Gansterismo Sindical, una Práctica que Goza de Cabal Salud en el Siglo XXI

Los Privilegios del Poder

Por Verónica V. González y Arnoldo Piñón

El gansterismo sindical, una vieja práctica para hacerse del control o permanecer en él sin el apoyo real de los trabajadores, es una práctica deleznable que debe ser erradicada, pero que desafortunadamente sigue viva, en momentos en los cuales en el país es un escándalo que mediante un programa conocido como “Pegasus” se intervinieron teléfonos, incluidos 25 periodistas.

Desafortunadamente las amenazas y el espionaje, como métodos disuasivos, continúan en práctica dentro del quehacer sindical en pleno siglo XXI, cuando se creía que esas formas de intimidación habían sido erradicadas.

Para amedrentar a quien disputa el poder o lo pone en riesgo, hay todavía quienes recurren al gansterismo sindical para silenciarlos. En los primeros meses de 2013, uno de nosotros recibió diversas amenazas telefónicas e incluso en su domicilio dejaron sobres con advertencias.

Fue alguien profesional, debido a que el lugar donde residía había vigilancia permanente.

Es el caso que se presentó una denuncia ante lo que era la Procuraduría General de la República -este sexenio se convirtió en fiscalía-. Entre los posibles involucrados, compareció alguien que hizo una serie de declaraciones que dejaban ver con claridad su involucramiento en prácticas detestables.

Ese personaje declaró, entre otras cosas, que se le pidió una posición de primer nivel en la gestión de Miguel Ángel Yunes en la dirección general del ISSSTE, la que resulta un absurdo toda vez que él ocupó una posición de quinto nivel.

Se trata de alguien que carece de códigos y si es necesario atenta contra la familia de quién debe amedrentar. Olvida sus propios antecedentes: con tal de salvarse, tuvo el cinismo de permitir que uno de sus hermanos cayera en la cárcel; y no hace mucho pretendió extorsionar a un empresario con 300 mil pesos aprovechando que a uno de sus hijos lo había colocado como abre-puertas de un funcionario de nivel.

Desafortunadamente, hay quienes aún creen necesario utilizar los servicios de personajes de esa catadura como opción para mantener el poder sindical. Debieran ser más cuidadosos, porque un error puede ser no sólo peligroso, sino fatídico, ya que se pudieran poner en riesgo vidas.

En los últimos días se han dejado correr versiones acerca de que detrás de críticas al Sindicato Nacional de Trabajadores del ISSSTE (SNTISSSTE), está uno de nosotros, porque, argumentan, conoce bien lo que ocurre en la organización.

En este espacio hemos sido críticos de lo que parece un evidente manejo opaco del multimillonario fondo de la Comisión Nacional de Auxilios, que pasó de más de mil millones de pesos a 971 millones en cuestión de meses, pese a que cada quince días a unos 80 mil trabajadores de base -también algunos de confianza- se les descuentan 81.48 pesos -equivalentes al 3 por ciento del salario mínimo burocrático- e ingresos de intereses financieros.

La información se encuentra en los informes bimestrales que en los plenos del comité ejecutivo nacional rinde el actual presidente de esa comisión, Erick Arturo García Salamanca Varela.

¿Qué méritos tiene García Salamanca Varela para ocupar ese puesto que dirigentes seccionales en el SNTISSSTE con representatividad real entre los trabajadores? Ser hijo de Francisco García Culebro, quien desde hace más de 30 años es el cacique de la sección VI Estancias de Bienestar Infantil ( EBDI’s).

García Culebro fue presidente de la Comisión de 2009 a 2013. En la actualidad es el tesorero de la misma.

En el cuatrienio 2013-2017, la presidencia de la comisión de auxilios fue ocupada por Carlos García Culebro, hermano del patriarca y tío de García Salamanca Varela.

Esto es, esa familia lleva 12 años con el manejo de un multimillonario fondo de los trabajadores, que ha merecido la exigencia de la práctica de una auditoría y la presentación de denuncias penales en caso de encontrarse irregularidades.

Manejan también una muy larga lista de comisionados sindicales, varios de los cuales son aviadurías de esposas, hijos y recomendados, algunos de los cuales llevan ya más de veinte con ese privilegio que les permitirá en breve optar por una jubilación.

Señalar a uno de nosotros de ser el autor de otras críticas periodísticas, no sólo es aventurado, sino también riesgoso.

Si no respetan a sus pares, menos a uno de nosotros. No jueguen con fuego…

Acerca de misionpo 15478 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.