La Sheinbaum y sus Sueños

Por Alberto F. Mena Mallen

Claudia Sheinbaum y su fiel protector Andrés Manuel López Obrador preparan el camino para la próxima sucesión presidencial y más cuando en su festejo -en el Auditorio Nacional-, aclamaron a la jefa de gobierno como ¡PRESIDENTA… PRESIDENTA… PRESIDENTA…!! y abuchearon a Mario Delgado, quien a lo largo de los meses anteriores fue cuestionado por gestionar candidaturas a favor de sus cercanos y de cometer muchos errores y de no haber participado en la capital del país, donde Morena perdió votos en la pasada elección.

Por eso, tal vez, la jefa de gobierno de la Ciudad de México, -ahora llamada regenta-, dejó en manos del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, el caso del accidente de la Línea 12 del Metro, que los ha apanicado porque, otro cercano colaborador, el actual canciller Marcelo Ebrard fue el responsable de poner en operación dicha línea cuando fue jefe de Gobierno de la capital del país. Mario Delgado fue el de las finanzas.

Quieren tener un control de daños para ver la posibilidad de que estos personajes cercanos al corazón del jefe político de Morena puedan participar en la próxima contienda presidencial. Y por ello, inmediatamente después del “incidente”, como lo calificó Sheinbaum Pardo, se informó que se darían a conocer todos los detalles del hecho que mató a 26 personas -al estar en el lugar y momento equivocado-, y pronta atención a los afectados.

Enseguida, se buscó la manera de preparar un informe -que se hará en tres partes-, que permita conocer las causas del “incidente” y la promesa de que se castigará a los culpables. Ya se dio a conocer el primero de ellos, donde se dijo lo que investigaciones periodísticas señalaron con anticipación, por lo que se trató de minimizar el hecho.

Incluso, se ha informado, que las indemnizaciones se elevaron en monto económico, ya que primero se dijo que se entregarían 50 mil pesos, luego de 325 mil, posteriormente se indicó que esa cifra sería de 650 mil pesos y ahora informan que será de casi dos millones de pesos para los familiares de los fallecidos. ¿Será que quieren bajarle a la presión a quienes ya denunciaron los hechos a nivel internacional?

Aquí cabe el dicho de Fidel Velázquez, un eterno líder de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), quien la acuño en sus conferencias de prensa semanales y una de tantas que creó a lo largo de los años, “quien se mueve no sale en la foto”, refiriéndose principalmente a aquellos políticos con ganas de ser candidatos, que al moverse a destiempo pueden perder el lugar, frase que sigue presente en la política mexicana.

Ello porque las cámaras fotográficas de antes al no darle la obturación correspondiente a las mismas, -se tenía que hacer en forma manual por los profesionales de la lente-, quien se movía, salía borroso, lo que no sucede con las actuales máquinas de los celulares, quienes cuentan con múltiples sensores que impiden estas imágenes borrosas. Y ahora, aunque se muevan, quieren ser tomados en cuenta.

El presidente trata de desviar la agenda hacia otros temas y evitar hablar de este acontecimiento trágico para la ciudad, ya que además de los muertos y lesionados, hay miles de capitalinos que pierden mucho tiempo en el traslado, al no poder usar dicha línea 12 por estar en reconstrucción.

Otra señal para control de daños fue la noticia de que Carlos Slim, cuya compañía tuvo participación en la construcción de estas obras, se hará cargo de su puesta en marcha, para lo cual se encargará de las nuevas obras con nulo costo al erario, con la promesa de que será en un año cuando opere de nuevo la citada vía de comunicación. Una media mala noticia porque aun hay que esperar un año.

Un hecho que también puede considerare como control de daños fue la renuncia de Florencia Serranía, quien tenía dos puestos en el Metro -por la maldita austeridad-, a quien se le negaba su salida, por motivos que se desconocieron, pero algunos que se filtraron, fue el hecho de que este personaje, tiene empresas relacionadas con los ferrocarriles, además de ser muy amiga tanto de la jefa de gobierno, y vecina de la misma como del propio presidente. Duró mucho la presión para que se fuera y la aguantaron un buen rato, hasta que sucumbió.

Pero pocos mexicanos cuentan con memoria histórica, ya que con el paso del tiempo se olvidan hechos de funcionarios que se presentaron con un pulcro historial y que después salieron a relucir sus “dotes” de “pillines” que traen en sus espaldas, como ha sucedido con los personajes citados.

Otro personaje involucrado que se citó y recordó por lo de este accidente fue el ex jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera, a quien se le acusó de no darle mantenimiento al sistema de transporte Metro, El asunto es echarle la culpa a quien sea para poder tener más cable de dónde agarrarse y ver la posibilidad de zafar a los elegidos por la mano presidencial.

Ya es larga la lista de acontecimientos negativos para el actual gobierno, que se han presentado y que los analistas y comentaristas enlistan uno a uno, aunque la actual administración, tanto federal como citadina, continúan acusando a los pasados ejecutivos de haberlos ocasionado argumentando que fue por la corrupción, lo que provocó que no se hicieran bien las cosas, tal y como sucedió con el citado accidente.

Habrá que recordar que la actual jefa de gobierno, fue la encargada de la construcción de los segundos pisos, cuando Andrés Manuel López Obrador fue jefe de gobierno de la capital del país y que ella se avocó a realizarla -por ser muy cercana a AMLO-, debido a que quien se desempeñaba como secretario de obras, en ese entonces el perredista, César Buenrostro, tuvo problemas con el Peje y la mega-obra se la encargó a la secretaria del medio ambiente en ese entonces Claudia Sheinbaum, quien reservó toda la información de esas obras por 10 años, pero que después se desclasificó luego de siete meses.

fermallen@gmail.com

Acerca de misionpo 15308 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.