Los Insultos Mañaneros a Diestra y Siniestra Tuvieron su Costo

Tema Principal

*En la Mayoría de las 10 Zonas Metropolitanas: Votos Para Opositores

*La Zona Metropolitana del Valle de México se Cubrió de Gloria

*Sí, la más Grande del Mundo Fuera de Asia, Dice la OCDE

*Tampoco la de Monterrey o la de Guadalajara Cantaron mal

*Otras Fueron las de: Puebla-Tlaxcala, León y La Laguna

Por Nidia Marín

En las elecciones pasadas inició cierta claridad sobre el panorama político en la República Mexicana, donde de las 59 Zonas Metropolitanas existentes, las más populosas le pintaron un “finger” a Morena. “Aquí no”, le dijeron a la agrupación más divisionista que ha existido en México, misma que dese Palacio Nacional agrede sistemáticamente a millones de mexicanos.

El “top ten” de dichas zonas está conformado por: la Zona Metropolitana del Valle de México, con más de 21 millones de habitantes; la de Monterrey, con 5 millones; la de Guadalajara, también con más 5 millones; Puebla-Tlaxcala con más de 4 millones; Valle de Toluca, con más de 2 millones; Tijuana, más de un millón; León, más de 2 millones; Querétaro, más de un millón; Ciudad Juárez más de un millón; y La Laguna, más de un millón.

Pues bien, en la Zona Metropolitana del Valle de México, que abarca 16 alcaldías de la capital del país, 59 municipios del Estado de México y uno de Hidalgo, considerada por la OCDE la más grande del mundo fuera de Asia y donde habitan más de 22 millones de personas, ya que abarca alrededor de 7,866 km2 (casi cinco veces el tamaño de la región del Gran Londres y tres veces el de Luxemburgo), las pérdidas del partido en el poder nacional, Morena, fueron estrepitosas.

El triunfo mayoritario le fue otorgado a la coalición “Va por el Estado de México” conformada por PRI, PAN y PRD, así como al PRI y al PAN en solitario cada uno, mientras que Morena sólo retuvo unos pocos de los municipios de la Zona Metropolitana del Valle de México como Ecatepec, Ciudad Neza, Chalco, entre otros, y tampoco recibió casi nada de la otra Zona Metropolitana: la del Valle de Toluca. En cuanto al municipio de Hidalgo, Tizayuca, las elecciones para alcalde fueron el año pasado.

La importancia radica en que, de acuerdo al estudio de la OCDE, el Valle de México posee una estructura de gobernanza muy fragmentada, que afecta en forma negativa sus niveles de productividad. En comparación con otras zonas metropolitanas de México, la productividad económica del Valle de México se ubica apenas ligeramente arriba del promedio.

Sí, diversos análisis de la OCDE sugieren que la ZMVM tiene niveles de productividad económica menores de lo esperado, dado su tamaño y la composición de su población. Según estudios de la OCDE, las zonas metropolitanas más grandes tienden a alcanzar una mayor productividad, sin embargo, el Valle de México tiene niveles agregados de productividad laboral similares a los de otras zonas metropolitanas mexicanas de menor población, como Guadalajara. Una posible explicación es la discrepancia entre la zona socioeconómica real en la que sus empresas y habitantes residen y trabajan, y los límites administrativos de las jurisdicciones en la zona metropolitana.

El gran número de actores administrativos -por lo menos hasta 2014 y 2015- aumenta el grado de complejidad de la labor de diseño e implementación de políticas públicas que demandan coordinación, esto puede obstaculizar la productividad de las aglomeraciones urbanas. El problema se agrava por la falta de marcos de planeación regional estratégica que apliquen a escala metropolitana y con suficiente respaldo financiero; por la ambigüedad de las definiciones constitucionales sobre las “zonas metropolitanas”, y la débil coordinación y colaboración entre los gobiernos a nivel estatal y municipal para el desarrollo urbano.

Esta institución hace notar que se considera que cerca de la mitad de los municipios y todas, excepto una, de las alcaldías del Distrito Federal tienen un grado muy bajo de “marginación”, lo cual significa que en esas zonas la mayoría de las familias tienen acceso a servicios básicos de acuerdo con los estándares mexicanos. No obstante, los servicios básicos en algunas colonias tanto del centro como de la periferia son precarios, donde más del 40% de los hogares no tienen electricidad, agua corriente o drenaje. Además, los barrios con altos niveles de cobertura de servicios públicos pueden colindar directamente con las zonas más pobres. Tanto las áreas acomodadas como las más humildes muestran altos niveles de desigualdad por ingreso, y esto impacta en la cohesión social. Los servicios de alto valor agregado impulsan mayores niveles de ingresos en algunas zonas, pero también contribuyen a la desigualdad.

Aunque el desempleo en la zona metropolitana es relativamente bajo (4.8% en promedio), su variación es alta: de menos de 1% en el noreste hasta 7.5% en el sureste. En términos de la distribución de la población educada, en la Ciudad de México y los municipios al norte de ésta reside la población con más alto nivel educativo (con educación media superior y superior), quienes por lo general gozan de ingresos comparativamente altos.

LA SEGUNDA MÁS POBLADA DEL PAÍS

Y como dice la canción: “Tengo orgullo de ser del norte/ del mero San Luisito porque de a’i es Monterrey / de los barrios el más querido/ por ser el más reynero, sí señor/ barrio donde nací”.

Efectivamente, la segunda de estas zonas metropolitanas del país, la de Monterrey, también dio su preferencia a otro partido. En el conjunto de ciudades que la conforman: Abasolo, Ciénega de Flores, Doctor González, El Carmen, General Zuazua, Hidalgo Higueras, Marín, Mina y Pesquería, el voto fue en Monterrey por Movimiento Ciudadano y en los demás municipios por el PAN y por el PRI.

Como escribiera Gustavo Garza el año pasado en su trabajo “El Área Metropolitana de Monterrey”:

“…es probable que la capital regiomontana siga la trayectoria de las metrópolis postindustriales de los países desarrollados inmersas en una “revolución terciaria”. Para lograr que Monterrey se mantenga con alrededor de 5.3 millones de habitantes y una extensión urbana de 74 mil hectáreas en el año 2020 será necesario dirigir las inversiones industriales hacia un nuevo polo de desarrollo y mantener las emergentes actividades financieras y profesionales (cuaternarias) y de informática y comunicaciones (quinarias) en ella”.

GUADALAJARA Y SU ALMA DE PROVINCIANA

Tampoco recibió Morena mucho de la Zona Metropolitana de Guadalajara (Tlaquepaque, Tonalá, Zapopan, Tlajomulco de Zúñiga, El Salto, Juanacatlán, Ixtlahuacán de los Membrillos y Guadalajara) donde los ganadores fueron de Movimiento Ciudadano, del PAN y el PRI.

De acuerdo con el Atlas de Vulnerabilidad Urbana Ante COVID-19 en las Zonas Metropolitanas de México, del Instituto de Geografía de la UNAM, en el trabajo de Víctor Hugo Vargas Espinosa, David Romero Hernández, Rocío Castillo-Aja, Néstor Corona y María-Teresa Ramírez-Herrera se menciona, por ejemplo:

“Los valores altos de vulnerabilidad se distribuyen principalmente en las periferias del municipio de Guadalajara (excepto el surponiente). Al suroriente la vulnerabilidad aumenta cerca de las periferias. También existen puntos aislados al norte y sur de la zona metropolitana. Las zonas con alta vulnerabilidad se encuentran cerca de Chapalita, al suroriente del municipio de Zapopan, y con menor presencia entre los distritos de Vallarta Patria y Las Águilas. Los valores altos coinciden con densidad de población de moderada a alta, bajo índice de marginación, donde entre el 5 y el 27% de la población tiene 60 años y más con moderada accesibilidad a los servicios hospitalarios. También en esta zona más del 40% de la población es económicamente activa, pero trabaja en otras áreas, lo que significa un riesgo asociado al desplazamiento de los trabajadores hacia su área de trabajo. La alta vulnerabilidad al sur y suroriente de Guadalajara coincide con densidad de población de moderada a alta, bajos índices de marginación y entre 10 y 27% de población de 60 años o más”.

En cuanto a la Zona de Puebla-Tlaxcala con sus 38 municipios (18 en Puebla y 20 en Tlaxcala) estuvo muy peleada, hubo voto muy diferenciado y se registraron muchos triunfos para Morena, pero en una mayoría de las alcaldías triunfaron las alianzas del PRI, PAN y PRD, así como todos los demás partidos participantes (Movimiento Ciudadano, PT, Redes Sociales Progresistas, Nueva Alianza y demás). Tampoco todo fue para Morena.

El Instituto de Geografía de la UNAM, en el Atlas sobre Puebla-Tlaxcala, en trabajo elaborado por Lorena Cabrera Montiel y Javier Delgado Campos hacen notar, por ejemplo:

“Las áreas más densas de la Zona Metropolitana Puebla-Tlaxcala (ZMPT) se concentran en un primer contorno al norte, noreste, este y sur de la ciudad, en donde se construyeron las unidades habitacionales más antiguas. Hay otras AGEB de alta densidad en los centros de San Martín Texmelucan y San Pablo del Monte que se perfilan como subcentros. Otras áreas centrales, pero con densidad media, se encuentran en municipios más pequeños como Huejotzingo, Cuautlancingo, San Pedro y San Andrés Cholula, Zacatelco y Xicohtzinco. Las áreas periurbanas se caracterizan por ser de baja densidad poblacional”.

MENOS GENTE, PERO SIGUE LLEGANDO

En cuanto a la Zona Metropolitana de Tijuana, que también abarca Tecate y Playas de Rosarito, efectivamente la ganó Morena, partido que también se alzó con la gubernatura.

Al respecto Lilia Susana Padilla y Sotelo, Edgar Vargas Santana y Rosa Alejandrina De Sicilia Muñoz, dicen en el mencionado Atlas:

“La población se concentra principalmente en una porción en colindancia con la línea internacional y algunas otras en el sur; se detecta un corredor hacía Playas de Rosarito, con baja densidad poblacional. El municipio de Tecate ocupa el segundo lugar de habitantes por hectárea, pero no llega a tener la relevancia que tiene el de Tijuana, si bien la ciudad cuenta con cruce fronterizo, se reduce a uno solo, hacia donde se concentra su mayor intensidad de población; se observan en este municipio dos localidades de cierta importancia hacia la carretera que va a Mexicali que no presentan continuidad territorial, relegando al municipio de Playas de Rosarito como el de menos habitantes por hectárea. Las zonas periféricas hacia las localidades de Tecate y Rosarito son las que presentan las menores densidades de la ZMT”.

Y siguiendo con las canciones: “Bonito León Guanajuato / Su feria con su jugada / Ahí se apuesta la vida / Y se respeta al que gana / Allá en mi León, Guanajuato / La vida no vale nada”.

En efecto, la Zona de León, constituida también por Silao, San Francisco del Rincón, Purísima, Lagos de Moreno y Unión de San Antonio. En este caso con todo y la violencia registrada contra los candidatos de Acción Nacional, todo indica que la Zona Metropolitana la ganó el PAN y el PRI.

Sobre la misma, en el Atlas, María del Carmen Juárez Gutiérrez y Marena Sofia García Gómez puntualizan:

“Los valores alto y medio de densidad poblacional se extienden hacia el noreste, delimitados al oeste por la carreta 45, y el Boulevard Miguel Hidalgo; hacia el norte por el Boulevard Juan Alonso de la Torre; al este por un ramal de la carretera 45 que rodea a la ciudad por el norte; al sur por el Bulevar Torres Landa Poniente. En esta área se ubican el parque industrial Julián de Obregón y el Tecnológico de León. Una segunda área se localiza hacia el este, delimitada al oeste por el ramal de la carretera 45; al norte por el Bulevares de la Luz y Metropólitan; al oeste por el Tajo de Santa Ana; al sur por la carretera 45. En esta parte se localizan los parques industriales La Capilla, Brisas del Campo; Las Cruces; el Jerez; el outlet MUZLA, y el club de golf Hacienda de León”.

Respecto a la Zona Metropolitana de Querétaro que está conformada también por Corregidora, El Marqués y Huimilpan, la ganó el Partido Acción Nacional, por lo menos en el caso de la capital de la entidad.

Laila Estefan y Javier Delgado Campos precisan en el mencionado Atlas:

“En la Zona Metropolitana de Querétaro (ZMQ) se observan distintos patrones de densidad. El despoblamiento relativo de las áreas centrales, en donde se cuentan hasta 68 hab./ha contrasta con densidades de 299 hab./ha en las áreas intermedias, en la periferia hacia Juriquilla, al sureste al pie del cerro Gordo, así como también en el noreste.

“En el municipio de Corregidora, primero en conurbarse con el municipio central, las localidades con mayor densidad son las que interactúan directamente con el municipio de Querétaro. Aun así, su densidad es predominantemente media-baja en casi toda su área urbana mientras que, en los municipios de Huimilpan y El Marqués, con poblaciones muy dispersas y poco conectadas con el centro, la densidad de población es muy baja”.

La Zona Metropolitana de Ciudad Juárez, sí la ganó Morena.

Expone Enrique Propin Frejomil en la edición mencionada de la UNAM:

“… su relativamente baja densidad de población hace que descienda hasta el lugar 37 en la jerarquía metropolitana nacional debido a las acentuadas desproporciones socio-territoriales internas: Ciudad Juárez, la más poblada del estado de Chihuahua, concentra casi la totalidad de la población de la ZM en aproximadamente la décima parte de su superficie. Este escenario geográfico se liga con otro de relevante importancia urbano-funcional: Ciudad Juárez forma parte también de la reconocida (en trabajos académicos y documentos regulatorios fronterizos) ZM binacional Juárez-El Paso (también señalada, por su origen fundacional, como ZM Del Paso del Norte). Estos hechos no solo inciden en el entendimiento del índice de vulnerabilidad urbana que aquí se presenta, sino en cualquier investigación que aborde la ZM de Juárez.

Mientras, la de La Laguna, conformada por Torreón y Matamoros en el estado de Coahuila, así como Gómez Palacio y Lerdo, en el estado de Durango, fue una zona ganada por el PRI y el PRD.

De la misma Álvaro Sánchez Crispín precisa:

“La singularidad geográfica de esta ciudad se refiere a que, como ya se indicó, se encuentra expandida sobre dos entidades político-administrativas diferentes, cuya separación es el cauce medio del río Nazas, corriente con grandes variaciones en su caudal. La ZM de La Laguna desempeña una función principal de servicios, transporte y comercio para un hinterland extendido sobre quince municipios, en ambos estados, llamado comúnmente Comarca Laguna. Torreón, el municipio alfa de la conurbación, se constituye por dos secciones separadas, la de menor tamaño es la más poblada, donde se ubica el centro histórico; y la más grande, ubicada justo en el borde limítrofe suroccidental de Coahuila con Durango, es un espacio casi sin población”.

Sí, las Zonas Metropolitanas más populosas cumplieron con su papel en el proceso electoral.

Nos vemos en el 2024.

Acerca de misionpo 15478 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.