Vox, el PAN y un Gobierno Progresista

Artículo Invitado

*Inadecuado y sin Condiciones Para un Acto de tal Naturaleza

*Pauta Para que Voces Oficialistas Efectúen Descalificaciones

*También hay una Fuerte Dosis de Ironía, Sarcasmo y Burla

*Por vez Primera en el Sexenio Presentan Posturas Ideológicas

*En Tanto Rompen el Récord de Violencia, Ejecuciones y Represión

Por Alejandro Zapata Perogordo

Es difícil justificar la reunión de un grupo de Senadores del PAN, con dirigentes del Partido Político Español Vox, en tanto que es considerado una organización de ultraderecha, homofóbica, que impulsa un nacionalismo centralista; de corte franquista, surgida como un grupo emergente ante la crisis del Partido Popular en aquel país.

Entre otras cuestiones forma el Sindicato Solidaridad, seguramente inspirada por el nombre utilizado en Polonia, para contrarrestar en su momento al régimen comunista. Así promueve una carta precisamente en contra de los intentos de establecer ese tipo de sistemas.

Me parece que no era el momento adecuado, ni tampoco se presentan las condiciones políticas para llevar a cabo un acto de esa naturaleza y menos aún, la identificación ideológica entre el PAN y VOX, más bien lo atribuyo a un proceso de ingenuidad, que únicamente ha servido para desconcertar a propios y extraños ubicando a la organización política de oposición más sólida en este país en un ala radical, expuesta a las consecuentes críticas.

No obstante lo anterior, ha dado pauta para que voces oficialistas salgan a hacer comentarios al respecto, descalificando a Vox y a los panistas, desde un aspecto ideológico, con fuertes dosis de ironía, sarcasmo y burla.

Tal conducta también abre la puerta para cuestionar a los detractores, pues me llama la atención la postura de Martí Batres, en su artículo publicado en el periódico EL FINANCIERO, de fecha 6 de septiembre de 2021, titulado “Vox y el Fin de la Simulación”, donde aborda el tema y termina diciendo que la opción progresista reside en el Gobierno Federal.

Por primera vez en este sexenio, comienzan a presentar posturas ideológicas para el debate, al que han rehuido permanentemente, pues ni siquiera quienes comulgan con la cuarta transformación saben hacia dónde vamos, simplemente se han convertido en aplaudidores del Presidente.

Eso nos lleva a plantear aspectos esenciales como la violencia en el país, con récord de ejecuciones y desaparecidos; también, donde a los niños con cáncer se les niegan las medicinas y; a los migrantes se les reprime, al igual que los alcaldes de oposición. Pero eso si somos un país con gobierno progresista.

El Estado de Derecho está socavado y los derechos humanos cuestionados, la impunidad ronda por todas partes y la persecución política en su apogeo, se les acusó se hacer trampas electorales y vincularse con la delincuencia organizada en los pasados comicios e hicieron mutis, ¿ese es el gobierno progresista a que se refiere?

La línea 12 del metro; la galopante corrupción; la asignación directa de contratos; las mentiras y la opacidad, forman parte seguramente de su programa progresista, que solamente puede provenir de un gobierno populista autoritario, del mismo corte de Vox, extremista, maniqueo y rayando en la demagogia.

El manejo de la pandemia se equiparará a crímenes de lesa humanidad, lo que menos les interesa es el bien común, pregonan hacia afuera lo que no son capaces de practicar adentro.

Acerca de misionpo 16037 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.