El Servidor Público, Pierde el Objetivo Cuando Ignora que Debe Servir al Pueblo no Usarlo

Por Alfredo Mejía Montoya

Ser un trabajador al servicio del estado, no solo implica obtener una remuneración, sino también una gran responsabilidad. Y sobre todo vocación de servicio para con la comunidad. Generalmente quién paga el salario de un trabajador o prestador de servicio es el patrón, el contratante o el mandante. En nuestro derecho positivo, cuando contratamos a un presidente de la república para administrar y gobernar al país, le llamamos Mandatario, pero el Pueblo es el Mandante, esto es, su jefe o Patrón y quién además paga su salario por el trabajo que realiza, bien o mal, con conocimientos o no, con un noventa por ciento de honradez y un diez por ciento de conocimientos, así es en la actual administración y es cuestionable.

En las épocas antiguas, los individuos cubrían tributos al señor feudal, por dejarlos trabajar en la comarca que ellos dominaban, y solo bastaba tener la consanguineidad para ser el próximo monarca, no había elecciones, mientras los súbditos, el pueblo, era el que pagaba los lujos del señor Feudal. Qué tiempos aquellos, de no hacer nada y darse una vida de rey, literalmente, los años han pasado y las formas también, pero, aunque parezca increíble, ellos, sí los actuales servidores públicos piensan que aún están en las épocas feudales, y tratan al Pueblo como sus súbditos, cuando lo único que pueden y deben hacer, es lo que la ley les permite, con predeterminadas y específicas facultades y atribuciones.

Los tiempos han pasado, cierto, pero las costumbres feudales parece que no. Han tenido pasar diversas formas de gobierno, durante varios siglos, para comprobar que parece que solo hubieran pasado apenas unos meses, porque la idea feudal del servidor público parece que está impregnada desde entonces y se contagia tan pronto firman un contrato o son votados para eregirlos como representantes del Pueblo.

Qué tiempos aquellos, parecen los de ahora, solo que más modernos: edificios o un palacio en lugar de castillos;  vehículos en lugar de caballos o carrozas; voceros en lugar de pregoneros; bots en lugar de guerreros; computadoras en lugar de pergaminos; consultas populares en lugar de proclamas públicas; con msm, whatsapp, telegram en lugar de palomas mensajeras, con siervos de la nación y guardia nacional del señor feudal moderno en lugar de medios masivos de comunicación para trasmitir los programas de gobierno, entrega de dinero público sin transparencia a sectores diversos y hasta aplicación de vacunas contra el Covid-19.

¿Todo ello por qué? Porque el servidor público considera que los dineros que están en las arcas del fisco federal, en las de las entidades federativas o municipios, están ahí para que lo usen a discreción, y no, no es así, los gobiernos no son dueños de nada, los recursos públicos, son eso, públicos, para todos, sin excepción, para aplicarlos en forma equitativa y que la redistribución de la riqueza sea conforme a programas de infraestructura, de obra hidráulica, de servicios públicos de seguridad, de salud, de educación, de cultura, o de toda actividad que tenga como objetivo el bienestar de la población, no para regalarlos en aparentes programas sociales en efectivo, eso no sucedía ni sucedió en ningún país, aún en los extremos socialistas o comunistas… Servicios con los que la población en general se vea beneficiada con los impuestos que se pagan de una manera proporcional y equitativa de acuerdo con la riqueza de cada uno de los entes privados. Eso es, como en aquellos tiempos feudales, en los que el señor feudal mandaba a sus huestes (ahora siervos de la nación), a cobrar los tributos en un canasto de mimbre o de palma que se llamaba fisco, arriba de una carreta, y ahí reunían los tributos de cada uno de los súbditos que ocupaban determinada comarca.

Actualmente es lo mismo, solo que ahora se usa el internet para cumplir y pagar en su caso las contribuciones a que estamos afectos cada uno de quienes conformamos nuestra sociedad, y llegan a lo que paradójicamente le llaman fisco federal, con la connotación feudal y la evolución de unidad de una Federación como sistema de gobierno…

Es entonces que el servidor público, sea cual fuere su cargo, considera que el dinero con el que se le paga su sueldo, salario o remuneración es del Gobierno, y no, no es así, solo lo administra y lo deberá utilizar para proporcionar los servicios públicos para lo cual fue creado.

Precisamente este es el punto que llama la atención, que el Estado no le indica a quién contrata para cualesquiera cargos, hasta el del presidente, que el recurso con el que se cubre su remuneración, sueldo o salario proviene de las contribuciones que aportan los contribuyentes que oportunamente pagan sus impuestos.

Dos ejemplos, primero, recorriendo las veredas de la comarca, encontramos a un servidor público que cumple funciones de proporcionar seguridad pública a la población, esto es, a un oficial del orden, policía, y le preguntamos que quién paga su sueldo y plenamente convencido nos dice que el gobierno… le decimos que ese recurso proviene de los impuestos que pagan los privados de conformidad con la ley y contesta que no es cierto.  Segundo, en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, sí, el de siempre, no el que cancelaron, ni el aeródromo que intentan construir, encontramos un ejemplar de la Guardia Nacional, y entre otros comentarios profundos, como buenas tardes, como esta, qué calor hace, pocos pasajeros verdad, una conversación profunda casi científica, y le preguntamos que quién le pagaba su sueldo? y dijo que la SEDENA, bueno, por lo menos más información, y le decimos que ese recurso proviene de los impuestos que pagan los privados de conformidad con la ley. ¿Y qué creen que contestó? que no es cierto, igual que el agente policiaco.

¿Que no habrá alguien en el gobierno (Federal, Estatal o Municipal) que les diga que todo lo que gasta el Gobierno, incluyendo sus sueldos, proviene de las contribuciones que pagan las personas físicas, los negocios, empresas o fabricas entre otros, que realizan actividades gravadas por la ley tributaria, o de plano, ¿sus superiores o la superioridad tampoco lo sabe?

Hay servidores públicos que ignoran que el presupuesto no se puede disponer a diestra y siniestra, y se ponen a regalarlo como si fuera para eso y hasta en efectivo, en lugar de crear polos de desarrollo para que la población salga del subdesarrollo y se integre a proyectos productivos y sustentables o en obras que beneficien a toda la población, de norte a sur, de este a oeste y de frontera a frontera, no a un solo sector o lugar determinado.

Tal pareciera que lo que se desea con esos programas, es que los pobres sigan siendo pobres y no tengan jamás opciones de crecer y desarrollarse como seres humanos, no como simplemente humanos y tener acceso a la educación, a las plantillas laborales productivas, a infraestructuras de ciudad aunque vivan en la montaña, en la selva o en las laderas de grandes polos de desarrollo, eso es la criminal dualidad que los gobiernos han estatizado o “democratizado” cada seis años, no siendo la excepción el actual gobierno de Andrés Manuel López Obrador… ¿o Usted que haría con más de 6 Billones de pesos de Presupuesto Anual…? ¿crear polos de desarrollo productivos? sería una buena opción viable, ¿o no?  

a2m8m@yahoo.com.mx                                                                           freedomm

Acerca de misionpo 16037 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.