El Número Mágico…

Punto de Vista

Por Jesús Michel Narváez

Durante las pasadas elecciones, en las que se renovó la Cámara de Diputados -federal-, 15 gubernaturas, 31 Congresos Locales -918 legisladores- y mil 913 presidencias municipales-. La asistencia de ciudadanos a las 194 mil casillas fue de 47 millones 321 mil. El INE confirmó la cifra y representa la mayor afluencia en elecciones intermedias.

Para la Consulta Popular de este domingo se instalarán 55 mil casillas, 139 mil menos que el 6 de junio. Por mucho interés que haya de los ciudadanos por votar sí o no atendiendo la pregunta reformulada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación: “¿Estás de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes, con apego al marco constitucional y legal, para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos, encaminada a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas?”, está sumamente complicado que se junten 37 millones 152 mil en las urnas.

Se requeriría que en cada casilla votaran 676 personas; es decir, 84 personas por hora en una jornada de 8 horas. Conforme a los ábacos electrónicos, cada 2 minutos y 55 segundos tendría que depositar el sufragio el ciudadano.

Los 37 millones que exige la Constitución para que la Consulta sea vinculante y por consecuencia obligatoria para el Ejecutivo y el Legislativo federales, suman el 40 por ciento de la Lista Nominal, actualizada a junio con motivo de los comicios realizados.

Si en una jornada en la que se instalaron 194 mil casillas a lo largo y ancho del país y más de 20 mil cargos estuvieron en juego, solamente se alcanzó el 51 por ciento de votación, parece tarea casi imposible acercarse al porcentaje registrado. Y en cuanto a los estados, despierta el interés los comicios para gobernador, presidente municipal y diputados locales. La Consulta es para un solo motivo. Debe definirse como: un solo capricho.

En tratándose del primer ejercicio de democracia participativa, se estimaría que el ciudadano estaría “sumamente interesado”. Sin embargo, con apenas 55 días de diferencia entre las elecciones pasadas y la Consulta, con el rebrote de Covid-19 a todo lo que da, sin la posibilidad de votar a “la vuelta de la casa” y bajo un clima nada propicio: sol a plomo y lluvia constante, seguramente habrá afluencia, pero de ninguna manera mayor que la del 6 de junio.

Sin ser vinculante y con una pregunta que no define qué “actores políticos del pasado…”, el escenario es complicado.

Claro, de manera especulativa habría que recordar que Claudia Sheinbaum, por el segundo piso y Marcelo Ebrard por la Línea 12; Javier Jiménez Espriú por la destrucción del NAIM, Andrés Manuel López por el desacato judicial y, por supuesto, todos los secretarios de los “regímenes neoliberales con los presidentes correspondientes” tendrían que pasar al banquillo de los acusados en lo que se convertiría en el “proceso del siglo y de los siglos”.

Al no completarse el número de votos señalados por la Constitución para la vinculación de los resultados, el Gobierno de la 4t se quedará como el chinito: “nomás milando”, porque no habrá sanciones para nadie y de haberlas, tendrían que ser aplicables para TODOS y no de manera selectiva.

¿Qué necesidad de tirar a la basura 500 millones de pesos?

Al presidente le urgía la consulta porque, suponía, que se realizaría en concurrencia con las elecciones del 6 de junio y que la Suprema Corte de Justicia de la Nación aprobaría la pregunta original: … para juzgar a los expresidentes neoliberales.

Hoy las cuentas no le dan al presidente no a sus matemáticos y por ello enderezan acusaciones en contra del INE de estar actuando con opacidad y limitando la participación de los ciudadanos en un proceso que fortalecería la democracia.

Es una más de las falsedades del Gobierno y su partido. Fueron los congresistas federales y los integrantes del Congreso Constituyente -en su tiempo 16 estados por lo menos para validar las reformas- los que aprobaron los nuevos textos relativos a elecciones y son los que están vigentes. Lo saben el presidente y sus juristas.

La Consulta, en síntesis, podría representar uno más de los fracasos políticos del régimen que pretende pasar a la historia por haber llevado a cabo la cuarta trasformación.

E-mail: jesusmichel11@hotmail.com, Twitter: @misionpolitica, Facebook: Jesús Michel y en Misión, Periodismo sin Regaños martes y jueves de 16 a 17 horas por ABC-Radio en el 760 de AM.

Acerca de misionpo 17750 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.