¿A Norma Liliana o a Hilario? ¿A Quién Beneficiaría un Cambio en el ISSSTE?

Los Privilegios del Poder

Por Verónica V. González y Arnoldo Piñón

Un eventual cambio en la dirección general del ISSSTE, afectará el proceso de elección de dirigentes del sindicato titular de la relación laboral, en el que la doctora Norma Liliana Rodríguez Argüelles y el abogado Hilario Ramírez Chávez, se perfilan como los candidatos que buscarán el voto mayoritario de casi 80 mil trabajadores.

La expectativa es que después de las elecciones federales de este domingo, Luis Antonio Ramírez Pineda renunciará para dedicarse de tiempo completo a consolidar su precandidatura al gobierno de Oaxaca. Para sustituirlo se mencionan al doctor Ramiro López Elizalde y al general Jens Pedro Lohmann, directores normativos Médico y de Administración y Finanzas, aun cuando no se descarta una solución externa.

Un movimiento de esa magnitud impactaría en el proceso electivo sindical.

Vayamos por partes:

En el caso de que el sustituto fuese el director médico, en apariencia la beneficiaria sería la secretaria de finanzas, debido a que mantienen una relación institucional y por tanto se conocen. Con varios directores de hospitales -incluido el del Centro Médico Nacional “20 de Noviembre”, José Alfredo Merino Rajme-, la doctora ha cultivado amistades.

Para una elección entre los trabajadores, ese es un buen punto para ella, debido a que los directores pudieran influir en su voto. Lo malo es que de no hacer bien las cosas, el riesgo de denuncias sería latente.

Sólo que el doctor López Elizalde no mantiene ni siquiera comunicación con el presidente saliente del Sindicato Nacional de Trabajadores del ISSSTE, Luis Miguel Victoria. Las suyas son posiciones de percepción ubicadas en los extremos.

Para el director médico del ISSSTE, el dirigente sindical forma parte del grupo desplazado al ganar Morena las elecciones de 2018, al que identifica como ligado a prácticas corruptas. Es, como dice el refrán popular, el que ve la paja en el ojo ajeno, pero no la viga en el propio.

Y para Victoria, el médico cirujano jalisciense es parte del grupo de funcionarios ineficaces que por sus decisiones caprichosas y extravagantes, han deteriorado no sólo los servicios del ISSSTE, sino de todos los servicios de salud y de la mayoría de las instituciones del país.

No hay posibilidad de acercamiento. Ese es una especie de talón de Aquiles para las aspiraciones de la doctora Rodríguez Argüelles: al ser percibida como la candidata de Victoria Ranfla, le resta posibilidades de tener el beneplácito de la dirección del ISSSTE en poder del doctor López Elizalde.

Y es precisamente ese hándicap el que beneficiaría a Hilario Ramírez Chávez, toda vez que sería considerado un candidato que no tendría la influencia del presidente saliente del SNTISSSTE.

Incluso el vicepresidente sindical es percibido como un candidato completamente independiente, el cual pudiera tener condiciones para auditar, por ejemplo, la Comisión Nacional de Auxilios, con la posibilidad incluso de emprender acciones penales contra Francisco García Culebro, su hijo Erick Arturo y su hermano Carlos Fermín, frente al saqueo multimillonario que se percibe han realizado durante los últimos doce años.

Es evidente que la reforma estatutaria y la integración de planillas, dará pistas claras de la forma en que se perfilarán las elecciones de dirigentes sindicales.

De la reforma al estatuto -deberá convocarse a un congreso extraordinario- mucho se especula. Sin embargo, hasta ahora, no se conoce ni siquiera un borrador que pudiera dar pistas hacia dónde se dirige.

Parece obvio que quien aspire a ser candidato o candidata, deberá reunir determinados requisitos, como formar o haber formado parte del comité ejecutivo general, ser secretario o ex secretario de su sección de origen, y contar con el apoyo escrito de un determinado porcentaje de las 48 secciones sindicales, y posiblemente también con firmas de adhesión de un porcentaje de los trabajadores a nivel nacional.

Parece una fumada de hierbita vaciladora las versiones que pronostican que deberá acreditar un mínimo de años en el comité ejecutivo nacional.

Ahora bien, si el sucesor de Ramírez Pineda en la dirección general del ISSSTE fuese el general Lohmann, parece evidente que beneficiaría a Victoria Ranfla, por la relación cordial que mantienen.

Sin embargo, no hay que perder de vista que el general y el abogado Ramírez Chávez son paisanos, pues ambos son de Guerrero.

Es difícil que un militar sea designado director general de una institución con la trascendencia del ISSSTE. Es considerado ya un exceso del gobierno de Andrés Manuel López Obrador haberle entregado el manejo de los dineros.

Lo único claro es que la elección de dirigentes del SNTISSSTE para los siguientes cuatro años, debe ser tersa y transparente, a fin de evitar una indeseable intromisión gubernamental, ansioso por exhibir supuestos actos de corrupción, especialmente de confirmarse resultados adversos en las elecciones de este domingo.

Acerca de misionpo 15308 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.