Destruyendo los Vestigios de una de las Grandes Culturas de la Humanidad: La Maya

A la Vuelta de la Esquina

Por Iván Ruiz Flores

Los trabajos del Tren Maya que se realizan en la zona del Mayab, entre las cuales está la selva de Campeche han topado con más de 8,000 monumentos y vestigios de la cultura Maya, pero de la misma manera que sucedió con el cementerio de mamuts encontrado en la zona de construcción de Santa Lucía, Estado de México donde se construye el aeropuerto Felipe Ángeles, las obras no se han detenido, no obstante que en ambos casos, pero sobre todo en el sureste, se está violando la Ley Federal Sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos.

Sí, es otra norma que impunemente se violenta para acceder a las decisiones del presidente de la República, no obstante los maravillosos hallazgos encontrados, a pesar de que el artículo 27 precisa: “Son propiedad de la Nación, inalienables e imprescriptibles, los monumentos arqueológicos muebles e inmuebles”. Y el 28 señala: “Son monumentos arqueológicos los bienes muebles e inmuebles, producto de culturas anteriores al establecimiento de la hispánica en el territorio nacional, así como los restos humanos, de la flora y de la fauna, relacionados con esas culturas”.

Así que más allá de la depredación de la selva, también en materia de monumentos arqueológicos se pasan la ley por el arco del triunfo.

Un ejemplo más de ese abuso es el artículo 28 Bis, que dice:

“Para los efectos de esta Ley y de su Reglamento, las disposiciones sobre monumentos y zonas arqueológicos serán aplicables a los vestigios o restos fósiles de seres orgánicos que habitaron el territorio nacional en épocas pretéritas y cuya investigación, conservación, restauración, recuperación o utilización revistan interés paleontológico, circunstancia que deberá consignarse en la respectiva declaratoria que expedirá el Presidente de la República”.

Y por supuesto el actual mandatario no ha hecho tal declaratoria, así como tampoco hace caso el Instituto Nacional de Antropología e Historia del artículo 32 que señala:

“El Instituto Nacional de Antropología e Historia suspenderá los trabajos que se ejecuten en monumentos arqueológicos sin autorización, que violen la concedida o en los que haya substracción de materiales arqueológicos. En su caso, procederá a la ocupación del lugar, a la revocación de la autorización y a la aplicación de las sanciones correspondientes”.

Hoy se desconoce que sucederá con dichos vestigios. Tampoco se sabe si están siendo cuidados adecuadamente para impedir la rapiña y la destrucción, aunque se supone que en la zona están vigilantes varios antropólogos.

Y claro, en México, esa obra del actual gobierno es una de las más rechazadas no sólo por los habitantes de las zonas por las que correrá el ferrocarril, sino por los ambientalistas mexicanos y de diversas partes del mundo que saben los estropicios que causará al medio ambiente del orbe la destrucción selvática.

Precisamente por eso existen normas internacionales como son los convenios mundiales como la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), el Convenio sobre la diversidad biológica (CDB) y la Convención de las Naciones Unidas de lucha contra la desertificación en los países afectados por sequía grave o desertificación.

Por ejemplo, la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) se aprobó a consecuencia de la preocupación mundial por el calentamiento del planeta, ha dicho la FAO. El objetivo último de la Convención es limitar las perturbaciones producidas por el hombre en el sistema climático mundial, tratando de alcanzar un nivel estable de gases de invernadero en la atmósfera.

En 1997, la conferencia de las partes aprobó un compromiso adicional jurídicamente vinculante, el Protocolo de Kyoto, que determina los objetivos y los métodos de la reducción de emisiones. Este protocolo ha sido firmado por 84 Estados, y al 25 de junio de 2001 ha sido ratificado por 35.

Por otra parte, el gobierno no tiene derecho alguno a ocultar esas joyas y mucho menos a destruir el pasado de una de las más grandes culturas que ha tenido la humanidad.

¿Hasta cuándo habrá respeto señor presidente?

Acerca de misionpo 15350 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.