Prevén Pronta Recuperación del Turismo en el País

Itinerario Turístico

*Hay Optimismo Para las Semanas Santa y de Pascua

*Las Representaciones de la Pasión de Cristo no Podrán Efectuarse

Por Arturo Lino Guzmán

Una vez que las aguas vuelven lentamente a su nivel, se inicia el recuento de los daños y comienzan los trabajos para encauzar al sector turístico a una pronta recuperación y al parecer, pese a que aún no termina la pandemia, la situación para México es favorable, pues los mercados tradicionales no dejan de emitir flujos de turistas a los destinos nacionales y todo hace suponer que la temporada vacacional que prácticamente está por iniciar, arrojará buenos resultados.

El optimismo entre los prestadores de servicios turísticos es cada vez mayor, en virtud que se dan condiciones para la movilización del turismo doméstico e internacional y se observa que los negocios han adaptado y adoptado medidas para atraer a los clientes, con el propósito de evitar más daños a su economía o despidos de trabajadores.

Recuperar el turismo es una tarea cuesta arriba y las Semanas Santa y de Pascua prometen importante movimiento de paseantes en los destinos tradicionales como Acapulco que, de acuerdo al Secretario de Turismo de ese centro vacacional, aún se encuentra en semáforo rojo y por lo tanto la capacidad que tendrán los hoteles será de 30 por ciento y si las condiciones lo permiten podría subir hasta 50 por ciento, pero aun cuando se eleve la cifra, los ingresos por derrama económica serán mínimos, pero se bucarán alternativas a fin de no tener una caída drástica.

En comparación, Cancún y la Riviera Maya, así como los destinos del Caribe presentan números a la alza, ya que hace unas semanas comenzó la llegada de srpings breakers, que dan un suspiro a esos sitios de playa y gracias al trabajo exhaustivo de autoridades, hoteleros, restauranteros y prestadores de servicios turísticos la recuperación gradual pero consistente, les permite mantener la expectativa de que la temporada vacacional será positiva.

En tanto, las diferentes representaciones de la Pasión de Cristo en varios destinos del país que atraen turismo, como los de la Alcaldía de Iztapalapa con más de dos millones de visitantes; la de San Luis Potosí, con la impactante Procesión del Silencio; la de Taxco, Guerrero con los flagelados y encruzados, días previos a la escenificación del viacrucis de jueves y viernes santos; las de Puebla y Querétaro que recrean pasajes del episodio de la crucifixión de Cristo, no podrán realizarse como se hacía hasta 2019, último año en que hubo estos rituales.

La euforia con la que se esperaba Semana Santa, cada año en nuestro país, quedó reducida para los mexicanos, en especial para la grey católica porque además, las iglesias, no han abierto del todo y han limitado la asistencia de los feligreses, así como los centros recreativos que también están con restricciones para abrirse, pese a las medidas sanitarias que se han implementado.

De los segmentos del turismo más afectados por la pandemia son el religioso, al igual que el de reuniones, el cultural y recreativo, en tanto que el de naturaleza, aventura, ecológico y médico, se han fortalecido y sus números son positivos ya que la gente prefiere tranquilidad para la reflexión o el relax, en momentos de mucho estrés.

En cuanto a los restaurantes en la Ciudad de México, las protestas de parte de los propietarios de esos establecimientos para que los dejaran trabajar en forma parcial rindieron frutos pues ahora se han acondicionado espacios en la vía pública de los restaurantes que ofrecen sus servicios en lugares abiertos al instalar mesas para cumplir con la norma impuesta por las autoridades capitalinas.

El movimiento en transporte aéreo y terrestre se ha incrementado notablemente pues las aerolíneas mexicanas no han dejado de prestar servicios a pasajeros, al no cerrarse las fronteras como lo hicieron en otros países y eso favoreció el flujo de turistas que nos colocó en un tercer lugar coyuntural en el ranking de llegada de turistas internacionales.

En otras informaciones, le comentamos que la Asociación Mexicana de Empresas de Seguridad Privada (AMESP), que preside el capitán Salvador López Contreras logró la integración de las 102 firmas más grandes, sólidas e importantes que operan actualmente en el país, pues considera que la seguridad es básica en la infraestructura pública y privada y tiene que ver con los inmuebles del sector turístico como hoteles, restaurantes, agencias de viajes y de servicios turísticos.

Cabe destacar que el sector de la seguridad privada en México no solamente son los guardias intramuros, sino que son parte importante de esta la instalación y monitoreo de alarmas, traslado de valores, seguridad canina, seguridad electrónica, protección a ejecutivos, blindaje, protección perimetral, logística y consultoría, entre otros. Es decir, la seguridad privada no son solo policías sino profesionales que trabajan a favor de las personas y sus bienes.

La Seguridad Privada participa también en la salvaguarda de las instalaciones críticas o estratégicas que dan viabilidad al país y contribuyen a la preservación de la Seguridad Nacional. De ahí que se encuentran en pláticas con representantes del Servicio de Protección Federal, de la SSPC, para llegar a un acuerdo que permita la colaboración entre ambas.

La labor de la AMESP, es fundamental en el cuidado de las instalaciones de la hotelería y de las oficinas que tienen que ver con el turismo y por lo tanto, su desempeño debe ser reconocido y valorado.

Acerca de misionpo 14103 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.