Joel Ayala Almeida se dejó Engatusar por el Vendedor de Ilusiones en el SUTGCDMX 

Los Privilegios del Poder

Por Verónica V. González y Arnoldo Piñón

En diciembre de 2003, Joel Ayala Almeida fue reelecto, por segunda ocasión al frente de la central burocrática FSTSE, que se tradujo en la salida de 21 sindicatos, entre los que estuvieron el Gobierno del entonces del Distrito Federal, maestros, Agricultura y Comunicaciones y Transportes.

El Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno del Distrito Federal -actualmente Ciudad de México-, lo encabezaba José Medel Ibarra, quien sólo tres meses después presentó su renuncia acosado por una revuelta de secciones acusándolo de malversación de cuotas sindicales que incluía la compra de un equipo de fútbol.

El acceso de Enrique Hanff a la dirigencia del sindicato del gobierno de la ciudad, frenó la salida de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE). Ayala Almeida lo recibió con palabras elogiosas, llamándolo “sindicalista de a de veras y no de intereses desviados”.

Medel se refugió en la diputación plurinominal local por el PRI en la entonces Asamblea Legislativa del Distrito Federal. Unos meses después presentó, ante lo que era la Procuraduría General de la República (PGR), una denuncia contra Andrés Manuel López Obrador, entonces el candidato más importante a la Presidencia de la República, por no haber enterado al ISSSTE alrededor de mil 200 millones de pesos descontados a trabajadores (véase el libro “Líderes eternos” de Arnoldo Piñón, publicado en 2008).

En enero del año pasado, la FSTSE organizó un Directorio Sindical para hacerse cargo del Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México (SUTGCDMX) y evitar el reconocimiento del triunfo de Hugo Alonso por la dirigencia, en elecciones efectuadas el jueves 9 de ese entonces.

La jefa de gobierno, doctora Claudia Sheinbaum posó para la foto, junto con Ayala Almeida y los 20 integrantes, pese a que se encontraba desde entonces en la indefinición jurídica por una serie de amparos aún no resueltos.

El caso es que el lunes 3 de mayo, Ayala Almeida designó a Medel Ibarra encargado del Directorio Sindical del SUTGCDMX. Sólo falta que reconstruya puentes con Mauro Sánchez, a quien durante años mantuvo con comisión sindical en el Sindicato Nacional de Trabajadores de Salud (SNTSA) y le pagó desacreditándolo públicamente. Quizá pretenda acuerdos con el profesor Rafael Ochoa, Víctor Bernardo López Carranza e Ignacio Castillo, entre otros.

Medel tiene la misión de generar condiciones para impulsar un candidato de unidad a la presidencia del SUTGCDMX. Es un imposible para sus capacidades.

Con un grupo de cartuchos quemados: ¿a quién representa Heladio de la Rosa, Laura López o Rogelio Reyes? El ejemplo más acabado lo representa Julio Miranda, el eterno perdedor en la sección 1 “Limpia y transportes”.

Ni siquiera tuvo capacidad para mantener en una fantasmagórica Coalición Democrática de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México y Alcaldías a personajes como Carlos González Merino, Ricardo Anguiano, Rogelio Sanabria, Martha Malagón y Cecilia Cárdenas, entre otros. ¿Lograra que César Piña, quien lo desconoció en la sección 4, lo apoye? ¿Maximiliano García Arteaga se sumará a su proyecto?

Parece evidente que hará esfuerzos por impulsar la candidatura de De la Rosa, un exdirigente seccional cuya mejor época ya pasó, de los pocos que no se le han alejado. Esa posibilidad por sí sola generará molestias múltiples resistencias, porque hay muchos que creen tener mejores méritos para aspirar a presidir el SUTGCDMX.

El presidente de la FSTSE parece haber dado un paso en falso. Olvidó el pasado de Medel; el costo político puede ser muy alto. ¿Confía en él para que tienda puentes de acercamiento con el grupo de Hugo Alonso Ortiz? Parece no tener la menor idea de lo que es el sindicato del gobierno de la ciudad.

Se dejó engatusar por la zalamería con la que se le trata en el pasquín que Medel dirige…

PARA LA AGENDA

De confirmarse la sustitución de Luis Antonio Ramírez Pineda por el neurocirujano Ramiro López Elizalde en la dirección general del ISSSTE, las relaciones laborales se tensarían y la sucesión en la dirigencia sindical pudiera derivar en un conflicto innecesario. La buena relación que Luis Miguel Victoria mantiene con el general Jens Pedro Lohmann, director normativo de Administración y Finanzas, es sin duda importante…

Acerca de misionpo 16017 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.