¿Que Dejaron las Campañas?

Artículo Invitado

*Sin Debate, Intercambio de Ideas, ni Confrontación de Posturas

*Desde Palacio Descalificación, Acusación y Promesas de más Dinero

*Encuestas: Todos los Candidatos Sacaron las Suyas a Modo

*Nunca Como Ahora Tantas Ejecuciones y Atentados Contra Candidatos

*Ríos de Dinero Corrieron vía Estructuras Corporativistas y Clientelares

*¿Y las Autoridades Electorales? Arrinconadas, Sobajadas y sin Fuerza Pública

Por Alejandro Zapata Perogordo

Hacer un corte de caja es un ejercicio esencial, un recuento de como salimos en términos democráticos y políticos, derivado del proceso electoral, no necesariamente desde el aspecto de los resultados, que desde luego es relevante, sin embargo, es preciso destacar el entorno que ha prevalecido alrededor de las campañas.

Con escasas excepciones ha predominado la lucha entre el bando de los buenos contra los malos, ambos prácticamente sin propuesta, mientras unos buscan la mayoría en la Cámara de Diputados para impulsar la 4T, que se reduce a aprobar lo que el Presidente diga, sin chistar ni cuestionar, otros se empeñan en obtener los votos necesarios para contener y frenar esas reformas.

No existió el debate, el intercambio de ideas, la confrontación plural de las posturas que cada parte representa, de uno y otro lado, comenzando por el Titular del Ejecutivo, solo observamos la descalificación y mutuas acusaciones, promesas de continuar regalando dinero, sin satisfacer las verdaderas expectativas ciudadanas.

El Primer Mandatario fiel a su personalidad, tuvo un papel protagónico aprovechando su posición, hizo cuanto pudo para alterar la equidad en las contiendas, inclusive desestimando los llamados del árbitro electoral para que mantuviera una postura neutral, de principio a fin estuvo desplegando una conducta evidentemente injerencista.

Un punto toral fueron las encuestas, todos los candidatos sacaron las suyas a modo, frente a un electorado que terminó por desestimarlas al observar que cada uno presentaba convenientemente la predicción de su triunfo, circunstancia que solo evidenció estrategias y complicidades engañosas.

Qué decir del clima de violencia, nunca como ahora existieron tantas ejecuciones y atentados contra candidatos, la mano del crimen organizado para influir en los procesos electorales se hizo presente, aspecto por demás preocupante. En algunas regiones del país ha sido tan descarado que difícilmente podemos afirmar que se garantiza la libertad y el secreto del voto, el clima de terror es palpable.

También es del dominio público los ríos de dinero que corren a través de estructuras corporativistas y clientelares para cooptar el sufragio en segmentos sociales vulnerables, que, en esta ocasión a diferencia de otras, se han perdido todas las formas, la ambición por ganar a como de lugar un cargo público ha llegado a extremos insospechables.

A las autoridades electorales se les tiene arrinconadas, sobajadas y sin fuerza pública para impedir el vandalismo y los excesos electorales, seguramente será el pretexto para una nueva reforma.

La realidad nos dice que nuestro frágil sistema democrático se encuentra en medio de una tormenta que lo lleva a la deriva, se han extraviado los principios y valores al imponerse productos comerciales en vez de candidatos de carne y hueso, las ilegales intromisiones, la compra de votos, el temor a la violencia y la falta de autoridad, ocasionan una débil conciencia cívica, que solamente beneficia al régimen.

¿Esa es la democracia que ofrece AMLO?

Acerca de misionpo 15308 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.