Las Improductivas Empresas del Estado

Punto de Vista

Por Jesús Michel Narváez

Durante la pasada administración del Gobierno federal y producto de la Reforma Energética, hoy virtualmente sepultada, se crearon las “Empresas Productivas del Estado”, que a la postre han resultado “las improductivas” de mayor notoriedad. Se trata de Pemex y la CFE.

Tratando de entender el concepto hurgue en el mundo empresarial para saber en qué se diferencias las empresas con fines de lucro y las que no lo buscan.

Halle estas definiciones:

A.- Habitualmente se entiende por empresas a las organizaciones con fines de lucro, es decir aquellas que tienen como objetivo principal el de expandir y multiplicar un capital integrado por los socios, con la premisa básica de que los beneficios superen a los costos cosa de obtener una ganancia neta. Por ejemplo: Nestlé, Kraft, Telefónica.

B.- Existen las organizaciones sin fines de lucro, en donde el propósito de la actividad no es el de la multiplicación del capital sino el de la realización de algún tipo de finalidad social, en sentido de la cooperación entre personas y de las mejoras en la calidad de vida general.

Por analogía, Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad encajarían en el apartado A, debido a que producen y transforman petróleo crudo en gasolina y gas, además de aprovechar los llamados desperdicios como el combustóleo y, por supuesto, en la generación de energía eléctrica para satisfacer, en ambos casos, los requerimientos de la población.

Pemex y CFE son empresas con fines de lucro. Hay que observar los precios que cobran por sus servicios y, aunque en muchos de los casos el Gobierno las subsidia, al final de la cadena obtienen enormes cantidades de ingresos. Multimillonarias sumas ingresan a sus arcas mensual y bimestralmente. Adicionalmente, en el caso del petróleo, se adquieren seguros para compensar las fluctuaciones del mercado.

Por consiguiente, resulta poco explicable si no es que realmente inexplicable, que como “empresas productivas” del Estado pierdan miles de millones de pesos anualmente.

Los datos así lo revelan: Pemex perdió en 2020 la alarmante cifra de 480.966 millones de pesos (22.995 millones de dólares), un 38% más que en 2019, de acuerdo con los datos proporcionados por el director de la empresa Octavio Romero Oropeza, ingeniero agrónomo y dos veces presidente municipal de Jalpa, Tabasco.

La CFE registró un declive en sus ingresos y reportó una pérdida de 78,920 atribuible, según su director Manuel Bartlett Díaz, a la “fluctuación cambiaria”.

Entre las dos “empresas productivas del Estado”, las finanzas públicas se vieron afectadas con 559 mil 946 millones de pesos.

No se entiende. El crudo mantuvo un precio estable excepto cuando nadie quería petróleo, pero el seguro garantizó y pagó a 47 dólares el barril, por lo cual no debió desfondarse, además de que se le redujo el régimen fiscal.

La CFE incrementó sus tarifas y las duplicó y en algunos casos las quintuplicó en el último bimestre de 2020.

¿Cómo explicar que la producción se cumplió y en lo económico se perdió?

Solamente Pitágoras podría explicarlo a través de su teorema que establece que, en todo triángulo rectángulo, la longitud de la hipotenusa es igual a la raíz cuadrada de la suma del área de los cuadrados de las respectivas longitudes de los catetos.

¿Quedó claro?

E-mail: jesusmichel11@hotmail.com, Twitter: @jesusmichelMx, Facebook: Jesus Michel y en Misión, Periodismo sin Regaños martes y jueves de 16 a 17 horas por ABC-Radio en el 760 de AM.

Acerca de misionpo 15308 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.