La Opción Imposible: Salinista o Cardenista

Del ABC Político

*Afrenta Canelar la Investigación a Pío López

*Lilly Téllez y la Frase: “Violador Serial…”

Por Gerardo Lavalle

A.- Hay quienes suponen que el nacionalismo -en cualquier país del mundo- es una forma real de ser independientes y soberanos.

Todavía hay naciones cerradas a la globalización cuando, incluso, Vietnam abre sus puertas para incorporarse a las tecnologías y obtener recursos mediante sus exportaciones.

La opción del presidente López para el PRI: es momento de demostrar si están con el neoliberalismo salinista o el nacionalismo cardenistas, está fuera de lugar.

No solo porque ahora México tiene firmado un tratado de libre comercio con la mayor economía del mundo, que le permitido al país crecer en su economía y más ahora con la pandemia, porque ha sido el motor que jala las exportaciones y genera recursos, sino porque en 1938 ni siquiera había iniciado la conflagración mundial y las condiciones de sometimiento que padecía el país rebasaban el marco jurídico, eso sí, y ponían en riesgo la soberanía.

El riesgoso juego que practica el presidente de la República, incrementa la división de los gobernados. Poner el dique con “estás conmigo o en mi contra” -tomado del evangelio de Mateo y en palabras de Jesucristo-, es suplantar a quien presuntamente lo ilumina. Actuar sin meditar -que es demasiado pedir- está generando nuevos enfrentamientos y llevan al país a su destrucción.

La necedad de ser “el único”, el que “no se equivoca”, el que “mando porque el pueblo me lo ordena”, descompone la unidad nacional, la pone al borde del choque frontal que no es solamente golpearse en la calle o vociferar. Si está seguro de que su autollamada cuarta transformación avanza sin “disparar un tiro”, no tendría por qué estar amenazando a un partido político que podría frenar su desbocada carrera por hacer pedazos a la Nación.

El nacionalismo a ultranza, aquel en el que los feudos eran propiedad de los gobiernos después de consumada la Independencia, y en los cuales se encuentran las riquezas que empiezan desde la plata y el oro hasta culminar con el petróleo y en futuro cercano con el litio, de nada sirven si no hay tecnología para explotarla.

Baste revisar la extracción de petróleo en territorio nacional. Se agotaron o casi se agitaron los yacimientos en aguas someras y hoy hay que sacarlos de aguas profundas.

El mayor, por lo menos hasta ahora reconocido, se encuentra en el Golfo y es compartido por México, Estados Unidos y Cuba. Conocido como “La Dona”, sin embargo, requiere de tecnología que no tiene Petróleos Mexicanos y debido a ello no se obtiene crudo excepto para la Unión Americana, en cuyo territorio operan las grandes petroleras del mundo hasta hace unos años llamadas “Las 7 hermanas” y no por ello Washington ha perdido su independencia o visto en riesgo su soberanía.

Interpretar el artículo 27 de la Constitución a la ligera por el prurito de que el país es propietario de los recursos no solamente a flor de tierra sino en sus profundidades, no deja de ser un desacierto. Sí, la riqueza está ahí. Hay que extraerla para beneficiar a los habitantes. Pero el actual gobierno cree que se es nacionalista impidiendo que quienes pueden, porque tienen la tecnología y los recursos económicos para aprovechar las riquezas.

La reforma a la Constitución, que pretende monopolizar la energía eléctrica producida por plantas hidroeléctricas, de ciclo combinado y otras que trabajan con carbón y combustóleo, no beneficiará a los consumidores -de todos los tipos- sino por el contrario: elevará las tarifas.

¿Con qué estudios cuenta el presidente López y cuáles conocen sus acólitos legisladores para presionar a las oposiciones para que aprueben la iniciativa?

B.- Cuando todo mundo daba por muerto en el Poder Judicial de la Federación, el magistrado José Luis Vargas Valdez, resurge como el Ave Fénix y le pide -no le ordena- al INE no seguir con las investigaciones de Pío López, hermano del presidente, por el presunto delito de recolectar dinero privado.

Seguramente el magistrado expresidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, sobre quien pesan acusaciones de “enriquecimiento inexplicable”, busca reacomodar las piezas del ajedrez político con el presidente López y desde ahora muestra su “disciplina”.

Con su actitud y petición, se refuerza la hipótesis de que en este gobierno la justicia, la ley, se aplica solamente a los adversarios y nunca a los amigos y menos a los familiares. Aunque desde el púlpito presidencial se insista en que no se protege a nadie, la realidad rebasa los anuncios.

¿Por qué Vargas Valdez sale con esa propuesta?

Tendrá sus razones. A lo mejor ya es “testigo colaborador” de la Fiscalía General de la República.

C.- Lilly Téllez le puso sabor al caldo. Con sus cuestionamientos hacia las acciones del presidente, orilló a que no asistiera a la entrega de la Medalla “Belisario Domínguez”, que se le otorgó a Ifigenia Martínez.

En su cuenta de Twitter, la congresista posteó: “violador serial de la Constitución es preciso hacerle frente cuando visite el Senado”.

Y obligó a que desde el Palacio Nacional saliera la instrucción: cuidadito con hacerles daño a los que piensan diferente a nosotros.

“Esto también lo digo porque también la senadora Lilly Téllez se queja de que está siendo acosada, está mal que se haga eso, somos libres, cada quien puede expresarse, manifestarse y podemos tener diferencias, pero sin agresiones”, dijo en su manera del pasado miércoles.

No se entiende la postura del Primer Mandatario. Con sus palabras incita a la violencia. Sus constantes ataques a los periodistas, a los medios de comunicación, convierten en blanco de sus fanáticos a los profesionales que cumplen con una sola labor: informar de lo que pasa en el país, no solo de las acciones gubernamentales sino del comportamiento de la iniciativa privada, las iglesias, el deporte y la cultura.

Tiempo es de que deje de echarle leña a la hoguera para que se acaben las disputas.

Acerca de misionpo 21270 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.