Da Miedo el Actuar de la COFEPRIS

Punto de Vista

Por Jesús Michel Narváez

Una llamada telefónica y el compromiso de que llegarán a México 24 millones de vacunas Sputnik V, bastó para que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) con el recién nombrado nuevo director, el pediatra Gabriel Alfredo Cortés Alcalá, autorizara la validez del antígeno.

Una llamada que conectó al presidente López –infectado de Covid-19- con el dirigente de la Federación Rusa, Vladimir Putin y el anuncio del mexicano que pactaron la entrega, fue suficiente para que el empleado de Hugo López-Gatell firmara la autorización.

Hay que señalar que la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA por sus siglas en inglés) no ha dado luz verde para la vacuna rusa y eso no es por la lucha “ideológica” entre capitalinas y comunistas. No, simplemente no ha completado la tercera fase y se ignora hasta dónde es eficiente para combatir el letal virus.

Vale la pena hacer saber que ni el presidente Putin se ha vacunado. Y si bien es cierto se ha informado que “miles de rusos ya la recibieron”, no se conocen bien a bien los resultados.

Hasta antes de que el presidente López premiara a su empleado con la responsabilidad de controlar 13 órganos desconcentrados de la Secretaría de Salud, la Cofepris funcionó si no al ciento por ciento sí con eficacia.

A su llegada como nuevo zar de la aprobación de fármacos, alimentos y bebidas, el vocero sanitario del Gobierno federal declaró: “Hay muchas indicaciones a lo largo de varios años de que la calidad de la regulación sanitaria en México es limitada”. (Hay que leer, deficiente).

Ahora, hay que insistir, con una llamada que concretó la venta-compra de Rusia a México de millones de vacunas, el organismo aceleró el paso para conceder la autorización como “fármaco de emergencia”.

Hace tres semanas, López-Gatell, después de unas “merecidas vacaciones” en Zipolite –la playa nudista ubicada en Oaxaca-, viajó a Argentina. Órdenes precisas del presidente López: va a revisar el funcionamiento de la Vacuna Sputnik. Para esas fechas el gobierno de Alberto Fernández había iniciado la vacunación con el fármaco ruso. El epidemiólogo mexicano “trajo buenas noticias” y dio a conocer que se iniciarían negociaciones con Rusia.

Las prisas nunca han sido buenas consejeras. Si la adquisición de la vacuna obedece a que es la más barata o al desplazamiento del empresario Alejandro Cossío quien dijo haber comprado 2 millones del antígeno y que solo esperaba la aprobación de la Cofepris, mala decisión. En ambos casos.

Sería saludable que se informara la razón por la cual la FDA no la aprueba aún y si la decisión del pediatra Cortés Alcalá es incorrecta. Porque su actuar genera miedo. Y de aquellos que nadie desea sentir.

No es mucho pedir cuando está en juego la vida de 12 millones de personas que serán inmunizadas.

Aunque en la 4t, que se arroga el derecho de exclusividad para informar que el partido y su presidente son los que actúan para la vacunación, todo puede suceder.

Hasta que el presidente se infecte.

E-mail: jesusmichel11@hotmail.com, Twitter: @jesusmichelMx, Facebook: Jesus Michel y en Misión, Periodismo sin Regaños martes y jueves de 16 a 17 horas por ABC-Radio en el 760 de AM.

Acerca de misionpo 12568 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.