Arce y Fernández, los Amigos de México

Punto de Vista

Por Jesús Michel Narváez

Seguramente las economías de Argentina y Bolivia son ejemplo a seguir. O el trato a los negros boleadores o a los amerindios que habitan en 36 pueblos es ejemplar. Solo que sea por eso.

Porque sus presidentes, Alberto Fernández y Luis Arce son los dos presidentes que han sido invitados por Andrés Manuel López para participar en actos que, presuntamente, conmemoran los 500 años de la Conquista.

Ya se advierte qué busca el mandatario mexicano: el “apoyo” de los presidentes de “pueblos libres, soberanos y buenos”.

Solamente falta que estén entre la corte del virrey Nicolás Maduro, Raúl Castro, Jair Bolsonaro, Daniel Ortega y Vladimir Putin.

Todos “demócratas consumados” y defensores de los pueblos originarios.

Exactamente como en México.

Aquí, en donde por un capricho personal se cercena la selva Lacandona  y se ignora la consulta a los habitantes de los pueblos originarios, lo que menos se puede decir es que hay respeto para ellos.

Designar a representantes indígenas en cargos del Gobierno federal no es reconocer su historia; impulsar a los Yaqui para que se rebelen ante las acciones de los “de antes”, tampoco es ejemplo a seguir.

Pero se advierte que hay preferencia por aquellos pares –quizá nones- con pensamientos similares.

Sí, todos están en contra de los ricos, de los fifís… aunque ellos sean los más conspicuos representantes de esas clases que aborrecen.

El de Argentina, una nación en crisis política y económica desde hace dos lustros, impulsó el gravamen a las herencias y para los que tienen más de 2 millones de dólares; el de Bolivia no recibe a los amerindios que llevaron al poder a Evo Morales y después les pagó con gases lacrimógenos.

Qué decir de Castro: eternizando el apellido y controlando a Cuba desde hace 62 años. Con Bolsonaro se confirma que el populismo no es solo de izquierda y con Ortega se demuestra que los “revolucionarios” no buscan el bienestar de sus pueblos sino de sus familias y de sus amigos. De Putin qué más se puede decir: revivió el viejo liderazgo estalinista e hizo realidad la frase radiofónica: llegó para quedarse.

Lo mismo que pasa en México, en donde todos aquellos que no comulgamos con las acciones del Gobierno, del Presidente, conformamos una larga lista negra y somos considerados como “traidores a la patria” por no aceptar “estás con la 4t en su contra”.

¿Por qué el Presidente no invita a personajes que tienen influencia global?

Seguramente porque la Conquista la realizó España en casi toda América Latina, con excepción de Brasil, que fue sojuzgado por Portugal.

Sin duda, la tendencia está clara: los dictadores al poder.

E-mail: jesusmichel11@hotamail.com, Twitter: @misionpolitica, Facebook: Jesús Michel y en Misión, Periodismo sin Regaños martes y jueves por ABC-Radio en el 760 de AM.

Acerca de misionpo 13606 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.