Estado Laico y Libertades

*Libertad de Escribir y Leer sin Sometimiento a los Dogmas de fe

*Aunque es Cierto se Corre el Riesgo de Caer en el Libertinaje

*Preferible, Desde Luego, a Revivir el Mundo del Maniqueísmo

Por Ezequiel Gaytán

El concepto de Estado laico se refiere al régimen político de una nación que se organiza sin influencias y sin representantes de organizaciones religiosas o confesionales a fin de conducir un país sin orientar las decisiones en algún sentido vinculado con actos de fe. Léase, no se inclina, ni se adhiere a alguna creencia en lo especifico y, simultáneamente, no condena o critica a las organizaciones religiosas, pues la neutralidad laica se asienta en los poderes legislativo, ejecutivo y judicial.

México, con la Constitución de 1857 se asumió como Estado laico y, desde entonces, permite practicar libremente cualquier religión y trata por igual a creyentes y no creyentes, con lo cual evita la discriminación por motivos religiosos.

Más aun, no tenemos la religión Oficial del Estado, ni nuestros derechos y obligaciones se basan en las en distinciones por motivos de credo. De ahí que desde mi punto de vista son más las ventajas que las desventajas de vivir en un Estado teocrático que sustenta sus leyes en algún libro religioso y diferencia a su población por motivos místicos y míticos.

Es cierto que algunas fechas de nuestro calendario laboral son de origen religiosos como los primeros dos días de noviembre o las Posadas y la Navidad. Pero eso no nos califica de hipócritas, sino de un sincretismo que, en esencia, es una de las singularidades de nuestra mexicanidad. Por ejemplo, es muy común que muchas de nuestras poblaciones fusionan los nombres de santos y vírgenes católicos con nombres de lugares y deidades prehispánicos, tal es el caso de Santa Ana Chiautempan, Tlaxcala o Asunción Ixtaltepec, Oaxaca o Santiago Tlatelolco. Por eso no podemos negar nuestro pasado, ni renegar de lo que fuimos. Pero si podemos proyectarnos como nación tolerante, incluyente y plural en materia política y religiosa.

La gran mayoría de las religiones no aceptan, ni toleran el homosexualismo, ni los matrimonios igualitarios. Es decir, califican y clasifican a los seres humanos desde sus respectivos dogmas y creencias místicas y con esa actitud toman decisiones que, en ocasiones, desencadenan fanatismo, fundamentalismo, violencia y muerte. Por eso cada día es más común la laicidad en los Estados. Aunque algunos de los gobernantes sean creyentes y algunos gobernados también. Lo que no podemos hacer es, en nombre de la libertad religiosa, condenar a las naciones teocráticas, pues tiene su historia, usos y costumbres.

Nuestra Constitución Política actual apunta en dos ocasiones el laicismo del Estado. En su artículo tres al sostener que la educación debe ser laica y en el 40 que alude a nuestra forma de gobierno.  También en su artículo 24 nos otorga la libertad de convicciones éticas, de conciencia y de religión, por lo cual gozamos del disfrute de los Derechos Humanos. Por su fuera poco, el texto constitucional marca límites a las organizaciones religiosas en el 130 que declara la separación del Estado y las iglesias y orienta las normas de la convivencia.

Las instituciones religiosas basan sus creencias en mitos y les ha costado trabajo reconocer el avance de la ciencia y la madurez de las sociedades. De ahí que sin tener más certeza que la de sus dogmas se manifiestan en contra de ciertos libros, obras de teatro, películas, los matrimonios igualitarios, de la homosexualidad y están a favor de criminalizar a las mujeres que tienen el derecho de decidir acerca de su embarazo. Pero la ventaja del Estado Laico es que se les permite manifestarse y decir que no están de acuerdo. Esas libertades no existen en los Estados teocráticos.

Por lo anterior aplaudo la decisión de Juárez y de la generación de la Reforma y prefiero tener la libertad de escribir y leer lo que deseo sin someterme al mundo de los dogmas de fe. Es cierto que esas libertades corren el riesgo de caer en el libertinaje, pero prefiero ese riesgo a revivir el mundo del maniqueísmo, la satanización a la divergencia y la condena a la ciencia y el conocimiento crítico.

Acerca de misionpo 27080 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.