En 30 Entidades Federativas se han Producido Incendios en lo que va del año

A la Vuelta de la Esquina

Por Iván Ruiz Flores

El México de hoy vive intensas sequías de diverso tipo, desde la relacionada con los conocimientos del ejercicio de gobierno, del respeto a la Constitución, a las leyes, al Estado de Derecho, a los demás y a las reglas económicas y de salud, hasta la que está asolando al agro del país.

En esta ocasión ésta, la que mata al ganado y a los sembradíos, además de afectar severamente a los mexicanos es el tema del momento, debido a la ausencia de programas gubernamentales estructurados para hacerle frente en la República Mexicana, donde cada quien se rasca con sus uñas y como puede.

Para nuestra desgracia, en la actualidad se juntaron en esta temporada los tres tipos existentes: meteorológica, agrícola e hidrológica, cuyo origen en la misma causa, la falta de lluvias, aunque en nuestro país la temporada inicia en mayo y la etapa abundante (si la hay) con motivo de los huracanes es desde junio hasta septiembre.

Sin embargo, la sequía agrícola, por su parte, se suscita después de una sequía meteorológica, cuando no existe humedad suficiente en el terreno para el cultivo determinado en un momento particular de tiempo, señalan los meteorólogos y agrónomos.

Hoy está sucediendo que la sequía agrícola está afectando principalmente a los campos agrícolas debido a las elevadas temperaturas.

De siempre se ha sabido que México es un país vulnerable a las sequías porque gran parte del país (52%) está catalogado como árido o semiárido. Por desgracia 14 estados de la República presentan zonas áridas y semiáridas. Por lo tanto, siempre son los que resultan afectados si hay sequía, como ahora.

El Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred) en otros tiempos había dado ejemplos de años críticos debidos a la sequía, como sucedió en 1998 en el cual casi todo el territorio nacional padeció sequías, ondas de calor e incendios forestales.

Estos especialistas decían que a principios del mes de mayo de aquel año (casi como ahora) se presentó en la Ciudad de México la temperatura más alta que se haya observado con un valor de 34.7°C, rebasando en más de 1° C la máxima histórica (no hemos llegado a eso, ya que la máxima sucedió el 18 de abril pasado y alcanzó 30 grados).

Aunado a ello, en 1998 en la periferia de la Ciudad de México se tuvo el mayor número de incendios forestales ocasionando un valor alto de contaminación.

¡AGUAS CON EL FUEGO EN TODA LA REPÚBLICA!

Actualmente, sólo para darse una idea de lo que está sucediendo, de acuerdo a la Comisión Nacional Forestal (Conafor) en todo el país se presentaron 253 incendios forestales en 20 entidades federativas, afectando un total de 9,023 hectáreas.

De tal superficie, explicó el organismo gubernamental, el 93% correspondió a vegetación en los estratos herbáceo y arbustivo y el 7 % a arbóreo.

Respecto a las entidades federativas más afectadas, aseguran que fueron: Chihuahua, Estado de México, Chiapas, Michoacán y Durango, que representan el 70 % del total de la semana.

“Del total de superficie quemada en la semana, 1,533 hectáreas (17 %) corresponde a ecosistemas sensibles al fuego”, especificó.

Hace notar la Conafor que en el reporte semanal se integraron datos de 141 incendios que se presentaron en fechas anteriores, con una afectación de 23,263 hectáreas, cuyos datos no habían sido reportados al Centro Nacional de Manejo del Fuego.

En cuanto a los acumulados del primero de enero al 22 de abril resaltan el registro de 4,129 incendios forestales en 30 entidades federativas, afectando una superficie de 159,674 hectáreas, de la cual 92 % correspondió a vegetación en los estratos herbáceo y arbustivo y el 8 % a arbóreo.

¿Y qué entidades federativas registraron el mayor número de incendios?

Tristemente las mismas de siempre: Estado de México, Ciudad de México, Michoacán, Puebla, Tlaxcala, Chihuahua, Chiapas, Jalisco, Morelos y Veracruz, que representan el 84 % del total nacional.

Con la mayor extensión de superficie afectada resultaron: Nuevo León, Guerrero, Oaxaca, Chiapas, Chihuahua, México, Durango, Michoacán, Puebla y Coahuila, que representan el 74 % del total nacional.

Además… del total de incendios forestales, 404 (10 %) correspondió a ecosistemas sensibles al fuego, afectando una superficie de 19,951 ha (13 %) del total nacional.

Ante ello, pareciera que hacen falta medidas preventivas o prospectivas, que de acuerdo a los especialistas “son aquéllas que se implantan mucho antes de que suceda una sequía, como es crear una cultura en la población para cuidar el agua”.

Ejemplifican con la recomendación en las escuelas de nivel básico (por la pandemia no ha sido posible) se impartan clases sobre el uso adecuado de los recursos naturales.

También sugieren repartir folletos en los mercados, en la calle, en los centros de trabajo, en los lugares recreativos, etc., que hablen sobre el uso adecuado del agua.

Otras medidas recomendadas son la implantación de técnicas de irrigación para reducir la cantidad de agua en la agricultura y que las cosechas sean satisfactorias; introducir en el campo algún tipo de ganado o de cultivo que se adapte mejor al clima; poner en marcha programas de supervisión continua en las industrias para que no viertan desechos a los ríos, y cuidar que éstos no se contaminen, entre otras.

Y sí, sugieren trabajo conjunto entre los diferentes sectores económicos (agricultura, ganadería e industria), así como con los centros de investigación, la Comisión Nacional del Agua, la población en general y los sectores gubernamentales.

Hoy, desgraciadamente, eso no existe.

Acerca de misionpo 13485 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.