática, quien decía: “La democracia es el destino de la humanidad; la libertad su brazo indestructible”.

Su reyerta contra las instituciones, surgida desde 2006 cuando perdió las elecciones presidenciales y al no obtener un fallo que revirtiera la decisión ciudadana, las “mando al diablo”.

Contraviniendo todo principio democrático, se autodenominó “Presidente Legítimo” y desde entonces ha mostrado el desprecio por los órganos electorales de los cuales acusa a sus integrantes de pertenecer a la oligarquía y con señalamientos sin fundamento pretende desaparecerlos. La intención ha sido anunciada en las mismísimas “mañaneras”. Afirma que el INE podría ser absorbido por la Suprema Corte de Justicia de la Nación y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación pasaría a formar parte de una de las Salas de la Corte. Al INAI, organismo autónomo constitucional y cuyo fin primigenio es la transparencia, pretende incluirlo en la Secretaría de la Función Pública. Juez y parte.

Juárez sostenía: “Siempre he procurado hacer cuanto ha estado en mi mano para defender y sostener nuestras instituciones. He demostrado en mi vida pública que sirvo lealmente a mi patria y que amo la libertad. Ha sido mi único fin proponeros lo que creo mejor para vuestros más caros intereses, que son afianzar la paz en el porvenir y consolidar nuestras instituciones”.

Una de las perversiones más notables, es la pérdida de la paz bajo el argumento de que su gobierno no es como “los de antes” y dejar de proteger, como lo mandata la Constitución, los bienes y las vidas de sus gobernados.

Desde su arribo al gobierno señaló que la “guerra contra el crimen organizado y el narcotráfico” había terminado y la nueva estrategia sería “abrazos, no balazos”, con la cual el número de homicidios dolosos se ha incrementado exponencialmente y al cierre de su tercer año de gobierno se habrán registrado el doble de asesinatos con respecto a los mandatos de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

Sobre el tema en particular, Juárez sentenciaba: “El primer gobernante de una sociedad no debe tener más bandera que la ley; la felicidad común debe ser su norte, e iguales los hombres ante su presencia, como lo son ante la ley; sólo debe distinguir el mérito y la virtud para recompensarlos; al vicio y al crimen para procurar su castigo”.

El presidente López mantiene un perverso enfrentamiento con los que no comulgan con su gobierno y divide al país con el argumento de que los “de antes estaban acostumbrados a robar”, extendieron la corrupción hasta convertirla en la peor pandemia en el país y han pretendido derrotar su proyecto de gobierno. Nada de contemporizaciones con los hombres viciados y con los que se han acostumbrado a hacer su voluntad como moros sin señor”.

Hoy, la violencia provocada por la lucha entre cárteles criminales, está desatada. Lo mismo hay ejecuciones en lugares concurridos -Playa del Carmen, por ejemplo- que colgados en puentes vehiculares -Zacatecas- o descuartizados depositados en bolsas negras. La seguridad ha desaparecido en el 70 por ciento de las entidades, por la perversión de ser “gobernadas” por enemigos de la 4t.

DE DIENTES PARA AFUERA

Conservadores, neoliberales, fifís, son tres de los adjetivos que más utiliza el presidente de la República para dirigirse a quienes protestan por la ausencia del Estado de Derecho y la falta de rigor para cumplir el Plan Nacional de Desarrollo. A tres años de asumir la Presidencia de la República, el distanciamiento con el sector productivo es virtualmente total.

La semana pasada el presidente decretó que todas las obras del gobierno federal, proceso y por iniciar, están catalogadas como acciones de seguridad nacional.

La Ley de Seguridad Nacional no contempla “permisos” que deban otorgar dependencias como la del Medio Ambiente.

La Ley contempla, para la integración del Consejo de Seguridad Nacional, a los siguientes funcionarios:

“El Titular del Ejecutivo Federal, quien lo presidirá; El Secretario de Gobernación, quien fungirá como Secretario Ejecutivo; El Secretario de la Defensa Nacional; El Secretario de Marina; El Secretario de Seguridad Pública; El Secretario de Hacienda y Crédito Público; El Secretario de la Función Pública; El Secretario de Relaciones Exteriores; El Secretario de Comunicaciones y Transportes; El Procurador General de la República, y El Director General del Centro de Investigación y Seguridad Nacional”.

La definición de amenazas para la seguridad, se establecen en el Artículo 5 que a la letra dice:

“Para los efectos de la presente Ley, son amenazas a la Seguridad Nacional: I. Actos tendentes a consumar espionaje, sabotaje, terrorismo, rebelión, traición a la patria, genocidio, en contra de los Estados Unidos Mexicanos dentro del territorio nacional; II. Actos de interferencia extranjera en los asuntos nacionales que puedan implicar una afectación al Estado Mexicano; III. Actos que impidan a las autoridades actuar contra la delincuencia organizada; IV. Actos tendentes a quebrantar la unidad de las partes integrantes de la Federación, señaladas en el artículo 43 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; V. Actos tendentes a obstaculizar o bloquear operaciones militares o navales contra la delincuencia organizada; VI. Actos en contra de la seguridad de la aviación; VII. Actos que atenten en contra del personal diplomático; VIII. Todo acto tendente a consumar el tráfico ilegal de materiales nucleares, de armas químicas, biológicas y convencionales de destrucción masiva; IX. Actos ilícitos en contra de la navegación marítima; X. Todo acto de financiamiento de acciones y organizaciones terroristas; XI. Actos tendentes a obstaculizar o bloquear actividades de inteligencia o contrainteligencia, y XII. Actos tendentes a destruir o inhabilitar la infraestructura de carácter estratégico o indispensable para la provisión de bienes o servicios públicos. Artículo 6.- Para los efectos de la presente Ley, se entiende por: I. Consejo: Consejo de Seguridad Nacional. II. Instancias: Instituciones y autoridades que en función de sus atribuciones participen directa o indirectamente en la Seguridad Nacional. III. Red: Red Nacional de Investigación. IV. Centro: Centro de Investigación y Seguridad Nacional, y V. Información gubernamental confidencial: los datos personales otorgados a una instancia por servidores públicos, así como los datos personales proporcionados al Estado Mexicano para determinar o prevenir una amenaza a la Seguridad Nacional”.

No existe tampoco un transitorio en el que el Ejecutivo pueda declarar las obras públicas en el rubro de seguridad nacional.

La perversión más más allá de paros técnicos, revisión salarial de los trabajadores. Se concentra en “agilizar permisos” Y no rendir cuentas. La Ley de Seguridad Nacional establece que las reuniones son reservadas y que las acciones amparadas por la misma, no serán públicas ni expuestas a petición de nadie.

Con el decreto, que se anuncia será impugnado y los presuntos afectados recurrirían al Poder Judicial con las controversias constitucionales necesarias, el presidente vuelve a contradecir la filosofía juarista y arroja al cesto de la basura la frase: Entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz.

AL “RESCATE” DE DE LOS SUYOS

Durante los tres años que tuvieron que convivir los gobernadores de oposición con el actual mandatario y que en junio pasado fueron relevados por el voto ciudadano, no obtuvieron el respaldo para combatir y frenar el expansionismo de los grupos criminales.

Entidades como Guerrero, Michoacán, Zacatecas, Colima y Nayarit, que ahora gobiernan los “suyos”, tendrán el “rescate” suplicado durante mil 45 días por los que se fueron.

La perversidad gubernamental se fincó en exhibir la impotencia de los gobernadores estatales y dejarlos a su suerte, decisión con la cual el crecimiento de la delincuencia que llegó hasta el control político para imponer candidatos desde el cargo de gobernador hasta el de policía, pasando por los presidentes municipales, regidores, jefes policíacos, tuvo un solo objetivo: ganar los gobiernos, los congresos y las presidencias municipales en mayor número.

La meta fue lograda a costa de la muerte de miles de civiles, víctimas del llamado daño colateral.

No obstante el relevo de mandatarios, la violencia no cede no solamente en los estados gobernados por las oposiciones sino en los que ahora tienen mandatarios de Morena.

Los casos más recurrentes se registran en Zacatecas, Guerrero y Michoacán. De los anteriores gobiernos todavía en funciones, están Veracruz, Quintana Roo, Tamaulipas, Guanajuato y Estado de México.

Desde el cambio de gobernadores (ras) el crimen organizado lanzó el reto al presidente de la República desatando una ola de violencia como no se registraba en los últimos 5 años.

Colgados, descuartizados, ejecutados. Las pruebas están a la vista.

LA PERVERSIDAD CONTRA LOS MEDIOS

Argumentando que es el “presidente más atacado desde Madero”, López emprende cotidianamente una perversa campaña en contra de los medios de comunicación que no elogian su trabajo político.

Inventó un segmento en sus monólogos matutinos denominado “Quién es quién en las mentiras de la Semana”, en el que exhibe las presuntas fake news que se difunden tanto en la prensa escrita como en la radio y la televisión, además e incluir la plataforma de Twitter.

En alguno de sus comentarios al respecto opinó que los diarios Reforma y El Universal terminarán de editarse y solamente difundirán información a través de sus plataformas.

Sus “otros datos” le permiten lanzarse con “todo el poder del Estado” en contra de quienes cuestionan sus acciones de gobierno, no su persona, y ha retirado toda la propaganda que, como gobierno, tiene obligación de hacer pública.

Las dos frases de Juárez que nunca utiliza Andrés Manuel López:

“No reconozco fuente de poder más pura que la opinión pública” y “No deshonra a un hombre equivocarse. Lo que deshonra es la perseverancia en el error”.

Acerca de misionpo 21264 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.