El Cumpleaños 200 de los Chiles en Nogada

Reportaje

*Delicia Nacida Para Agradar al Jefe del Ejército de Las Tres Garantías

*Este año se Consumirán Tres Millones en la Entidad Poblana

Por Susana Vega López

Es, quizás, una de las temporadas más esperadas en la gastronomía mexicana porque tiene una tradición histórica por su referencia en el periodo de la Independencia y es un platillo que este año cumple 200 años de la imaginación y creación de las Monjas Agustinas del convento de Santa Mónica, en Puebla, por encargo del Obispo Joaquín Pérez Martínez, especialmente para el general Agustín de Iturbide, el jefe del Ejército de las tres garantías, a su paso por esta ciudad: los Chiles en Nogada

Es un platillo muy especial, con encanto, que lo envuelve una leyenda, que se prepara y se disfruta en los hogares de Puebla, que tiene un papel importante dentro de la gastronomía mexicana pues es producto del mestizaje con elementos indígenas, españoles y asiáticos, de tal manera que en una investigación de Ángel Perea y Ramón Acle, concluyen que los Chiles en Nogada es la comida más representativa del bicentenario de la Independencia de México, debido a su relación histórica con ese acontecimiento.

La temporada de Chiles en Nogada coincide con el periodo vacacional de verano por lo que las autoridades de la Angelópolis promocionan el proyecto “Puebla en 7 días”, que tiene como objetivo que los paseantes conozcan los municipios de Calpan, Cholula, Tochimilco, Huaquechula, Atlixco, Huejotzingo, Tecali de Herrera, pero que además aprovechen su visita para disfrutar los chiles en nogada en julio y agosto.

Claudia Rivera Vivanco, presidenta municipal de Puebla quien, junto con la secretaria de Turismo de esa ciudad, Mónica Prida Coppe, el director del Instituto de Competitividad Turística de la Secretaría de Turismo federal, Ramón Manrique Martínez, y la presidenta del Conservatorio Gastronómico, Gloria López Morales, ofrecieron una conferencia de prensa en la Ciudad de México para anunciar el programa de actividades de la conmemoración de los 200 años de la leyenda del Chile en Nogada.

Ahí, se calificó a ese platillo como una obra de arte, y comentaron que este año se consumirán 3 millones de chiles en nogada que se prepararán en restaurantes y en casas de toda la entidad poblana que recibe a turistas de todo el mundo y la gran mayoría tiene como intención de viaje disfrutar su gastronomía.

Es un platillo que enriquece la cocina nacional; que recuerda la unión de los mexicanos, la lucha por lograr un México libre e independiente y la paz de una nación; un chile que enamora el paladar de la gente, que representa a México en el mundo, que recuerda a la Puebla barroca y abundante; un guiso producto del talento de la cocina mexicana creado en este lugar reconocido como Ciudad Patrimonio Cultural de la Humanidad (1987).

Cuenta la leyenda que el jefe del ejército de las tres garantías fue homenajeado con una comida elaborada especialmente para él; un plato donde se eligieron los ingredientes de esa joya gastronómica por su sabor y color, que permitiera resaltar los colores de la bandera de México: el verde, con el chile poblano y el fresco perejil; el blanco de la nogada, proveniente de la nuez de Castilla y la crema; y el rojo, con los granos de la granada, una fruta de temporada.

Al hablar sobre el producto “Puebla en 7 días”, Rivera Vivanco dijo que en siete días se podrán visitar municipios para practicar senderismo, disfrutar de platillos, dulces y bebidas deliciosas, visitar conventos con más de 500 años de antigüedad, como es la Capilla del Rosario o el Señor de las Maravillas; aprender a hacer artesanías o a preparar el chocolate como lo hacían nuestros antepasados. También se podrán ver obras de teatro en uno de los corrales de comedias más antiguos e importantes no sólo de Puebla o México, sino del Continente Americano; disfrutar de cervezas artesanales o visitar el páramo de los duendes.

“Asómbrate en un lugar lleno de flores, disfruta del Festival de Dulces Poblanos; date una vuelta por Áfricam Safari, uno de los zoológicos al aire libre más importantes de América Latina con más de 300 especies en semi libertad; maravíllate en el Acuario Michín, uno de los más modernos de México; conoce algunos de los 43 museos de la ciudad de Puebla o vete de compras a los mercados, a los centros comerciales o al outlet con ofertas especiales”, comentó.

En tanto, y a pregunta expresa por Misión Política, la secretaria de turismo de la ciudad de Puebla, Mónica Prida Coppe, señaló que, según datos de la Canirac, se espera que este año se vendan tres millones de chiles en nogada, al tiempo que refirió que en 2019 se vendieron 3 millones 100 mil chiles; en tanto que en 2020 las cifras bajaron a un millón con motivo de la pandemia.

En entrevista exclusiva, Prida Coppe dijo que Puebla se debe visitar porque “Nunca se van a aburrir porque se conocen y viven experiencias como visitar el páramo de los duendes que se encuentra en Huaquechula”.

Más adelante habló del mole de caderas, un platillo típico de Tehuacán, Puebla, que se disfruta en todos los restaurantes del estado una vez que termina la temporada de los chiles en nogada (julio- agosto). En septiembre inicia esta otra tradición del “mole de caderas” (que no es mole como tal porque es un caldo).

“Es toda una tradición donde se hacia la matanza de los chivos para cocinar esa carne tan suave y especial de este animal que es alimentado con semillas y otros productos que hacen que el sabor de su carne sea peculiar”; es una especie de birria llamado “mole de caderas”.

Precisó que entre la antojería poblana se encuentran las cemitas (una especie de tortas de milanesa o jamón elaboradas con un pan especial), los molotes, el mole poblano, así como los dulces tradicionales como el camote, los jamoncillos y los dulces de leche.

RECETA DE LOS CHILES EN NOGADA

Se fríen en aceite ajo y cebolla bien picadita, se agrega pera, manzana, durazno y acitrón en cuadritos; se vierte almendra triturada, carne molida de cerdo y de res y se agrega jitomate y canela molidos.

Se tateman los chiles, se pelan, se rellenan, se espolvorean con harina y se envuelven en huevo batido para hacer el capeado. Se sirven con la nogada -que es la crema de nuez de castilla- y se adorna con perejil y granitos de granada.

Lo cierto es que cada quien prepara y presenta el chile en nogada según su estilo pues dicen que el original no va capeado.

Por cierto, si le preguntan a cualquier poblano que ¿dónde se prepara el mejor chile en Nogada?, la respuesta es: “¡En mi casa!”

Acerca de misionpo 15308 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.