¡Qué tal Conocer y Degustar el Arcoíris de Hongos de los Tlahuicas de Ocuilan!

Reportaje

*Recorridos Micoturísticos de Olores y Sabores en el Edomex

*Y la Delicia del Hongo Azul Asado en el Comal y con Tortilla Azul

*O los Preferidos Llamados “Pancitas” por Gorditos, Gruesos y Esponjosos

*Otro Encanto: Mirar las 100 Especies de Orquídeas de Colores

Por Susana Vega López

En esta experiencia, a los visitantes se les garantiza un día inolvidable, divertido y aleccionador porque al caminar por el bosque y respirar aire fresco y limpio, se aprende todo sobre los hongos: sus características, su forma de vida, de reproducción, el papel que juegan en la naturaleza, los beneficios que aporta al ser humano, los tamaños, colores, texturas, olores y sabores diversos que tienen los hongos porque las guías, mujeres tlahuicas, conocen y revelan los secretos que sus ancestros tenían para conocer cuáles son comestibles y cuáles no, aunque también se han documentado, preparado, para conocer, tipificar y clasificar el tipo de hongos; cuándo se dan, en qué temporada, para informar durante los recorridos micoturísticos.

En el municipio de Ocuilan, Estado de México, se pueden llegar a ver hasta 160 diferentes variedades de hongos, como el que parece una redonda paleta o una sombrilla, el de color café, ocre, amarillo, sepia, blanco, gris, negro, rojo, naranja, aunque el que más llama la atención es el hongo azul que se come asado en el comal acompañado de una tortilla de maíz –también azul- a la que se le complementa con una salsa molcajeteada.

Los hongos, por naturaleza, se dan en la humedad. La gente, las familias, por tradición, acostumbran ir al bosque para recolectarlos, pero las mujeres tlahuicas de Lomas de Teocaltzingo son quienes han tomado la iniciativa de formar grupos para dar a conocer esta actividad, señala el subdirector de turismo de Ocuilan, Heriberto López Flores, a Misión Política.

Indica que, por su ubicación geográfica, en Ocuilan se tiene un clima muy agradable con bosques, montes, cerros, campos, cascadas, peñascos, senderos, ríos y más que lo hacen un lugar idóneo para practicar turismo de aventura, aunque ahora se trata de informar sobre la actividad que hacen las mujeres tlahuicas del Estado de México, con sus experiencias micoturísticas y se traducen en que los recorridos sean seguros. Y es que el problema de la pandemia ha aminorado esta actividad donde se toman las medidas correspondientes, sanitarias, para que el turista se encuentre seguro, además de ser conocedoras de las veredas.

El hongo es una comida ancestral que tiene proteína, vitaminas y minerales; “es un tema natural y en la parte culinaria se pueden guisar y consumir de diversas formas: se comen asados, en salsa verde acompañados con algún trozo de carne de pollo, cerdo o res, o con la salsa preferida; hay tamales de hongos con salsa verde o roja, quesadillas de hongos con queso, caldo o sopa de hongos. Vale la pena ir y degustar estos platillos”, comenta Heriberto.

Refiere que uno de los hongos con más demanda son los conocidos como “pancitas” (les llaman así por ser gorditos, gruesos, esponjosos) de color amarillo en la parte de arriba y blanco en la de abajo. Adquieren un sabor delicioso asados pero los que más llaman la atención son los hongos azules ya que son una delicia que se debe probar.

Luego de precisar que existen más de 100 especies de orquídea de campo en Ocuilan, señaló que los mismos comuneros y ejidatarios han sido los cuidadores del bosque, “sobre todo en el tema no sólo de hongos sino de la madera para que no se dé la tala clandestina. Se han conformado como guardabosques. Hacen un trabajo, gobierno y comunidad, para seguir con la preservación de las áreas naturales, la exuberante vegetación y la diversidad de árboles como encino, oyamel, ayacahuite, cedro y pinos, entre otros, que permiten que surjan este tipo de hongos.

En la temporada de lluvia es cuando se aprovecha para realizar estos recorridos micoturísticos, que consiste en la recolección y la degustación de hongos comestibles donde las mujeres indígenas tlahuicas han sido las pioneras en organizarse y hacer estas caminatas por los bosques en donde se da una diversidad de hongos.

Cabe señalar que el último censo revela que en Lomas de Teocaltzingo habitan 638 personas de las cuales 318 son hombres  y 320 mujeres. La mayoría vive del campo, “el trabajo de los recorridos de hongos lo iniciaron las mujeres tlahuicas a partir de 2016. Poco a poco han ido teniendo audiencia. Ya se tienen grupos más numerosos que asisten o están interesados en vivir la experiencia… Es muy importante porque esto genera derrama económica para las comunidades indígenas que encontraron en el tema turístico una remuneración económica por toda esta actividad que se ha ido abriendo poco a poco”.

Los hongos son muy distintos a las plantas y animales por lo que pertenecen al reino Fungi. Fungica pjiekakjoo es el nombre del grupo de mujeres que se han dedicado a la recolección e identificación y quienes preparan o cocinan los hongos. Recolectan muchos hongos de diferentes texturas y tamaños, de intensos azules y rojos. “Ellas mismas identifican cuándo es un hongo que es comestible y el que no, que pudiera tener alguna reacción al comerlo. Es importante la forma de prepararlos. Algunos sencillamente son asados en el comal y se les pone sal, sólo son asados como un bisteck y únicamente se le pone sal de grano y un poco de limón que lo hace delicioso, un verdadero manjar”.

El funcionario municipal insistió que se debe a vivir la experiencia porque resulta muy reconfortante pues la gente se desconecta de la gran ciudad “y al venir a los bosques de Ocuilan se da una conexión con la naturaleza; caminar por los senderos, realizar estos descubrimientos de hongos, poder recolectarlos tú mismo y  después que te expliquen, es sensacional”.

Los recorridos inician a las 10 de la mañana y terminan a las cuatro de la tarde e incluyen desayuno, recorrido y comida con la degustación de esos hongos que uno mismo recolectó. Son los fines de semana, sobre todos los sábados y domingos.

Entre las especies de hongos se encuentran el champiñón, portobello, seta, hongo blanco, chiitake y cuitlacoche que aportan fibra, proteína, vitaminas (niacina, tiamina, riboflavina y ácido fólico) y minerales (potasio, fósforo y calcio), además de selenio que funciona como antioxidante que ayuda a prevenir cierto tipo de cáncer. Se afirma que la producción anual de hongos y setas en la República Mexicana alcanza las mil 400 toneladas y que el Estado de México es el principal productor.

Conocimiento, vivencia campirana, un entorno natural y comida deliciosa es lo que ofrece Ocuilan, Estado de México, ubicado a poco más de una hora de la Ciudad de México; a 45minutos de la ciudad de Toluca y a media hora de Cuernavaca. U un lugar donde los tlahuicas tienen su propia lengua, costumbres y tradiciones que son un gran atractivo, cálido y hermoso que invitan al turista.

Acerca de misionpo 16634 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.