La Economía y la Delincuencia Organizada Impactan al País y su Gobierno

Por Alfredo Mejía Montoya

Dentro de la interacción societaria nacional e internacional existen actividades que impactan de una o de otra forma el ámbito social, laboral, económico, salud y político. Dos de ellas, la Delincuencia Organizada (DO) y la Mafia.

Las Mafias, sin duda, nacen de un vacío de autoridad y ocupan el lugar que al gobierno le corresponde en el ejercicio del poder. En democracias sólidas y estables con instituciones fuertes y una sociedad civil vigorosa, es menos probable que surjan las mafias y cuando proliferan, son combatidas fuertemente por su sistema legal, simplemente aplicando la ley. No haciendo consultas acerca de si se combate o no a los criminales.

La Delincuencia Organizada (DO) es compleja por su estructura y sus facetas. No la cometen personas que actúen solas, sino dos o más, la naturaleza del crimen así lo exige, y se crea una red criminal dónde existe división de trabajo, con funciones y tareas diferentes, en tiempos y espacios. La red criminal tiene ciertas características como su permanencia, reputación, continuidad, un nombre. Aunque hay otras como complejidad, estructura, estabilidad, auto identificación y autoridad (derivada de la mala reputación). También la actividad vinculante, uso de colores, tipo de ropa, lenguaje, tatuajes, ritos de iniciación, etc.

Estas organizaciones y redes criminales pueden ser tan grandes y diversas, que pueden penetrar las más altas esferas de particulares y de gobierno, haciéndolos sus cómplices a cambio de prerrogativas y beneficios con recursos excesivos como pago, ya que no solo son domésticas o nacionales, sino trascienden a organizaciones internacionales para la supervivencia de sus negocios. No se estanca, es una industria cambiante que se adapta a los mercados y crea nuevas formas de delincuencia. Es un negocio ilícito que trasciende las fronteras culturales, sociales, lingüísticas y geográficas y que no conoce fronteras ni reglas, esto es la DO.

“Negocios Ilícitos” como el tráfico de drogas, la trata de personas, el tráfico de Migrantes, el tráfico de armas de fuego, el tráfico de recursos naturales de flora y fauna silvestres, lavado de activos, tráfico de órganos humanos, blanqueo de capitales, venta de medicamentos adulterados, fabricación de productos que violan la propiedad industrial, la pornografía infantil, la delincuencia cibernética… entre otras.

La delincuencia organizada nacional o transnacional es una amenaza mundial, sus efectos se hacen sentir a nivel local. Cuando la DO echa raíces puede desestabilizar a países y regiones enteras, eliminando la asistencia para el desarrollo en esas zonas. Los grupos de la DO suelen trabajar con delincuentes locales, lo que agrava fenómenos como la corrupción, la extorsión, la asociación ilícita y la violencia, así como una variedad de delitos más complejos a nivel local. Las pandillas violentas también pueden convertir los cascos urbanos en zonas peligrosas y poner en peligro la vida de los ciudadanos.

Citemos solo como ejemplo algunas organizaciones de la DO. Si lo son o no, solo la autoridad competente como lo es la Fiscalía General de la República (FGR) puede determinarlo de conformidad con sus expedientes, si es que los tiene claro: a) Cártel Jalisco Nueva Generación. b) Cártel de Sinaloa. c) Cártel del Golfo. d) Caballeros Templarios. e) Beltrán Leyva. f) Guerreros Unidos. g) Carrillo Fuentes. h) Cártel del Golfo. i) La Unión de Tepito. j) Cártel de Santa Rosa de Lima. k) La Familia Michoacana.  Todos ellos derivados de unos y de otros, con diversas actividades cada uno. Después, viene la Fragmentación de ellos mismos y surgen otros como: del Cártel de Sinaloa: Gente Nueva, los Cabrera, la Barredora, Cartel de la Laguna, el Aquiles y la Rana, el Tigre y los MexiclesCártel Jalisco Nueva Generación: los Cuinis, los Viagra, la Antiunión Tepito; Los Zetas: Cártel del Noreste, Néctar Lima, Grupo Delta Zeta, los Negros, Fuerzas Especiales Zetas, Comando Zetas, Grupo Operativo Zetas; Cártel del Golfo; los Rojos, los Pelones, los Pantera, Metros, Lacoste, Dragones, Grupo Bravo, Ciclones; Beltrán Leyva; Cártel Independiente de Acapulco, los Mazatlecos, los Rojos, la Oficina, los 2 Mil, Guerreros Unidos, los Ardillos; Carrillo Fuentes los Aztecas y la Línea; la Familia: Guerreros Unidos, la Empresa, la Nueva Familia Michoacana.(sic. Nexos).

El producto de la mayoría de esos delitos se genera en efectivo, lo que conlleva riesgos para los delincuentes. El dinero en efectivo es difícil de esconder. Cuando el dinero en efectivo ingresa a la economía formal, resulta relativamente fácil individualizarlo, con la intervención de instituciones que rastrean los grandes depósitos o los movimientos en cuentas bancarias o negocios, como la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF). Misma mecánica, la hacen cuando encuentran a servidores públicos que se ofrecen protegerlos a cambio de ayudas, apoyos o recursos con destinos identificados.

En México, esa simbiosis no es tan ajena a los hechos cotidianos, y a veces, solo a veces, parece que la DO influye en diversas actividades de la vida nacional, como en la economía que es dónde más se percibe, que el mismo Banco de México (BM) en conjunto con la UIF, dictan normas en materia de depósitos con topes en efectivo, en adquisiciones de más de cien mil pesos en efectivo, en adquisición de bienes inmuebles por servidores públicos que jamás podrían adquirir con el recurso salarial de varios años, aún ganando más que el presidente de la república, envío de remesas a México desde el extranjero. La DO es como la humedad, penetra en todas las esferas de la sociedad y tal vez en la burocracia mexicana.

Todo ello ha ocasionado graves conflictos en el país, principalmente por la tenencia de los territorios para desarrollar su actividad criminal. En México se ha implementado una estrategia contra la delincuencia organizada (DO) desde palacio nacional por su inquilino para combatirla, “la inacción en contra de esos grupos delincuenciales”, con el lema desde el inicio de la presente administración de “abrazos, no balazos”, sin embargo, los hechos delictivos y luchas por los territorios han dejado números monumentales de muertos. Tantos que los fallecidos del pasado por las mismas causas palidecen a los de esta administración. Como dato oficial en los primeros 30 meses de las Administraciones de Felipe Calderón Hinojosa, 30,572 muertos; de Enrique Peña Nieto, 42,658 y en la del presidente Andrés Manuel López Obrador van 89,041 decesos.

Significativo, pese a que con Calderón hubo una guerra declarada a las delincuencias organizadas, y que con Peña Nieto ante la corrupción lacerante que caracterizo su administración solo tuvo menos de la mitad de los que van en los primeros 30 meses de esta administración, pese a que el año 2020 y 2021 los ciudadanos estuvieron confinados, con el quédate en casa por la Pandemia del Virus SAR-COV 2.

Entonces podría decirse sin lugar a dudas que la estrategia de “abrazos, no balazos” no funcionó. Y la inacción en contra de la DO, ha traído como consecuencia la proliferación peligrosa de la DO y de sus negocios señalados con antelación, abarcando los electorales según la voz de diversos funcionarios públicos, como la del Gobernador de Michoacán Silvano Aureoles.  Desatendiendo también otros de carácter local y doméstico, como el feminicidio, cierre de vías federales de comunicación, extorción, secuestros, etc.

De ahí la preocupación de los Estados Unidos de Norteamérica, que se actualiza con la recién visita a México de la vicepresidenta Kamala Harris, del director de la CIA William Joseph Burns, el secretario de Seguridad Territorial, Alejandro Mayorkas, en relación con el crecimiento de los grupos de la DO; de la corrupción e impunidad que impera en el país; y el tráfico del Fentanilo a su país que viene de China, que no se contiene. ¡Manifestando su sentir, del porque no se les combate…!

Queda de manifiesto, la inacción de las instituciones federales para contener dicho crecimiento, aunado a las desafortunadas acciones del titular del ejecutivo, al ir a saludar de mano a la Madre de Joaquín Guzmán Loera (El Chapo); la detención espectacular con la cooperación o no de la DEA, del hijo del Chapo, Ovidio Guzmán y después sin mayor trámite de la FGR e información a la Sociedad, su liberación; y manifestar en la conferencia del 7 de junio pasado en palacio nacional, dándole gracias a la DO por portarse bien en las elecciones del día anterior, cuando en diversos escenarios se dijo lo contrario y que influyeron en las mismas.

El general Glen VanHerk, jefe del Comando Norte de Estados Unidos, afirmó en una conferencia del departamento de defensa de USA en marzo pasado, que el: “Narcotráfico, migración, tráfico humano, todos son síntomas de las organizaciones criminales transnacionales que operan con regularidad en áreas sin gobierno, del 30% al 35% de México, y es lo que está creando algunas de las cosas que enfrentamos en la frontera” (sic) parece que la preocupación para ellos es mayor, que la que se tiene en México, donde las masacres, las luchas por los territorios y el exceso de circulante en la economía del país, nos tiene perplejos de que se continúe con la estrategia de “abrazos no balazos”, y no esperemos que no tendremos una invasión de agentes de la DEA, de la CIA y del FBI en México.

Aún es tiempo de erradicar de alguna forma la fuerza económica de la DO en la política y democracia mexicana, sobre todo, que la división social y democrática del país para el 2024, proveniente del salón de conferencias de palacio nacional está al rojo vivo. ¡A partir de ya…!

a2m8m@yahoo.com.mx

freedomm

Acerca de misionpo 15561 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.