SNTISSSTE, una Complicada Reforma Estatutaria que Definirá su Futuro

Los Privilegios del Poder

Por Verónica V. González y Arnoldo Piñón

El reconocimiento gubernamental a la prórroga en la gestión de Luis Miguel Victoria Ranfla en el liderazgo del Sindicato Nacional de Trabajadores del ISSSTE (SNTISSSTE), hasta el 30 de junio o hasta en tanto existan condiciones sanitarias para convocar a elecciones de dirigentes, permitió recuperar la certidumbre en una de las organizaciones laborales más importantes del país.

Y es que la actual gestión de Victoria Ranfla y del comité ejecutivo nacional del tercer sindicato en membresía de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE), concluyó el pasado 4 de mayo.

Sin embargo, por recomendación de las autoridades sanitarias, se mantuvieron vigentes las medidas hasta el último día de junio, por lo que, salvo excepciones, las dirigencias sindicales que han ido venciéndose durante la pandemia de la Covid-19 se han mantenido con reconocimiento de las autoridades laborales.

En un pleno efectuado el jueves 27 de mayo, Victoria Ranfla leyó la notificación que el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje (TFCyA), le hizo previamente al acuerdo que por unanimidad adoptó el comité ejecutivo nacional de prorrogar la gestión sindical hasta en tanto existan condiciones sanitarias para convocar a los trabajadores a elegir a quienes habrán de representar sus intereses laborales los próximos cuatro años.

“Es procedente tomar nota de la prórroga de la gestión del comité ejecutivo nacional del Sindicato Nacional de Trabajadores del ISSSTE, del 5 de mayo al30 de junio de 2021 o hasta en tanto existan las condiciones sanitarias necesarias según lo establezca la Secretaría de Salud o el Consejo de Salubridad General para que se realice la elección correspondiente según lo estipulado en el artículo 69 de la Ley Federal de Trabajadores al Servicio del Estado y en la norma estatutaria correspondiente”, señala la notificación número 182-II que el 7 de mayo le hizo el TFCyA.

Una vez que las condiciones sanitarias lo permitan, se convocará a un congreso extraordinario de reforma estatutaria, en la que se establecerán entre otros, los requisitos que quienes aspiren a participar como candidatos, deberán satisfacer para ser registrados.

Hasta ahora se desconoce el anteproyecto de reforma estatutaria que según esto un reducido grupo elabora o ya concluyó. Lo único que ha trascendido es que para ser candidato o candidata a la presidencia será necesario ser integrante del comité ejecutivo nacional del SNTISSSTE, aun cuando no existe certeza si establecerá o no un número determinado de años.

Ahora bien, de acuerdo con Victoria Ranfla, si la convocatoria se expide con 45 días de anticipación, en el supuesto que las actuales medidas sanitarias sean levantadas, durante la primera semana de julio se autorizaría la convocatoria, el congreso de reforma estatutaria se llevaría a cabo en la segunda quincena de agosto.

Dependiendo de los plazos previstos por el nuevo estatuto, las elecciones mediante voto personal, libre secreto y directo de los trabajadores pudiera efectuarse entre octubre y noviembre, toda vez que los candidatos registrados -seguramente mediante planillas- tendrán que recorrer las 48 secciones en una campaña de proselitismo.

¿Cómo se financiarán las campañas? Es posible que el nuevo estatuto establezca que una parte será con recursos de las secciones sindicales, otra del bolsillo de los candidatos y probablemente una más con dineros del comité ejecutivo nacional.

El financiamiento es un asunto que deberá ser analizado con especial cuidado, debido a que dejarlo abierto a aportaciones exclusivamente de secciones y trabajadores sin fijar límites, puede provocar inequidad. Por ejemplo, hay quienes tienen capacidad económica para pagar una campaña a cambio de ocupar posiciones de dinero en la dirigencia sindical, llámese las secretarías de finanzas y de uniformes y ropa de trabajo o bien la comisión nacional de auxilios.

No cuidar esos detalles, puede provocar que el candidato o candidata que crea que desde la dirigencia se privilegia una campaña, puede emprender una guerra de denuncias.

Es evidente que en la campaña va a ser tema los excesos cometidos en la comisión nacional de auxilios, donde existen sospechas de excesivo enriquecimiento de la familia García Culebro, que la ha manejado en los últimos doce años.

Y razón parecerá no faltarles, debido a la opacidad en los informes bimestrales, en los que no se incluyen los intereses que generan las inversiones de casi mil millones de pesos del fondo.

¿En qué instrumentos están invertidos esos dineros, a qué plazo, intereses generados? Sólo como ejemplo: ¿cuántos intereses generan 100 millones de pesos en mesa de dinero?

En el supuesto que se registre más de una planilla, en la que no participe la familia García Culebro seguramente va a exigir una auditoría, a fin de clarificar el manejo de los dineros de los trabajadores, lo que seguramente le redituará popularidad que pudiera ser decisiva en la captación de votos.

¿De qué manera se va a preveer que personajes, como Luis Molleda y Sergio “El pollo” Moreno, no intervengan, con financiamiento para una planilla con la intención de hacerla ganar y que les garantice ventajas en la venta de uniformes y ropa de trabajo, como ha ocurrido en la última década?

Otro tema será la conformación del Comité Electoral donde se desahogarán quejas y denuncias. Descuidar ese rubro es correr el riesgo de judicializar la elección.

El ideal sería una planilla de unidad. El problema es lograrlo. ¿Cuál de los precandidatos la encabezaría? ¿Qué posiciones en el comité ejecutivo entregaría? Parece un imposible.

El mayor riesgo es la división en la que hay mucho por perder…

PARA LA AGENDA

Por cierto, en el último informe rendido por Erick Arturo García Salamanca de la comisión nacional de auxilios, no concuerdan los números, porque si la diferencia de egresos respecto a ingresos es de unos 18 millones de pesos, ¿por qué el fondo sólo se redujo en 8 millones? La opacidad acrecienta las sospechas, lo que sin duda va a generar problemas serios en los próximos meses. Ese será un dolor de cabeza para varios… La baja en la calificación en la seguridad aérea del país por el gobierno de Estados Unidos, es el último traspié de una errónea política nacional, la que incluye nombramientos de funcionarios sin privilegiar sus capacidades profesionales y la persecución de dirigentes sindicales frente a la indiferencia de la Secretaria de Comunicaciones y Transportes a cargo de Jorge Argániz y del subsecretario Carlos Morán. Tal es el caso del SENEAM, en el que desde hace meses los dos principales dirigentes sindicales, José Alfredo Covarrubias y Ángel Iturbe, fueron dados de baja en una persecución por la administración que encabeza Víctor Hernández Sandoval, con argumentos baladíes, mientras el compadrazgo y el dedazo, siguen tan campantes en un gobierno que se dice comprometido en la lucha contra la corrupción…

Acerca de misionpo 15308 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.