La Corrección Nuestra de Cada Día

La Tiendita de los Horrores

Por Gerardo Gil

Y no nos dejes caer en tentación de señalar el humor, líbranos de la formalidad por los siglos de los siglos y ¡acción! Tiempos modernos en que la sociedad líquida – aquella teoría de Bauman que permea usos y costumbres – se ve reflejada en la satisfacción virtual de las buenas conciencias. Haz un chiste y se presentará un ofendido. Creemos saber lo que no queremos, pero no sabemos a dónde dirigirnos.

En otras palabras, ya alcanzamos nuestros quince minutos de fama, y la nueva celebridad es la victimización. Todo lo anterior viene a cuento ya que la mala nueva de la corrección política, se presenta como el colmo: Disney + pondrá advertencias en varias de sus películas, ya que aducen; ellos y la sociedad de los espectadores muertos que incitan o promueven el racismo: Dumbo (EU,1941), Peter Pan (EU,1951), La Dama y el Vagabundo (1955), entre otras, estarán con acceso restringido para el público infantil. ¡Vaya asunto! Los niños pueden vivir en un entorno de división política pero las grandes empresas de medios niegan su capacidad de discernir un contexto.

Mal endémico generacional, la de los millennial, ven oportunidad reivindicativa en todo. Está en juego, en un futuro no muy lejano, la libertad creativa. Para esta generación de buenas conciencias no hay punto medio: se va lo que no me gusta o lo que me sirve para reafirmarme como liberal de redes. Excesos siempre ha habido, pero casi siempre eran señalados. Para los progres o estás con su causa o eres un conservador de marras. La persecución del macartismo vuelto comedia, antes Dalton Trumbo hoy Dumbo.

Ya le tocó a la Negrita de los Hot Cakes a Aunt Jemima (sí usted es un alma limpia, perdóneme, discúlpeme exonéreme por lo de Negrita, pero así se llama el personaje logo), se fueron contra Lo que el Viento se Llevó (Fleming, EU, 1939) a la que HBO tuvo que poner advertencia de contenido racista. ¡Qué bueno que no se les ha ocurrido poner en su plataforma la versión fílmica de Lolita (Lyne,  EU, 1997) basada claro en la novela de Vladimir Nabokov, porque se arma la de Dios es Cristo como decía mi abuela o para estar a tono ¡San Juan Bautista de la Salle ruega por nosotros!

La censura, signo de los tiempos, se presenta con cara de defensa de minorías. Puro conservadurismo disfrazado. Por ahí ya empiezan a surgir voces en México, que se quieren ir en contra de la comedia ranchera y sus arquetipos, en lugar de estudiar los motivos del porqué de su éxito en la llamada Época de oro.

La civilización del espectáculo en pleno. Y van como 20 a cero en la historia de los medios en lo que lo conservador va ganando. La contra cultura ha muerto y con esta generación hubiera sido imposible su existencia.

 

Acerca de misionpo 24578 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.