Reelección: un Diseño Para Beneficio y Usufructo de la Clase Política

A la Vuelta de la Esquina

Por Iván Ruiz Flores

Hay palabras que exhiben a los seres humanos tal y como son y… ¿cómo serán?

“Ciudadano presidente, ciudadanos legisladores, esta Cámara se ha convertido en una miserable oficialía de partes, una oficina menor de trámites y la mayoría de sus integrantes en aplaudidores, reflexivos y condescendientes de los dictados del poder; sometidos al supremo poder conservador, como se ha erigido este mal llamado Pacto por México, que es un instrumento perverso que ha sometido a los Poderes de la Unión, dijo el legislador Ricardo Monreal Ávila.

En una explosión de rechazo, de abierta posición política frente a sus adversarios, advirtió:

“Hoy en este recinto se discute la reforma llamada política entre atropellos y abusos de la mayoría legislativa, entre ellos se busca aprobar atropellada, apresurada, violentamente en contra de la Constitución, violando el proceso legislativo, violando el más elemental derecho a analizar y discutir cuidadosamente el contenido de las múltiples modificaciones que se pretenden realizar sin ningún recato ni pudor jurídico.

“Ésta es la reforma política más cuestionada en la historia moderna de México, más excluyente, más regresiva de la época; porque no se dio voz a los ciudadanos, mucho menos a las minorías políticas. Es una reforma al contentillo de la derecha. Más privilegios para los políticos, menos para los ciudadanos; más partidocracia, más engaños, más simulación. Todo a cambio de la entrega del petróleo nacional a extranjeros.

“México es un país hundido en la crisis política económica y social, una nación que ha sido incapaz de garantizar a los ciudadanos el respeto de sus opiniones, exigencias y oposiciones. Sumado a eso, padecemos a un gobierno ciego y sordo, de puertas cerradas y decisiones arbitrarias que no respetan derechos humanos y que no satisfacen necesidades mínimas. Históricamente han sido los opositores al gobierno quienes han impulsado los cambios políticos que transformaron a nuestro país. La guerrilla de los sesenta fue la que impulsó la reforma de 1977. La reforma del 88 fue provocada por los opositores frente al fraude electoral cometido contra Cuauhtémoc por Salinas de Gortari.

“Después, en el 2007, y antes, en 1996, se dio paso a otra reforma importante donde se otorga autonomía al IFE, se constituye el Tribunal Administrativo y se generan perspectivas y condiciones de competencia mejores.

“La última, 2007 y 2011, fueron reformas más gatopardistas que caminaron en detrimento de la competencia política y de la fortaleza del régimen de partidos. Cinco reformas hasta ahora, después de la del 77, y estas cinco reformas, ésta es la más regresiva, la que menos consenso tiene.

“Las otras reformas fueron discutidas en el Congreso. Todas ellas, por todos los partidos, la mayoría salieron votadas por unanimidad. Ésta es la primera que sale como una reforma de trueque, como una reforma de cambalache, como una reforma ominosa, a través de la cual se entrega el petróleo.

“Es una reforma diseñada para el beneficio y usufructo de la clase política. No para abrir más cauces de participación a la ciudadanía. Se autoriza la reelección como supuesto mecanismo de rendición de cuentas de los legisladores y las autoridades municipales, pero no se concede a la ciudadanía la revocación de mandato.

“Si esta reforma se hubiera hecho con la opinión de los ciudadanos, la reelección simplemente no se hubiera aprobado, ya que un porcentaje mayoritario de la población mexicana la rechaza, más del 60 por ciento.

“Existe en los hechos, lo he sostenido, un tipo de reelección entre los legisladores federales. Diversos estudios han ubicado en un umbral de más del 15 por ciento, el número de legisladores que de manera alternativa son reelectos, de diputados locales a diputados federales, de diputados federales a senadores o viceversa.

“Por esa razón, nosotros sostenemos que la reelección existe. Con esta autorización constitucional de la reelección ininterrumpida, lo que se va a presentar es que la representación legislativa se hará más elitista, más oligárquica y más cerrada hacia la sociedad.

“Se dice que la ciudadanía tendrá, en todo momento, la decisión final en las urnas para premiar o castigar a un legislador o a un presidente municipal que cumpla o incumpla. Eso sería cierto si las elecciones en México fueran limpias, equitativas y dignas de la confianza ciudadana. Pero sabemos que no es así, que en nuestra democracia sabremos contar los votos, pero no crear ni respetar condiciones de juego parejo.

“La interferencia sistemática, permanente y continua, de factores extra electorales, como el dinero ilícito, la operación de programas sociales gubernamentales, la compra del voto, los Monex gate o el condicionamiento del mismo son elementos que impiden hablar de una democracia de calidad. En estas condiciones la reelección lejos de democratizar y dinamizar la vida pública la hará más oligárquica y más esclerotizada.

“El rebase de los topes de campaña como causal de nulidad de una elección es una tomadura de pelo, se establece que el cinco por ciento de rebase en los gastos podrá generar nulidad siempre y cuando exista la determinancia, es decir, que la diferencia porcentual entre el primero y el segundo lugar sea tan estrecha que sólo así el dinero se convierta en factor de decisión.

“Esta postura ignora que el gran actor en las elecciones en el país, donde desde que hay competencia política, es el dinero ilícito en todas sus modalidades, desde las aportaciones en efectivo hasta el dinero ilícito proveniente del narcotráfico o siendo lícito proveniente de empresarios que aportan de manera ilegal a las campañas recursos económicos.

“Este dinero ilegal o ilícito es el principal factor de inequidad en nuestras elecciones. Y esta reforma política está lejos de haberlo controlado, sometido o doblegado.

“Se abre la posibilidad de crear gobiernos de coalición, siempre y cuando el presidente en turno así lo estime conveniente.

“Planteado de esta forma, como una facultad discrecional del Ejecutivo, el gobierno de gabinete se convierte en una decisión voluntariosa, personalísima y unilateral, se pierde el carácter estatal obligatorio y fundacional de un auténtico gobierno de coalición como forma de gobierno parlamentario.

“El Instituto Nacional de Elecciones es una obra maestra de la partidocracia, no de la democracia participativa. Se plantea quitar a los gobernadores el control sobre los institutos electorales locales, sólo para transferirlo a los partidos políticos nacionales que dominan al Congreso de la Unión.

“No hay un solo rostro de ciudadanización del INE ni de los institutos electorales locales que habrán de reestructurar, simplemente se transfiere el poder del federalismo de los virreyes al centralismo de una oligarquía partidista con el agravante de que las prisas y premuras por cambiar el IFE ponen en riesgo la realización de las elecciones locales del próximo año y las federales de 2015.

“Los actuales consejeros del IFE actuaron ilegalmente, sometieron su conducta al poder, violaron de manera frecuente y alarmante la Constitución. Ahora los corres como lo merecen, como traidores a la democracia.

La transformación de la PGR en Fiscalía General de la Nación se habla de sacarla de la esfera de influencia del Ejecutivo federal para darle autonomía, independencia y libertad de gestión, que se convierta en una instancia imparcial de procuración de justicia y no en una instancia de venganzas políticas del mandatario en turno, sin embargo, se incurre en la misma desviación del diseño institucional que acontece con el INE.

“Si el futuro fiscal fuera designado en una primera instancia por un órgano colegiado, no partidista, de prestigio académico, gremial y de investigación judicial, podría ser atendible, pero no será así. La partidocracia designará al nuevo fiscal, y el presidente en turno tendrá la facultad de removerlo cuando así lo juzgue conveniente.

“Con este diseño bipolar, un poder designará al fiscal y otro lo podrá destituir, habrá un juego de pelotas entre poderes, un pimpón político, pero no un mejoramiento en la justicia.

“Esta reforma está diseñada para repartir el poder entre la clase gobernante, no para distribuirlo democráticamente entre la ciudadanía, por eso es engañosa y con ello ustedes llevando al extremo una Presidencia imperial, concentrando el poder absoluto en las manos de un solo hombre rodeado de una camarilla insensible, corrupta y perversa, fingiendo conservar los rasgos de una República. Como Calígula, que eliminó cuanto pudo, todo aquello que le representaba restricción normativa o constitucional para desarrollar sus excesos y sus actos autoritarios y despóticos, hacia allá conducen ustedes a la República, a la inmoralidad del régimen, a la vehemencia de la autocracia y a la decadencia política irrefrenable.

“La actitud entreguista y vende patrias de los dirigentes de la derecha del PRIAN no tiene límites. Haber afirmado públicamente, de manera repetitiva y descarada que esta reforma es moneda de cambio para aprobar la entrega del petróleo a extranjeros es verdaderamente sínico y desvergonzado. Si ustedes consuman este oprobio, esta reforma del trueque, del cambalache, del cinismo, este año del 2013 será conocido por la historia como el año de la tristeza y la rapiña nacionales.

“Gracias, presidente por su tolerancia”.

Y las palabras del diputado Monreal Ávila quedaron asentadas en la historia del Congreso de la Unión, sólo que las mismas fueron pronunciadas el jueves 5 de diciembre de 2013.

Hoy, tras la llegada de Morena al poder, es probable que ni  crea, ni piense lo mismo, subyugado y doblegado desde el Palacio Nacional.

Acerca de misionpo 16017 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.