“Minari”

Del Cine y las Leyes

Sueño Americano a lo Coreano

Por Horacio Armando Hernández Orozco

“Minari” (en coreano, “apio de agua”), película estadounidense, escrita y dirigida por Lee Isaac Chung; protagonizada por Steven Yeun (Jacob Yi), Han Ye-ri (Monica Yi), Alan Kim (David), Noel Kate Cho (Anne), Youn Yuh-jung (Soon-ja) y Will Patton (Paul); su estreno mundial fue en el Festival de Cine de Sundance el 26 de enero de 2020.

La familia Yi, coreano-estadounidense, se muda a una pequeña granja de Arkansas en busca de su propio sueño americano; el hogar familiar cambia por completo con la llegada de la abuela Soon-ja, que es astuta, malhablada, pero increíblemente cariñosa.

Esta cinta es una versión semi-autobiográfica de la propia educación del director Chung, la trama sigue a una familia de inmigrantes surcoreanos que intentan triunfar en la América rural durante la década de 1980.

UN NUEVO COMIENZO

Jacob Yi, junto con su esposa Monica Yi y sus dos hijos, el pequeño David y la niña Anne, se mudan de California a una zona rural en Arkansas, Estados Unidos, llegando a vivir en un tráiler, con el fin de dar un nuevo inicio en sus vidas mediante el llamado “sueño americano”.

Si bien la cinta no muestra las vicisitudes que pasan los inmigrantes mexicanos o centroamericanos para llegar a los Estados Unidos, si muestra que también los migrantes asiáticos tienen problemas de adaptación, no sólo de idioma y costumbres culturales, sino hasta de cómo desarrollar actividades agrícolas.

El crecimiento de la comunidad coreana que ha existido en las últimas décadas en los Estados Unidos es un dato importante, pues sólo basta ver los estudios realizados por el Centro de Investigación Pew, que demuestran cómo el número de votantes para 2020 se ha triplicado en comparación con las cifras de 2000 para entender este comportamiento.

El nuevo comienzo gira en torno al objetivo del patriarca que consiste en tener su propio huerto con el fin de ganarse el sustento con su propia granja, pero ser granjero en corea no significa que lo puedas ser en Estados Unidos.

LA ABUELA TAMBIÉN ES FAMILIA

Aunque Monica Yi no está muy de acuerdo con la visión de sueño americano de su esposo Jacob Yi, lo apoya en todo, pero como padres no deben descuidar a los hijos, por lo que requieren del apoyo de la abuela Soon-ja, quien vive en Corea y se traslada a los Estados Unidos.

El filme está ambientado en los años ochenta y prioriza las dinámicas familiares por encima de cualquier discurso político o de denuncia en torno a temas como el racismo en contra de los asiáticos, de hecho, la familia Yi trabaja con otros coreanos en una granja que cría pollos, y el trabajo consiste en separar los polluelos hembras de los machos, y se explica que las hembras son de mayor utilidad por aquello de los huevos.

Cuando llega la abuela Soon-ja hay un choque, no sólo generacional sino también cultural, con los nietos David y Anne, quienes han asimilado más la cultura americana, así como el idioma, saben hablar coreano, pero prefieren el inglés, y es obvio que la abuela no lo entiende ni lo habla.

La relación con el pequeño David es más complicada, pues el niño no entiende el comportamiento de la abuela ni le agradan las comidas tradicionales de Corea, pero ella sabrá ganarse el cariño del menor.

LAS TRAGEDIAS UNEN

Jacob Yi tiene problemas para lograr que su cultivo se logre, por lo que su vecino Paul, que es muy religioso, se ofrece ayudarle, y le dice que el suelo de Arkansas es muy distinto al de otros lugares.

La trama familiar denota cierto egoísmo del patriarca incidiendo tanto en el desencanto de la esposa por ver cómo su marido se centra en su sueño y no en su familia y en la creciente desesperación de él al ver cómo las cosas no dejan de complicarse, pero surge una nueva tensión cuando se descubre que David tiene un soplo en el corazón.

Además, hay un incendio en la huerta que prácticamente los deja sin hogar; y aquí es cuando el título metafórico de la cinta cobra sentido, pues Minari es una planta conocida como apio de agua que es capaz de sobrevivir en cualquier territorio; y así es como la familia Yi sobrevive a todas las adversidades que se le presentan.

El director de la cinta, en una entrevista, señaló que su abuela trajo minari de Corea y plantaron esas semillas en un pequeño lecho de un arroyo en Arkansas, y de todas las cosas que eran difíciles de cultivar en la granja, extrañamente el minari fue el que echó raíces y simplemente creció y floreció.

En la película, esta planta llega con la abuela directo desde Corea para purificar y crecer con dificultades en el lugar donde la familia protagonista decide echar raíces, he aquí lo metafórico del título, si la planta que también viene de Corea logra echar raíces en tierra ajena, ¿porqué no lo hará la familia Yi?

UNA COREANA HACIENDO HISTORIA

Youn Yuh-jung dio vida al personaje de la abuela de la familia Yi y, mediante su interpretación, obtuvo el Oscar de Mejor Actriz de Reparto; además, Youn, de 73 años, es la primera actriz coreana en ganar este galardón y la primera de su país en lograr una nominación a un Premio de la Academia.

Al recibir el premio, la actriz se pronunció un emotivo discurso de agradecimiento en el que afirmó que tuvo más suerte que las otras actrices por haber recibido el premio de la Academia o que, quizá, fue un acto de hospitalidad con una mujer coreana.

Lo cierto es que su personaje e interpretación influyó mucho en la obtención del premio, pues esa relación entre nieto y abuela consigue una mayor humanidad, y se le presenta al espectador de una forma tan sencilla que logra que todo gire alrededor de ellos.

Sin duda el padre de la familia Yi tenía como objetivo dar lo mejor para su familia a través del famoso sueño americano, pero con la llegada de la abuela Soon-ja, la cinta muestra la otra cara del sueño americano, muestra el lado b, ese que como si fuera un disco de 45 rpm nunca se toca, pero a veces es el verdadero hit; la abuela Soon-ja muestra que más que un sueño americano, lo valioso es un sueño coreano en Estados Unidos.

Cualquier pater familias emigrante que llega a Estados Unidos o a cualquier tierra extranjera tratando de cuidar a su familia para proveerles de una mejor calidad de vida y un mejor entorno para sus hijos, constantemente está preocupado por mejorar la vida de todos los integrantes. En Minari, la preocupación se reparte en el padre y en la madre de esta familia que es una mujer increíblemente resiliente y fuerte.

Sin embargo, el papel de la abuela se vuelve primordial para aminorar esas preocupaciones, pues a pesar del choque generacional con los nietos logra desarrollar una relación de cariño y amor, a tal grado que los menores logran comprender que el trabajo de familia es por el bien de la familia; pero ¿si no hubiese llegado la abuela Soon-ja con el minari, la familia hubiese logrado ese sueño americano?

La mejor respuesta la tendrá como siempre nuestro amable lector…

Acerca de misionpo 16017 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.