SNTISSSTE: se Desvanecen Posibilidades  De una Planilla de Unidad al Liderazgo

Los Privilegios del Poder

Por Verónica V. González y Arnoldo Piñón

La prórroga en la vigencia de las tomas de nota -reconocimiento gubernamental- hasta el 30 de junio de las dirigencias sindicales que concluyan su gestión, por las medidas sanitarias de distanciamiento para evitar la propagación de la Covid-19, desactivó la incertidumbre que se incubaba en el Sindicato Nacional de Trabajadores del ISSSTE (SNTISSSTE), ante la conclusión, hoy martes 4 de mayo, de la gestión de Luis Miguel Victoria.

En el acuerdo emitido por el pleno del Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje (TFCyA), se estableció como requisito que “los órganos de gobierno” de los sindicatos acuerden mantener la vigencia del reconocimiento gubernamental, “atendiendo las particularidades de cada caso”.

En un pleno del comité ejecutivo nacional del SNTISSSTE, el jueves 15 de abril, por unanimidad se votó la prórroga de la gestión encabezada por Victoria, hasta en tanto las condiciones sanitarias permitan convocar a elección de dirigentes.

Ese sindicato -al igual que varios de trabajadores al servicio del Estado-, deberá convocar primero a un congreso extraordinario para reformar sus estatutos y armonizarlos con el artículo 69 de la Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado (LFTSE) que ordena sea a través de voto secreto, personal, libre y directo de los trabajadores la elección de sus dirigentes.

La reforma al estatuto del SNTISSSTE deberá, seguramente, contener los requisitos que deberán satisfacer los aspirantes a la presidencia sindical: si la participación será por planillas o bien se facultará al ganador a designar a los integrantes del comité ejecutivo nacional; e incluso si será necesario que los candidatos formen parte de la dirigencia sindical nacional al momento de su registro, hayan ocupado una secretaría general seccional, tengan apoyo de un determinado número de secciones y de un porcentaje de trabajadores. Ahora bien pudiera ser que también la vicepresidencia sea un cargo de elección entre los trabajadores.

Indispensable será que el congreso extraordinario apruebe un reglamento de elecciones, o faculte al comité ejecutivo nacional para que lo elabore. En este deberán establecerse la serie de pasos y procedimientos que deberán seguirse y que incluye los periodos de campaña, las sanciones aplicables en caso de denuncias por violaciones por los candidatos o los planillas en su caso; financiamiento.

Ojalá la reforma estatutaria sea consensuada, porque hay una diversidad de riesgos, el más importante, sin duda, la eventual intromisión del gobierno federal por imponerles un dirigente externo.

El ejemplo más acabado se tiene en el Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México (SUTGCDMX), en el que legalizaron un ilegal Directorio Sindical para desconocer las elección democráticas ganadas por Hugo Alonso Ortiz, vetado por el gobierno de la ciudad.

Incluso, la elección de la dirigencia sindical debiera ser mediante planilla de unidad, lo cual a estas alturas parece imposible, después de ver el activismo por imponer una candidata mujer, bajo el argumento de la equidad de género.

Y es que la equidad de género no puede ni debe entenderse como un paso automático para acceder a la presidencia sindical, decisión que corresponde a todos y cada uno de los trabajadores sindicalizados del ISSSTE, en un proceso democrático. El tamiz de las urnas debe decidir quién deberá representarlos los próximos cuatro años -salvo que en la reforma estatutaria la duración de la gestión sea modificada-.

Bajo el argumento de la equidad de género hay quien impulsa a Luz Ericka Pérez, secretaria de organización en la Ciudad de México, como candidata emergente -de no consolidarse la candidatura de la doctora Norma Liliana Rodríguez Argüelles, dicen-, quien enfrentaría el señalamiento que su sección, la XXXVIII Hospital “Dr. Gonzalo Castañeda”, en la práctica es inexistente, debido a que desde hace años ese hospital no funciona.

Esa sección funciona de manera artificial, así le disguste a Hipólito Cienfuegos, su secretario general -por cierto esposo de la señora Pérez-, pues los trabajadores que estaban adscritos al Hospital “Dr Gonzalo Castañeda” fueron reubicados en otras áreas, cuando fue cerrado. El estatuto del SNTISSSTE es muy claro al respecto.

Los dos precandidatos con posibilidades reales son la doctora Rodríguez Argüelles y el abogado Hilario Ramírez Chávez. Eso sería equidad de género, y serían los trabajadores los que con su voto decidirán por quien optan para que los represente.

PARA LA AGENDA

Desde que Raúl Campilla fue designado funcionario en el órgano centralizado Servicios a la Navegación fin el Espacio Aéreo Mexicano (SENEAM), emprendió una embestida en contra de sus ex compañeros del Sindicato Nacional de Controladores Aéreos (SINACTA) del que fue su primer secretario general. A la persecución se unieron Gustavo Alcalá y Mauro Sánchez -¿quien le concedió la aviaduría disfrazada de comisión sindical a su hijo del mismo nombre en el SNTISSSTE?-, entre otros, para lo cual lograron que bajo el pretexto que no revalidaron la licencia de controladores aéreos, fueran dados de baja José Alfredo Aguilar Covarrubias y Ángel Iturbe Estrop, secretarios general y de organización sindical, aún cuando gozaban de comisión sindical y por tanto no se encontraban frente a pantallas. La misma rigurosidad no se aplica al jefe del jurídico, que si bien ostenta el título profesional correspondiente, es un ignorante en materia jurídica. Sin embargo, según esto en la actualidad y en lo que sería una violación flagrante de la legislación laboral, esos tres impulsarían la creación de un sindicato alterno para lo cual crearon un sitio en whatsApp llamado “AntiSINACTA”, además de  presionar a los supervisores a que renuncien a su militancia al SINACTA -Araceli Gallardo, jefa del Centro de Control ya lo hizo y también su esposo Alejandro, sin que les apliquen la ley en materia de conflicto de interés al ser él jefe de ella-… La enfermera Mónica García González -número de empleada 353935-, goza, desde hace años, de comisión sindical. Es cuñada de la enfermera María del Refugio González Chávez, quien fue secretaria general de la sección XXXIX Hospital Regional “Lic. Adolfo López Mateos” e integrante de la dirigencia sindical Nacional, casada con el hermano de aquella, Ricardo…

La cuñada de “La Cuquis”.

Acerca de misionpo 15991 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.