Y Cuando Llega la Lumbre a los Aparejos Fronterizos

Los Dados de Dios

Por Nidia Marín

Cuando la lumbre llega a los aparejos, más vale no renegar de programas de gobiernos anteriores que tuvieron cierto éxito, sino impulsarlos y hacer a un lado las necedades basadas en una ignorancia supina y en caprichosos autoritarismos.

Hoy, el único camino que tiene México para resolver la crisis en las dos zonas fronterizas, la del norte y la del sur, es lo que está haciendo la Secretaría de Relaciones Exteriores: retomar el Diálogo Económico de Alto Nivel (DEAN) que en su momento firmaron en la Ciudad de México los presidentes de Estados Unidos, Barak Obama y de México, Enrique Peña Nieto.

La importancia del hecho no sólo es anecdótica, sino que hoy reviste de la mayor urgencia por avanzar en la aplicación de aquel programa para ambas naciones. Tras aquella firma de los mandatarios (realizada en mayo de 2013), para el mes de septiembre del mismo año vino a México, al frente de una delegación, quien fuera vicepresidente en aquel tiempo: nada menos que Joseph Biden, hoy presidente.

Fue entonces que se inició en firme, mediante el programa, la promoción del crecimiento económico en ambos países, la creación de empleos para los ciudadanos en ambos lados de la frontera y la garantía de que las dos naciones pudieran competir a nivel global, haciendo a la región de América del Norte más competitiva.

A la reunión encabezada por Biden, acudieron la secretaria de Comercio, Penny Pritzker; el secretario de Transporte, Anthony Foxx; el secretario Interino de Seguridad Interna, Rand Beers y el Representante Comercial, Michael Froman. Por parte de México estuvieron: el secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade; el secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray; el secretario de Economía, Idelfonso Guajardo; y la secretaria de Turismo, Claudia Ruiz Massieu.

Con el tiempo se presentaron avances. Por ejemplo, de acuerdo a un informe bilateral: en la frontera norte ambos gobiernos incluyeron componentes socioeconómicos, financieros y ambientales, además de los factores de infraestructura, facilitación del comercio, los viajes y el turismo.

También avanzaron en hacer uso efectivo del Banco de Desarrollo de América del Norte (BDAN) mediante la promoción de proyectos de energía renovable, conexión eléctrica y tratamiento de agua en la zona fronteriza, así como evaluar las necesidades de capital a largo plazo del Banco.

Además, en septiembre de 2015 se llevó a cabo la primera Cumbre de Desarrollo Económico de los Presidentes Municipales y Alcaldes fronterizos para identificar mejores prácticas, recursos e información como elementos clave en la creación de una Estrategia de Desarrollo Económico de Regiones Fronterizas México – EUA.

Por cierto, ya se efectuó la segunda Cumbre, en junio de 2019, en Los Cabos, Baja California Sur y en la cual estuvo presente López Obrador.

La semana pasada, el jueves 9, se llevó a cabo en Estados Unidos la reunión del DEAN. Se había acordado que sería anual.

Es posible que una vez más rinda frutos. Así sucedió en 2013 cuando se llevaron a cabo intercambios entre pares para abordar modelos sobre el tráfico y el transporte de carga, con el fin de coordinar los planes estratégicos binacionales de carga y se avanzó en los seis planes maestros fronterizos, diseñados para mejorar la coordinación en infraestructura y desarrollo en las comunidades de la frontera.

Asimismo, México y Estados Unidos firmaron un Memorando de Intención para colaborar en la promoción de inversiones conjuntas y en el marco del Consejo Mexicano-Estadounidense, para el Emprendimiento y la Innovación se instrumentaron dos programas piloto de mapeo de clústeres fronterizos para identificar los activos de la industria local e implementar estrategias regionales de desarrollo económico.

Es en el otoño cuando se reúnen y esta vez no podía haber una mejor ocasión que en la sesión del DEAN para tratar la crisis de migración que afecta a los dos países, en el caso de México en ambas fronteras.

Al acudir Marcelo Ebrard a la Casa Blanca entregó a Anthony Blinken, secretario de Estado, la carta enviada por López Obrador en la cual plantea al presidente Biden la necesidad de un nuevo tratamiento al caso de la migración. No hay nada nuevo en la misiva. La insistencia es la aplicación en Centroamérica de los programas Sembrando Vida y Jóvenes Construyendo el futuro, por lo tanto… todo está en veremos, incluida la apertura de la frontera norte…

Acerca de misionpo 15978 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.