¿Se Tambalea Bartlett?

Punto de Vista

Por Jesús Michel Narváez

¿Cómo entender el repentino cambio de opinión del presidente López con respecto a la reforma eléctrica?

Es difícil discernir sobre una mente que no tiene de dónde atarse. Había anunciado que negociaría con el PRI -intento de romper la alianza opositora que forma con el PAN, el PRD y sin documento firmado, pero actuando al unísono, Movimiento Ciudadano- para que la iniciativa transitara sin cambio alguno.

Su expresión del pasado jueves revela un distanciamiento de la postura de Manuel Bartlett, director de la CFE, quien la semana pasada dijo:

”Nosotros estamos dispuestos a sacar nuestra iniciativa toda ella y tenemos los argumentos para exigirlo ante la opinión, ante los medios de información, ante los intereses nacionales”.

Y el presidente precisó:

“Pues sí, pero solo si se mantiene la esencia de la iniciativa”.

Enfatizó que, si se mantiene la rectoría del Estado en la generación de la energía, es viable que se den cambios.

¿Es de sabios cambiar de opinión?

Sí.

Aquí el problema es que López no es sabio sino un personaje que se aferra, como buen representante de la carencia del sentido común.

Baja el tono cuando observa que no avasallarán sus diputados, porque no les alcanzan los votos, y porque la opinión generaliza de expertos, empresarios, inversores, organismos confederados, público en general -que no está conformado por el “pueblo bueno”- han criticado que el gobierno de la 4t desconozca los compromisos oficiales, aunque se trate de otro mandato, y ponga en riesgo no solo la competencia sino la economía del país. Además, con números en la mano, el sector privado ha demostrado que con la CFE sin competencia, el costo de la luz será mayor para los consumidores, domésticos, industriales y comerciales. Por supuesto, el medio ambiente será menos limpio.

Lo que salta a la vista es el aparente o cierto retiro de respaldo a su amigo Bartlett.

La postura del director de la CFE se ha endurecido justamente porque advierte que la iniciativa no pasará en sus términos.

De ahí, que si el presidente cede ¿dónde quedan las amenazas del funcionario, su empleado?

Tratar de descifrar si Bartlett se tambalea no es tarea fácil.

Sin embargo, conociendo cómo actúa el huésped temporal de Palacio Nacional con quienes “se pasan” y sin consultarlo pretenden adivinarle el pensamiento -es un decir, porque para pensar hay que tener materia gris-, no se pueden ignorar sus palabras.

¿Qué estará rumiando el exgobernador de Puebla?

Son válidas dos hipótesis: 1.- Que haya platicado con el presidente y durante la reunión le hayan explicado la necesidad del cambio o, 2.- Que se encuentre metido en una crisis política y que esté considerando su pronto relevo.

Porque suponer que antes habló sin estar de acuerdo el presidente, sería ingenuo. Más ingenuidad representaría, suponer que es inamovible.

En lo personal, percibo que todo el poder que tiene y ejerce con conocimiento de causa -porque conoce el ejercicio del poder- público a lo largo y ancho- está por terminar y que ante el fracaso de la iniciativa tendrá que pagar los costos.

O los platos rotos, que es lo mismo.

Por supuesto hay que admitir que Bartlett se preparó durante 15 años en materia energética. Petróleo y electricidad, lo llevaron a convertirse en un estudioso que encontró los caminos para renacionalizar las áreas. No se puede dudar que la iniciativa se cocinó en sus oficinas a las que, sin duda, acudieron expertos que arrastraron el lápiz hasta dejar un documento que, presuntamente, sería el ideal para el gobierno de la 4t.

La duda es, sin embargo, si el cambio de postura del presidente, pasar de la rigidez a la flexibilidad, tendrá tranquilo a Bartlett.

E-mail: jesusmichel11@hotmail.com, Twitter: @misionpolitica, Facebook: Jesus Michel y en Misión, Periodismo sin Regaños martes y jueves de 16 a 17 horas por el 760 de Amplitud Modulada

Acerca de misionpo 16686 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.