“Noticias del Gran Mundo”

Del Cine y las Leyes

Tiempos Convulsos

Por Horacio Armando Hernández Orozco

“Noticias del Gran Mundo” (“News of the World”), película del género de western, coescrita y dirigida por Paul Greengrass, basada en la novela homónima de Paulette Jiles; protagonizada por Tom Hanks (Captain Jefferson Kyle Kidd), Helena Zengel (Johanna Leonberger/Cicada), Michael Covino (Mark Edgefield) y Chukwudi Iwuji (Charles Edgefield); fue estrenada en cines de los Estados Unidos el 25 de diciembre de 2020 y por la plataforma de Netflix a partir de febrero de 2021.

El capitán Jefferson Kyle Kidd, un veterano de la Guerra Civil, debe devolver a una niña, que fue robada por los nativos americanos cuando era pequeña, a su última familia restante. Esa travesía estará llena de aventuras, que harán que ambos personajes se identifiquen.

Más allá de la historia de los dos protagonistas, este western, ambientado tras la Guerra de Secesión, narra de manera breve y eficaz los acontecimientos que ocurrieron después de la finalización de este conflicto bélico, como lo fue la animadversión de los habitantes del Sur frente a los ganadores del Norte.

LA GUERRA HA TERMINADO ¿Y AHORA?

Cinco años después del fin de la Guerra Civil estadounidense, el capitán Jefferson Kyle Kidd, veterano de tres guerras, viaja de pueblo en pueblo narrando noticias, hablando de presidentes y reinas, de luchas gloriosas, devastadoras catástrofes y apasionantes aventuras que tienen lugar en cualquier rincón del mundo.

Esta escena inicial da la pauta para entender que en el siglo XIX existía un gran analfabetismo, no sólo en Estados Unidos, sino en todo el mundo; además, marca la importancia de la prensa escrita, pues a través de ella se difunden las noticias o sucesos de cierta relevancia.

En la antigüedad, los viajeros, comerciantes y peregrinos actuaban como medios para la propagación de novedades a través de las distancias; a veces estas noticias eran amplificadas, y distorsionadas, por los cronistas, pero con la aparición de la imprenta, la prensa escrita se convirtió en el primer medio de comunicación de masas y los vehículos originales del periodismo.

El propio capitán Kidd señala que esta actividad no es muy lucrativa, pero le da para poder subsistir, además, está relacionada con la profesión de periodista que tenía antes de combatir en la guerra.

TEXAS NO

Un día, en las llanuras de Texas, el capitán ve una carreta casi destrozada y un hombre de color colgado de un árbol con un letrero que dice: “Texas No”; ahí mismo conoce a Johanna, una niña de diez años secuestrada tiempo atrás por la tribu Kiowa, y que durante seis años fue educada como uno de ellos.

La frase “Texas No” se refería a que en Texas no se reconocía la abolición de la esclavitud, a los unionistas y a la autoridad federal, mucho menos al general Ulysses S. Grant como presidente de los Estados Unidos, por lo que cinco años después de haber perdido la guerra como estado confederado, seguían las insurrecciones y el desconocimiento de la ley; tan es así que un ex combatiente confederado señala que el problema de Texas son los negros, los mexicanos y los indios, y que luchará hasta que sólo queden hombres blancos en el territorio.

El capitán Kidd encuentra un edicto en que se ordenaba al hombre de color que llevara a Johanna a vivir con sus parientes lejanos, pero ante la muerte de este emisario, el capitán Kidd acepta entregar a la niña a sus tutores legales, aun en contra de la voluntad de la menor.

DOBLEMENTE HUÉRFANA

Una amiga del capitán Kidd que habla la lengua kiowa platica con la menor, quien le dice que ella se llama Cicada (cigarra), y que quiere estar con los nativos de esa tribu.

La niña a la edad de cuatro años quedó huérfana de sus padres biológicos cuando fueron atacados por lo indios kiowa, quienes la criaron durante seis años, pero ahora queda huérfana por segunda vez, pues esta tribu ha sido expulsada de Texas.

Aunque no es el tema principal de la trama, la expulsión de los indoamericanos Kiowas forma parte de las guerras indias de Texas, que tuvieron transcurso en el siglo XIX, y que culminaron alrededor de 1875 con la expulsión de los amerindios de las grandes llanuras meridionales, reubicándolos en Oklahoma.

Lo cierto es que Cicada o Johana debía adaptarse por segunda ocasión a otra cultura, pues de sentirse nativa de las llanuras debía ahora ser ciudadana estadounidense.

LA RECOMPOSICIÓN

En el viaje, el capitán Kidd y Johana recorrerán cientos de kilómetros a través de una inhóspita naturaleza, y se enfrentan a enormes dificultades, humanas y naturales, hasta encontrar un lugar al que puedan llamar “hogar”.

Sin lugar a dudas, la mayor dificultad que enfrentan estos viajeros será la animadversión de los sureños frente a los unionistas y abolicionistas.

El capitán Kidd luchó como confederado y perdió la guerra, ahora debe portar un documento compromiso en que reconoce a los vencedores, y que ha depuesto las armas, de hecho, sólo usa un rifle de perdigones.

Esta historia transcurre ante lo amenazante, la vileza y degradación moral inherentes al periodo de Reconstrucción en Estados Unidos; transcurre en el estado de Texas, con la presencia intimidante de los soldados de la unión en un territorio que ha perdido la guerra, pero que se resiste a dejar sus rancias costumbres de esclavistas y supremacía racial; transcurre en un clima de desarraigo, en que Johana se siente parte de nadie, sentimiento que también golpea al capitán Kidd, quien también perdió una esposa; todos en esta guerra perdieron algo o alguien, la orfandad es para todos.

Un mismo pueblo dividido por una guerra, donde la reconstrucción duró doce años, con tres enmiendas constitucionales, conocidas como “Enmiendas de la Guerra Civil” de la Constitución: la Decimotercera Enmienda (diciembre de 1865), mediante la cual se prohibía la esclavitud; la Decimocuarta Enmienda (julio de 1868), que extendía las protecciones legales federales a todos los ciudadanos independientemente de su raza y la Decimoquinta Enmienda (febrero de 1870), que abolió las restricciones raciales para votar.

En toda guerra siempre habrá perdedores, aunque algunos se proclamen vencedores, más cuando se trate de un conflicto interno, pues la descomposición social estará presente; lo mismo sucede con los distanciamientos sociales provocados por los gobiernos; es evidente que en nuestro país hay una descomposición social, un distanciamiento y una polarización, pero ¿cuánto tiempo tardará en llegar la recomposición social?

La mejor respuesta la tendrá como siempre nuestro amable lector…

Acerca de misionpo 13593 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.