Inestabilidad en el Mundo por un solo Enemigo

Por Nidia Marín

Es casi como una Guerra no declarada entre las naciones. Es un solo enemigo contra el que se lucha en el orbe en todas las trincheras. Y sigue ganando terreno, porque cada día se multiplica por millones y las armas que existían ya son obsoletas.

El mundo se convulsiona tras casi un año de pandemia y en las naciones se presentan rebeliones de ciudadanos ante el largo confinamiento, los toques de queda, así como estados de excepción; mientras se presentan constantes renuncias de funcionarios de salud (en México no), inclusive las de mandatarios, pérdidas electorales de presidentes, disculpas de primeros ministros, golpes de Estado del Ejercito, como el ocurrido en Birmania y la muerte hasta ayer de 2 millones 230 personas de 192 países contagiados.

La historia de esta pandemia ha sido pavorosa para todos los ciudadanos del orbe. Abarca los cinco continentes: Asia, Europa, África, América y Oceanía, además de la Antártida. Tan sólo en América se contabilizan ya más del millón de defunciones, con Estados Unidos en el primer sitio, con casi medio millón de muertos; seguido de Brasil con casi 250,000 y de México, con casi 160,000. Y sí, Latinoamérica tiene a más de la mitad de los contagiados.

Europa, a su vez, contabiliza más de 32 millones de contagios, mientras que Asia suma casi 21 millones y está a la cabeza con la India que ya tiene 10.7 millones. Por su parte África, el continente a donde llegó más tardíamente el coronavirus, ya suma más de 3.5 millones de infecciones, con Sudáfrica en el primer lugar al sumar un millón 400 mil casos y más de 45,000 muertos. Y en Oceanía, es Australia el país que mayores problemas presenta, nada comparable con otras naciones.

En el mundo, pues, no ha habido respiro para nadie, debido a las oleadas y nuevas cepas del virus que se presentan en los países, superan a las anteriores y causan mayor número de fallecimientos.

A un año dos meses de que aparecieron los primeros casos de contagio entre trabajadores de un mercado mayorista de mariscos, (en noviembre de 2019) en Wuhan la capital de Hubei, en China, lo que meses después se denominaría SARS-CoV-2, ya abarcó prácticamente todos los países del orbe. Hoy, una comisión de investigadores de la Organización Mundial de la Salud está en China. Saber el fondo del coronavirus es la clave.

Para el primer mes de 2020, enero, el coronavirus ya tenía postradas a 26 naciones y para febrero otras 38 ingresaron a la lista, entre las cuales estuvo México, aunque la mayor parte de los contagios ocurrió en el mes de marzo, hasta llegar a los 192 países infectados.

Cuando estamos a punto de cumplir el año de martirio en la República Mexicana, el saldo es terrible: 155,000 muertos aproximadamente, tras registrar el 19 de enero un récord de contagios en 24 horas, con 1,584 fallecimientos y, posteriormente, el día 24 anunciar el presidente de México Andrés Manuel López Obrador que presuntamente se contagió del Covid-19.

Así, el 28 de este mes (febrero) se cumplirá un año de que se detectó el primer caso de un enfermo de Covid-19 en México, en una persona que regresaba de Italia.

Hoy, en febrero de 2021 el virus no cede, la rebeldía de los jóvenes ante el uso de cubrebocas obligatorio en algunas naciones se agudiza (en México con festejos multitudinarios que causan numerosos infectados), el confinamiento continúa como clave contra la diseminación, hay cierre de fronteras terrestres y aéreas, colapsos de muchos sistemas sanitarios (como el nuestro), de la mayor recesión en la historia de la humanidad, crisis en los sistemas educativos y lo más grave, la escasez de medicamentos y vacunas, lo que en la República Mexicana causa indignación y alarma entre la población. Y no se observa ninguna esperanza en el horizonte.

Acerca de misionpo 17805 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.