Los Distractores Oficiales en Veda Electoral

Por Alfredo Mejía Montoya

Mientras los números fríos y ocultos de las consecuencias de la pandemia en México, parecen ser cada vez más densos y misteriosos, la Secretaría de Salud (SS), todos los días sigue pretendiendo hacernos creer que la estrategia dirigida por el gobierno federal, a través de sus estrategas, los López, uno el presidente Andrés Manuel López Obrador y otro el subsecretario de salud Hugo López-Gatell Ramírez. Ellos no se han cansado de decir, que la pandemia ha sido dominada desde principios del 2020, y estamos ya en el segundo trimestre de 2021, y desde que llegó el Virus SARS-CoV2 no ha dejado de causar bajas en la población, y parece que la guerra contra el minúsculo virus es interminable y la lentitud de la inoculación de las vacunas hace patente la falta de estrategia o de utilizar dicha estrategia como medida para cosechar votos en las regiones más vulnerables del país.

Los distractores, siendo un tema tan viejo, es tan actual y les ha alcanzado para empalmarlo con el plan de vacunación, ¿Plan? ¿Cuál plan? Lo mismo se inoculan 10 mil al día que 100 mil o 450 mil, y a veces omiten vacunar ¿por qué? porque no hay una estrategia, ni plazos, ni términos para hacerlo, el registro para vacunarse es tan rudimentario, que no hay seguimientos, ni filtros ni alertas, el conteo de los vacunados es manual en pleno siglo XXI, parece que lo único válido es por la edad del individuo a vacunar.

Mientras, la clase política, los representantes del pueblo de la LXIV Legislatura del Congreso de la Unión, están completamente distraídos por las múltiples noticias y ocurrencias distractoras a los problemas que actualmente vive el país. Parece que al régimen le urge la aprobación de las reformas a las leyes que se turnan al Legislativo, tal parece que el temor es latente de que la ciudadanía optará por no otorgarle de nuevo la mayoría en el Congreso, lo cual parece obvio ante los resultados que se están sucediendo día a día en el ámbito nacional.

Esto es, los grandes distractores son los que desde palacio nacional dicta, crea o inventa el presidente Andrés Manuel López Obrador, aún en el periodo de veda política, a pesar de que la Constitución le prohíbe opinar e intervenir en el proceso electoral, sigue opinando e interviniendo con cinismo e impunidad todas las mañanas. Ya vimos que el Instituto Nacional Electoral (INE) le ordenó al presidente bajar de las redes “la mañanera” del viernes 16 de abril, por violar la veda electoral, al haber proyectado imágenes de los beneficiarios de programas sociales y acciones de su mandato, en un franco desafio a la igualdad con los actores políticos, utilizando dinero público en beneficio del partido oficial, el inquilino de palacio no entiende lo que significa acatar en forma irrestricta la ley.

Los distractores continúan y sus afines en el Congreso de la Unión, aprueban que la reforma a la ley de Hidrocarburos (LH), la Ley General de Población (LGP, las Reformas a la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión (LFTR) a la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación, se apresuran a aprobar las leyes y reformas que el ejecutivo les envía en un fast track nunca visto en las dos Cámaras.

Así mismo nos hablan de la compra de vacunas en plena temporada de pandemia y dentro de un supuesto “plan de vacunación”, que es tanto como buscar una promoción de vacaciones en pleno verano: no hay vacunas, están escasas, de ahí que es imposible que tengan o se pueda llevar a cabo un Plan de Vacunación, precisamente porque no tienen las dosis de vacunas a inocular. Es un programa del todo incierto, pero lo hacen, lo fingen y lo efectúan para promocionar la actividad de gobierno en plena campaña electoral, lo cual está prohibido por la ley.

Además, hacen temer que viene ya la tercera ola de contagios, pero no llevan a cabo nada para evitarlo, ni se sabe que estrategia tomarán. Un gran distractor es la ampliación del término por dos años más del Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN). Desde palacio nacional el presidente López Obrador dice estar de acuerdo con dicha ampliación, que para él no es inconstitucional, cuando la misma Constitución establece 4 años, ¿dónde están sus asesores? que alguien le diga al señor presidente que la Carta Magna es la norma suprema y ninguna ley secundaria puede establecer disposiciones contrarias o más allá de lo que ésta establece. Por ello, ninguna ley y mucho menos un transitorio de éstas puede ampliar el término de presidir un cargo. Y, dicho sea de paso, teniendo la mayoría en el cuerpo legislativo, bien podría darse el día de mañana la ampliación del cargo de presidente de la República.

Aunque exista la figura de revocación de mandato, que si bien es cierto lo es para la mitad del mismo, bien puede darse al final de éste y si se opera con las encuestas tipo cancelación del Aeropuerto de Texcoco, de la Cervecera en Mexicali y la Planta Termoeléctrica en Morelos, seguro que los afines al partido en el poder y los que reciben los regalos de dinero público del gobierno federal al amparo de programas sociales, votaran por ello, y no se daría la figura de la reelección, sino de ampliación de mandato.

Esto es: dicha reforma corre el riesgo de considerarse como un sensor que mida la reacción de la sociedad, de los medios de comunicación y de todo actor involucrado en el respeto a las instituciones sobre todo a las constitucionales. Pareciera un laboratorio político, en el que pretenden medir la reacción social, política y económica en el país. Semejante medida ocurrió ya en Baja California, intento que se frustró precisamente en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, conservando el estado de derecho; y lo mismo ocurrió en Hidalgo y en Tabasco… es como un asalto a las instituciones… que quedan. Dicha medida trae aparejada un sentir en la aplicación de la figura revocación de mandato, que trae implícita la extensión de éste, haciendo notar que no parece reelección, respetando supuestamente el postulado de Madero “sufragio efectivo, no reelección”, sino de una extensión del mandato presidencial.

Asimismo, mandan al escenario político absorbiendo tiempos en discusiones bizantinas, corrientes e infundadas a Gerardo Fernández Noroña, a Félix Salgado Macedonio o Mario Delgado haciendo campañas de protesta, plantones en el INE o en el TRIFE son ruidos, son estrategias para desviar la atención de los verdaderos problemas que le aquejan al país.

Nadie habla de los miles de negocios que cerraron con motivo de la pandemia, de los miles y miles de empleos que se perdieron y que, al segundo trimestre de 2021, no se han recuperado, y el gobierno federal estando obligado a ello de acuerdo con el artículo 25 constitucional, no inyecta dinero fresco para levantar tales negocios, generadores de empleo, fortaleciendo las cadenas de valor perdidas del círculo económico.

Utilizando como bandera el supuesto programa de vacunación, yendo a inocular a los maestros en Campeche y en otras entidades federativas y que lo hace porque el regreso a clases presencial es inminente, lo cual es verdad a medias porque, por otro lado hablan de que viene la tercera ola en donde poco a poco han ido subiendo los índices de contagio y fallecimientos (que no bajan), por lo tanto la falacia de aplicarles la vacuna a los maestros no es otra cosa que motivarlos al voto por el partido oficial y eso es utilizar los medios del estado para procurar electoralmente favores a dicho partido, y eso… eso está prohibido por la ley.

freedomm

a2m8m@yahoo.com.mx

Acerca de misionpo 16037 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.