Enemigo en Casa

Punto de Vista

Por Jesús Michel Narváez

Cuando desde Palacio Nacional se asegura que el pueblo respalda la gestión gubernamental, seguramente no considera a los diputados de Morena y aliados, PVEM y PT, quienes sin miramiento alguno sacaron el bisturí y rasuraron la petición de presupuesto del INE. Le quitan 4 mil 913 millones de pesos.

Sin esos recursos, etiquetados en la presentación presupuestal, no habrá forma de llevar a cabo la Revocación de Mandato. Porque esa suma es la que prácticamente costaría realizarla.

El recorte invalida las posibilidades de que un derecho constitucional -que poco importa al hombre que acude al Consejo de Seguridad de la ONU y se equivoca de ventanilla- y no lo ejecutan los adversarios sino los cortesanos.

“Son casi 5 mil millones de pesos al proyecto de recursos que el INE presentó en tiempo y forma, sin considerar los datos y los argumentos técnicos que el Instituto ha venido exponiendo para justificar su solicitud presupuestal, sobre todo porque buena parte del presupuesto que eventualmente se autoriza al INE, es un presupuesto irreductible”, señaló Lorenzo Córdova Vianello, al conocer el anuncio de que la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de diputados aprobó el dictamen que recorta el dinero que el INE usaría para la Revocación de Mandato.

Por cierto, no es ocurrencia de los funcionarios del INE solicitar ese dinero. Es recomendación de la Suprema Corte de Justicia de la Nación para tener los fondos necesarios en caso de que se cumplan los requisitos para realizar el ejercicio democrático. Si las firmas no se concretan en el número establecido, el organismo está obligado a regresar a la Tesorería de la Federación los recursos destinados a ese fin.

Como problema adicional, está la decisión del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación que ordena recolección de firmas en papel, lo que dificultará el cotejo de las mismas, por lo que el Consejo General del INE aprobó ayer cambio de fechas: de llevarse a cabo la Revocación de Mandato no sería el 27 de marzo sino el 10 de abril. La convocatoria no se lanzaría el 12 de enero sino el 4 de febrero y el límite para los ciudadanos para presentar los 2.7 millones de signaturas pasa del 15 al 25 de diciembre. (¿Quién estará dispuesto a recolectar en la Nochebuena y la Navidad? Es pregunta sin ánimo de molestar).

Sin duda que, por lo menos hasta hace unas semanas, de que se realice el ejercicio ciudadano es el presidente López. Incluso, en algún momento sugirió que, para realizarlo, los consejeros y personal ejecutivo se “bajen el suelo” y con eso “alcanza”.

Sin embargo, en los últimos días ha perdido el ímpetu y ha dejado que sus cortesanos hagan la tarea.

Por ello, habría que saber hay una orden expresa de buscar la colocación de sólidos muros que no puedan ser derribados ni por la ciudadanía. ¿Acaso sus otros datos revelan que los asistentes a las casillas cruzarán el SÍ -que se vaya- en lugar del NO -que se quede- hasta el final de su mandato?

En este mismo espacio le he comentado en repetidas ocasiones que el gobierno y su partido quería apropiarse de la Revocación de Mandato y para ello decidieron que en la Ley secundaria se preguntara si se revocaba o ratificaba al presidente, situación que fue impugnada en la Corte y, se adelanta, que será rectificada y ante ello, no hay defensa ni argumento que valga.

La duda por el accionar de los diputados de la alianza mayoritaria es si obedecen órdenes o toman decisiones en conciencia.

Es la primera opción, nada que hacer.

E-mail: jesusmichel11@hotmail.com, Twitter: @misionpolitica, Facebook: Jesús Michel y en Misión, Periodismo sin Regaños martes y jueves de 16 a 17 horas por el 760 de Amplitud Modulada

Acerca de misionpo 20560 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.