La Orden: Usar Todas las Amas Disponibles Para Derrotar a los Conservadores de México

Tema Principal

*Los Votos en el Congreso, no le Alcanzan a Morena Para Doblegar a las Oposiciones

*La Reaparición de los Generales en Retiro, Colocan al PRI en Posición Incómoda

*Maestros del Comandante Supremo: Hitler, Castro, Chávez y Evo…los Imita

*Los Desertores Políticos, no son del Todo Confiables  Para el Gobierno Federal

*El Triunfo en la Reforma Eléctrica, Primer Paso Para Desaparecer Órganos Autónomos

*Y la Guardia Nacional se Convertiría en el Cuarto Cuerpo de la SEDENA

Por Jesús Michel Narváez

Si el presidente López gana la batalla de la reforma eléctrica, estará rindiendo al enemigo y ganando la guerra.

Quisiera ver la bandera blanca y disfrutar la entrega “voluntaria” de los derrotados. Habría allanado el camino para declararse victorioso y convertirse en el “nuevo conquistador de México”

Si ocurre la contrario, que su iniciativa no transite, tendría que batirse retirarse con sus maltrechas fuerzas para diseñar su nueva estrategia que le impida al enemigo doblegarlo y obligarlo a entregar las “armas del poder”.

La iniciativa de reforma constitucional en materia de energía eléctrica con aderezo de minería por el Litio que, anunció el presidente, será de los mexicanos y si hay concesiones, se cancelarán, se ha convertido en la más feroz batalla entre el Ejecutivo federal y las oposiciones en el Congreso de la Unión. En San Lázaro requiere de 56 desertores para alcanzar la victoria. En el Senado, re  quiere de 10 “nacionalistas” para aprobar reformas constitucionales.

Con la pérdida de 3 senadores: Nancy de la Sierra y Alejandra León Gastélum (PT) y Germán Martínez (aunque no pertenecía a la bancada de Morena se alineaba por haber sido postulado por el partido oficialista), ahora Ricardo Monreal Ávila se ve obligado a buscar 10 de sus pares de entre las oposiciones que forman PRI, PAN, PRD y Movimiento Ciudadano. Con excepción del tricolor que, no ha decidido el sentido de sus votos,  los otros tres ya lo hicieron y el anuncio es: en contra.

La única opción que le queda al general del equipo gobernante y uno de los que dirigen las batallas del comandante supremo, es convencer a los priístas. Sin embargo, la reaparición de dos militares de alto rango y que se mantenía en retiro absoluto, Manlio Fabio Beltrones y Pedro Joaquín Coldwell, además de otros que cuentan con tres estrellas: Dulce María Sauri, Enrique Ochoa y algunos coroneles, conforman el grupo que exige al actual dirigente, Alejandro Moreno Cárdenas, quien pareciera estar en contacto epistolar con el enemigo, para que se apegue el plan aprobado por los electores, puede llevar a los dos ejércitos del PRI, en San Lázaro y el Senado, a propiciar severa derrota al “invencible napoleónico” que solamente hay una voz que ordena: ¡Firmes!

La batalla por la energía eléctrica es el estandarte del presidente López para, si logra triunfar en esta batalla, ir por las dos últimas: reducir, desaparecer o integrara a la Suprema Corte de Justicia de la Nación al Instituto Nacional Electoral y que la Guardia Nacional se convierta en el cuarto cuerpo armado -con lo que se confirmaría el engaño de que nunca fue para servir como órgano civil- de la Secretaría de la Defensa Nacional.

Y de conseguir derrotar al enemigo en la batalla que libra desde hace 56 días, sin lograr avanzar conforme a su estrategia, aunque sí ha tocado las fibras de los “nacionalistas” del PRI y les ha espetado: con el general Cárdenas o con el ejército del coronel Salinas. (Siempre le reduce el grado, cuando es un general retirado que posee 5 estrellas, tal y como el actual comandante del ejército Trigarante: Morena, PT y PVEM).

Sabe que las victorias en las tres batallas le darán oportunidad de ganar la del 27 de marzo, si es que se realiza, cuando se ponga frente a un ejército superior en,  pero sin el armamento que él posee. El triunfo que espera: la confirmación de que se queda al frente de sus huestes hasta el… 2030.

HITLER Y CASTRO, SUS MAESTROS

Al igual que aquellos que pretendieron dominar al mudo y a su pueblo, Adolfo Hitler y Fidel Castro respectivamente, Andrés Manuel López toma sus enseñanzas e imita las de dos seguidores de aquellos: Evo Morales y Hugo Chávez.

En sus arengas, como Hitler, Castro, Chávez, Morales, advierte que de perder las batallas no solo sería una derrota para sus ejércitos sino para la nación, el mundo, todo.

Porque está obnubilado con un proyecto de gobierno que llevará a sus gobernados a ser todos “iguales”.

En su prédica cotidiana, que llega no solo a sus feligreses vestidos de guinda, como las boinas del mismo color, que representa “valentía y honestidad”, sino a aquellos que están inconformes con el trato recibido durante “mil batallas” al lado de los albiazules, los tricolores y los amarillo con negro, y muchos están listos para formar parte de su poderoso conjunto militar.

Son el verbo y la labia, sus más poderosas armas. Pero cuenta con un arsenal en el que se encuentran misiles en manos del general Santiago Nieto o en las bodegas Alejandro Gertz Manero.

Sus batallones firman como segundos del comandante y otros como súbditos.

Todos han escuchado los triunfos “gloriosos” de Hitler y más de uno se siente orgulloso de que su comandante supremo siga sus pasos. Otros advierten el respeto que le tiene a Castro, a quien considera el adalid de la dignidad, porque el pueblo, sus ejércitos, siempre lo apoyaron y repelieron la agresión e incluso el intento de invasión en Bahía de Cochinos de los neo conquistadores ubicados en el Hemisferio Norte.

Ha propuesto reconocer mundialmente a Cuba una pequeña isla en el caribe- como el “país de la dignidad”, lo que equivale su admiración por quien llevó al fracaso la revolución y terminó perdiendo la guerra, aunque ganó todas las batallas.

SUS DUDOSOS ALIADOS

El comandante supremo de las fuerzas armadas de México, conformadas por unos 340 mil soldados y cerca de 3 mil superiores, juega con fuego al tener como aliado al ejército verde.

Desde su formación, los verdes han hecho perder batallas a sus generales. Cambiaron de bando y abandonaron a los cascos azules y se pasaron al bando tricolor. Ahora están del lado guinda y, nada impedirá, que “defiendan sus principios” y abandonen esta batalla para no “perder el reconocimiento” de sus fieles seguidores.

Esto lo coloca en un predicamento, porque si desertan o se rebelan a las órdenes superiores, encontrarán cobijo en los otros ejércitos y la el triunfo de la guerra tardará más en llegar o nunca llegará.

El otro aliado, el de color rojo con la hoz y el martillo como estandarte, no juega limpio. Su formación se debió al ingenio del general de los neoliberales y fue construido de, prácticamente, la basura.

Ha cambiado de bando al darse cuenta de que los adversarios no comulgan con el coreano del norte. Por eso, el comandante supremo ordenó a uno de sus generales, el responsable de la información en el exterior, que buscara un acercamiento con el heredero del poder del país asiático.

De esa forma, presionaría a los rojos y sería “aliados para siempre”.

Aquel aliado naranja, que durante lustros siguió ciegamente, como apóstol a Cristo, cambió de religión y ahora es un protestante que aprovecha todas las oportunidades para exhibir al falso mesías.

LA LUCHA ES FRATRICIDA

Para tomar el poder a través del ejercicio democrático del voto, Andrés Manuel López contó con desertores de todos los ejércitos formalmente constituidos y de algunos de facto.

Tiempos atrás de convertirse en el comandante supremo, miles de militantes estaban en otros batallones.

Los desertores provinieron de los tricolores, ejército al que perteneció y lo traicionó al no obtener el respaldo para gobernar su provincia, seguidos por los azules y los amarillo con negro, a quienes condujo mientras era general en el partido que le dio las candidaturas para ascender de sargento hasta el generalato de 5 estrellas.

Hermanos, primos, esposos, amigos cercanos, hoy están en diferentes bandos y ello ha generado que las batallas sean fratricidas.

Hoy, en la que puede ratificar o cambiar el rumbo de la guerra emprendida en 2006 -ya dura 15 años- la situación se torna confusa.

Faltan elementos que guíen a las tropas. La organización no es la óptima. El parque podría acabarse antes de fin de año y difícilmente se encontrarán proveedores que estén dispuestos a colaborar con un ente derrotado.

Por ello, el comandante supremo ha ordenado a sus ejércitos -porque tiene civiles dispuestos a todos y criminales, de los cárteles, agradecidos por dejarlos actuar sin ser molestados- utilizar todas las armas.

Cuenta con las de la Unidad de Investigación Financiera, con las de la Fiscalía General, aunque su titular está a punto de ser degradado; tiene también a los ideólogos -escasos, pero los tiene- que le recomiendan “atacar con todo”, porque al “enemigo, ni perdón ni olvido”.

Ya advirtió que miles, quizá millones, de civiles quieren alistarse en los ejércitos enemigos. Se cuentan los que tuvieron casa y auto y hoy son parte de los ignorados por su pobreza; están las adelitas, a quienes ha tratado extraordinariamente mal; los cleros no comparten sus expresiones y los acaudalados temen por sus fortunas y estatus.

Es enfrentar a la mitad de la población.

Por ello, perder esta batalla podría significar perder la guerra.

E-mail: jesusmichel11@hotmail.com, Twitter: @misionpolitica, Facebook: Jesus Michel y en Misión, Periodismo sin Regaños martes y jueves de 16 a 17 horas por el 760 de Amplitud Modulada

Acerca de misionpo 20608 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.