Qué Teme el Presidente…

Punto de Vista

Por Jesús Michel Narváez

Me alegra, como a todos los que escribimos, que los lectores se tomen la molestia de enviar comentarios. Por lo publicado ayer en este mismo espacio, tres personas a las que no conozco y dos a las que sí, coincidieron en comentar que la ausencia de gente en el Zócalo durante la celebración del Grito de Independencia, podría tener otra lectura y no necesariamente salvaguardar la salud de miles de personas que estarían dispuestas a acudir.

“Como señala en su escrito de hoy (ayer) es ciento por ciento cierto que al presidente Andrés Manuel le gusta estar rodeado de gente. ¿Qué teme ahora? Lo digo, porque si los niños pueden ir a las escuelas con todo y la pandemia, ¿por qué los adultos no pueden ir al Zócalo?”. Firma Emigdio N.

“Tienes razón, la zona de confort del presidente es estar entre multitudes. Me sorprende que argumente que por el Covid-19 no se permitirá el acceso a la Plaza de la Constitución a las personas que quisieran estar en el evento. Das la impresión de que sabe algo que podría molestarlo. ¿Abucheos?… ¿Amenazas?… ¿Reclamos? No lo sé, pero estoy convencida de que el presidente tiene temor a algo”. Firma Elvira N.

Ramiro N me indica: “Absolutamente cierto: al presidente le encanta estar entre la gente. Se siente el benefactor y le encanta que le agradezcan la ayuda que les proporciona. Es extraño que este año tampoco se permita el ingreso de miles de personas que gustan de acudir a escuchar al presidente de la República, disfrutar la verbena, entrarle al baile y gritar ¡Viva México! Es difícil entender el argumento por el cual se cierra la plancha de la Plaza Mayor de México. No se trata de cuidar la salud. Hay otras razones. Quizá previó que los aplausos ni serían la mayoría”.

Y Miguel Ángel, entrañable amigo, me planteó: “Déjame hacer una reflexión: ¿el presidente tiene miedo de escuchar reclamos, gritos y hasta recuerdos maternales? O podría ser que la inteligencia militar y naval descubrieran algún indicio que ponga en riesgo su seguridad. Es lamentable que se argumente el riesgo de contagios, cuando restaurantes, cines, antros y escuelas están abiertas sin las restricciones sanitarias adecuadas”.

Hasta aquí los mensajes coincidentes. Otros me indican que la decisión es correcta, porque “el señor presidente nos está cuidando”. Palabras más palabras menos.

No intento polarizar. No es me línea.

Simplemente presenté lo que oficialmente se informó.

Pasadas 24 horas, me entero de que el presidente de Cuba, Miguel Díaz Canel, estará en los festejos de hoy. (No supe si acudió al Grito). Y también leo la información de que mañana inicia la reunión de la CELAC, a la que acuden 17 presidentes del Continente y en la que, según se afirma, se pedirá la desaparición de la OEA. Este es tema de otro comentario.

Lo cierto es que la noche de ayer no fue como las que gusta de disfrutar el presidente López. La soledad no es su fuerte. Como tampoco, por supuesto, la venga, el rencor y el odio hacia sus adversarios.

¿Cómo estuvo la cena? No tengo información y probablemente hoy alguien filtre si hubo o no y qué se sirvió.

Por lo pronto, hay que prepararse para observar la parada militar que, a diferencia de otras en estas fechas, se realizará exclusivamente para que el Presidente escuche el parte en el que se le informe que “todo en orden”.

E-mail: jesusmichel11@hotmail.com, Twitter: @misionpolitica, Facebook: Jesus Michel y en Misión, Periodismo sin Regaños martes y jueves de 16 a 17 horas por el 760 de Amplitud Modulada.

Acerca de misionpo 20600 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.