El Presidente “Intimidante”

*Amenaza la Libertad de Expresión Desde Palacio Nacional

*Quiere una Prensa a Modo y que lo Ovacione y Sumisa

*Acallar la Información, Acción de Dictadores y Tiranos

Por Alberto Almazán

Utilizar el micrófono presidencial para lanzar amenazas contra los medios de comunicación, específicamente en contra de El Universal, Reforma y Excélsior, responde a una práctica dictatorial y cuyo efecto anhelado es solamente uno: callar a la prensa libre, la que cuestiona, la que informa, la que relata los hechos.

Andrés Manuel López, ante el fracaso de su gobierno en todos los ámbitos, encuentra la forma de distraer sus fallas y enfoca sus baterías en contra de los diarios, revistas, noticieros de radio y televisión e, incluso, contra las otoras “benditas redes”. Quiere aplausos. Quiere admiración. Quiere ser tratado como un ser supremo. Quiere que lo vean como el “gran transformador”. Quiere todo a su favor. No admite réplicas. Rehúye la verdad y, contrario a su slogan, miente cotidianamente y los analistas de lenguaje lo han certificado.

El feroz ataque a la prensa que no se doblega bajo ninguna circunstancia, obedece, sin duda, al desgaste de sus discursos sin sustento y que propician análisis devastadores por quienes sí saben de economía, desarrollo social, educación, seguridad, generación de riqueza, medio ambiente y, fundamentalmente, de la LIBERTAD y democracia.

Considerarse el “presidente más atacado desde Madero” revela su escasa seriedad para ser Jefe de Estado. Madero jamás se quejó de ser caricaturizado y menos ordenó cerrar periódicos o revistas en aquellos tiempos.

Ciertamente demostraba ser demócrata pero jamás luchador social. Formaba parte de la clase pudiente, de los conservadores, que al final de la jornada lo llevaron a la Presidencia de la República gracias a la respuesta de quienes menos tenían y más necesitaban. Su gabinete no fue, no podía ser, de ignorantes. Nunca, como Juárez tampoco lo hizo, definió el perfil de sus colaboradores con el simplismo de “98 por ciento de honestidad y 2 por ciento de conocimientos” como lo pregona el que no quiere ser criticado.

Baste revisar sus gabinetes legal y ampliado para corroborar que empleó a personas que pueden ser honestas, pero carecen de conocimientos en el ejercicio del poder público y como empíricos despachan los asuntos, lo que ha ocasionado pérdida de empleos, incertidumbre en los inversionistas, empobrecimiento, deficiencia educativa, polarización entre los habitantes del país y, para colmo, somete a los otros dos poderes de la Unión: Legislativo, dominado y servil, y el Judicial caminando por el mismo sendero.

Andrés Manuel López supone tener, como su archienemigo Vicente Fox, “un gabinetazo”. Y quizá sea cierto si por gabinete se entiende la exposición de floreros. ¡Vaya que tiene variada colección!

LA PRENSA, AMENAZADA

Ante las críticas por el uso del lenguaje que ofende y lastima a los deudos de los 26 fallecidos por la tragedia del lunes 3 de mayo al caer dos vagones de la Línea 12 cerca de la estación Olivos, el presidente López ha buscado cómo revertir el error y lo hace amenazando a la prensa que todavía es libre y tiene los arrestos para poner en el papel los desaciertos presidenciales y, en conjunto, del Gobierno de la República.

La llama “prensa fifí” lo mismo que “la mafia de la prensa”. Nunca aporta pruebas de sus acusaciones y solamente se irrita, se encorajina y arroja espuma por la boca cuando se dirige a los medios y personaliza a sus “detractores”. La semana pasada fueron tres los periodistas que ocuparon espacios en las mañaneras. Primero fue Raymundo Rivapalacio, más tarde Carlos Loret de Moral, le siguió Joaquín López Dóriga y finalmente Ciro Gómez Leyva.

Rivapalacio le respondió así: El presidente @lopezobrador_se refirió a mí en la mañanera. Cómo siempre, con mentiras. El país se le cae a pedazos y le molesta lo que escribí. El fondo del texto, reconocido por él, es lo importante: deja hacer lo que quieran a los cárteles de las drogas. Punto.

Loret escribió en su cuenta de Twitter: Tweet

@CarlosLoret 7 may. Como no tiene resultados que presumir, el presidente AMLO se enoja e inventa que soy parte de conspiraciones. Mejor que atienda a las víctimas de la Línea 12, o a las del Covid, la inseguridad, o la corrupción, o la crisis económica… #Loret

@latinus_us

Gómez Leyva: No es la primera vez que lo hace, lo ha hecho 15 veces, no sé cuántas, no llevo el registro. Nunca había sido artero, tan duro, nunca había sido tan impreciso y creo que nunca lo había hecho con tan mala fe. Tomo el mensaje de esta mañana como un claro acto de intimidación.

López Dóriga escribió: Y yo le respondo al presidente: Es falso lo que afirma. Ni entrevisté a Héctor Aguilar Camín, es un colaborador semanal de hace muchos años del programa de radio, ni nunca lo responsabilicé a usted de la tragedia.

El señor López señaló que Ciro Gómez Leyva recibe dinero del gobierno de “manera indirecta” porque forma parte de un “jugoso negocio” que tiene la televisora con la que trabaja, el periodista calificó las declaraciones del mandatario federal como “un claro acto de intimidación”.

En su crítica, el huésped de Palacio Nacional aseguró que el dueño de la televisora en donde está Ciro, es dueño de un reclusorio; El Universal tiene un crédito con Nafin por 200 millones de pesos y El Financiero de 120 millones de pesos. No mostró prueba alguna. Solo su palabra.

Al final del quehacer político presidencial se podría definir así: quiere una prensa sometida, que no tenga acceso a créditos, que se alinee con su proyecto de gobierno y que deje de criticarlo.

Ya solamente falta que reviva el control del papel a través de Pipsa, como lo hacían los neoliberales hasta el año 1990. Hoy todas las empresas periodísticas pueden importar el papel diario que necesiten o procesarlo en sus plantas de reciclaje.

Acerca de misionpo 15561 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.