La Poca Importancia de México al Cambio Climático

Del ABC Político

*Pega a Pemex la Falta de Mantenimiento en sus Plantas

*Se Aleja el “Imperio del Monopolio” Para la CFE

Por Gerardo Lavalle

A.- Una reunión convocada por el presidente Biden denominada Cumbre Virtual sobre el Clima, celebrada el fin de semana pasado, buscaba ser aprovechada por el presidente mexicano para solicitar que Estados Unidos contrate campesinos para llevar a cabo su programa “Sembrando Vida”. El tema fue rechazado.

La Casa Blanca tiene otros datos y otras preocupaciones.

Su propuesta es simple y difícil de cumplir: El debate se centrará en “los beneficios económicos” de “la transición hacia una nueva energía limpia”, en “abordar los desafíos de seguridad global planteados por el cambio” y en plantear una inversión tecnológica que beneficie en la reducción de emisiones.

Y está el compromiso de que para 2030 Estados Unidos reducirá en 50 por ciento las emisiones contaminantes.

¿Energías limpias en México?

¡Imposible!

Porque la política energética del país está centrada en “salvar” a Pemex y a la CFE de las “garras” de los imperialistas empresarios que “no entienden” que la “soberanía nacional” no se negocia.

Desde mayo pasado, con el “decretazo Nahle” se endureció la política energética y se limitó la producción de aquellas consideradas limpias: eólica y solar. La siguen produciendo gracias a los amparos solicitados y otorgados por dos jueces federales.

Con el argumento de que esas energías “son intermitentes” y dañan el abastecimiento eléctrico que proporciona la Comisión Federal de Electricidad, la Secretaría de Energía, con el total aval del presidente de la República, arrinconó a los inversores privados, tanto nacionales como extranjeros, dejándolos prácticamente en la indefensión -asunto corregido por los jueces federales- al colocarlos en el último lugar de despacho, lo que equivale a no comprar nada de lo que produzcan.

Ahora, en la Cumbre Virtual sobre el Clima, el compromiso de cuando menos 30 Jefes de Estado, entre los que están Angela Merkel, Emmanuel Macron, Boris Johnson, Mario Draghi, Vladimir Putin y Xi Jinping, quedó clara la necesidad de atender el cambio climático y cancelar el uso de combustibles contaminantes como el combustóleo y el carbón, por ejemplo.

Por supuesto, eso a México no le importa. Al gobierno de la autollamada cuatroté le tiene sin cuidado que el ambiente se colapse. Primero las obras emblemáticas y después la “salvación” de las empresas (in)productivas del Estado: Pemex y CFE.

El cuadro que tiene México es que entre ambas empresas “se echen la mano” y la generadora de energía le compre a la petrolera todo el combustóleo que nadie quiere adquirir; también otorga preferencia al uso de carbón para operar las viejas plantas y que se conviertan en las generadoras de “seguridad” para los usuarios.

El presidente López, quizá suponiendo que en reuniones internacionales puede imponer sus programas y proyectos, tenía la intención de pedir no solamente la contratación de campesinos para sembrar árboles -en México tiran aquellos de cincuenta o más años para enterrar la semilla de frutales- sino de que el gobierno de Biden se sumara al apoyo de campesinos hondureños, salvadoreños y guatemaltecos a los que se les otorgue visa y a los 3 años la ciudadanía.

¿Qué busca y con quién desea congraciarse?

B.- Cero y dos explosiones en instalaciones petroleras en lo que va del mes.

El 13, se incendió la Refinería Lázaro Cárdenas, ubicada en Minatitlán, Veracruz.

El 21, estalló un gasoducto en Pajaritos.

Y la respuesta fue: “Nos dejaron puros fierros viejos”.

Por supuesto, son palabras presidenciales.

Lo que sorprende es que después de dos años y casi 5 meses de gobierno, hasta ahora se haya dado cuenta de los “fierros viejos”. Ah, eso sí, se dedicó a perseguir a Alonso Ancira -con aparente justa razón, por supuesto- hasta que le devolvió, en el papel no en efectivo, 216 millones de dólares por el sobreprecio de la empresa Nitrogenados.

¿Y el mantenimiento de las plantas de Pemex?

Durmiendo el sueño de los justos.

Porque el director, Octavio Romero Oropeza, está más preocupado por cancelar plazas que por evitar tragedias.

Pemex es la empresa más endeudada del mundo, con alrededor de 114 mil millones de dólares -un tercio del Presupuesto de Egresos de la Federación para 2021- y la menos eficiente en prospección, perforación, extracción y comercialización de crudo y sus refinados.

Suponiendo sin conceder que las plantas de Pemex son “fierros viejos”, hay que preguntar qué se ha hecho para modernizarlas. Porque esa fue una promesa de campaña y ha sido bandera de la secretaria Rocío Nahle para “diseñar” la política petrolera y gasera. ¿Qué se ha modernizado?…

¿Dónde y cuándo se hicieron los cambios para ser eficientes y seguras las plantas?

No hay informes sobre ello. Parece que todo se resume a terminar la nueva refinería y para ella no hay restricciones presupuestales.

¿Cuándo se registrará la nueva y grave tragedia?

C.- Mal y de malas el sector energético. La Comisión Federal de Competencia interpuso el pasado jueves una controversia constitucional contra el decreto por el que se reforman y adicionan diversas disposiciones de la Ley de la Industria Eléctrica, porque considera que parte de su contenido es contrario a los artículos 25, 27 y 28 constitucionales.

Según la CFC las medidas contenidas en el decreto son contrarias a la Constitución y eliminan las condiciones necesarias para que exista una dinámica de competencia en el mercado eléctrico, lo que se traduciría en una perturbación en las condiciones de oferta de la electricidad, así como en daños al consumidor y a la economía en general.

Con esta controversia parecería que el “imperio del monopolio” que pretende el Gobierno federal para la CFE se aleja… siempre y cuando se aplique la Ley. Nada fácil.

Acerca de misionpo 16037 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.