Ganso sin Balatas

Yo Campesino

*Amagos y Ofensas a la DEA, no van a Quedar Impunes; Saben Mucho del Tlatoani, Gertz y Otros

Por Miguel A. Rocha Valencia

Ojalá que el Mesías tropical tenga la oportunidad de jubilarse, disfrutar el fruto de su esfuerzo por hundir a México en la crisis más espantosa de salud, seguridad, económica y política, pero no lo creo. Primero, ni se irá, el poder lo tiene embriagado; lo torna además de soberbio, insolente y no mide siquiera el tamaño de la repercusión de sus dichos nacional e internacionalmente.

En este espacio comentamos que quienes se fueron, le tienen reservada una serie de sorpresas al caudillo de Macuspana y que, en la medida que los continúe golpeando con su venganza, la cual no llegará a Peña Nieto, será aprovechada para golpear a actores políticos que le puedan estorbar, hacer sombra o intenten disputarle el poder. Es decir, los que hoy no están en el gobierno también tienen parque para defenderse “por las buenas o las malas”.

Porque las acusaciones, encarcelamientos injustificados y hasta condenas mediáticas, tendrán respuesta. Eso ya lo comentamos, pero la contestación a sus acusaciones, reales o no, hacia una institución de seguridad de Estados Unidos, podrían cobrar facturas muy altas e incluso poner en riesgo el plan del tlatoani de un improbable retiro tranquilo.

El mismo fiscal Alejandro Gertz Manero, quien no sólo aplicó la exoneración “fast track”, fundada o no, al general Salvador Cienfuegos, no sabemos si por senil o seguir la huella del caudillo de Macuspana, se envalentonó y contra la prudencia que un fiscal debe observar, también se lanzó duro contra la DEA y hasta la amenazó con llevarla a cortes internacionales. Igual que aquél, se quedó sin balatas.

Con esto y otras “cositas”, el gobiernito del Ganso tabasqueño se compró, sin necesidad, un rival internacional al cual se sumarán sin duda motivos políticos para incrementar sus acciones de inteligencia en México, especialmente ahora que, en su primera acción, el nuevo presidente de Estados Unidos, ordenó confirmar a su país dentro de la OMS y al Acuerdo de Paris para liderar la lucha contra el cambio climático.

Este último tendrá mucho que ver con la decisión del tabasqueño por insistir en el uso de energías fósiles y contaminantes en vez de favorecer las energías limpias, incluso agrediendo contratos firmados y rechazando inversiones multimillonarias en la materia.

Tal vez por eso la calificadora Fitch confirmó ayer mismo que Pemex es uno de los principales riesgos de México para perder grado de inversión, no sólo por lo que implica como industria “sucia” sino por el barril sin fondo en que se ha convertido, incluyendo deuda pública.

A pesar de ello, seguramente el huésped de Palacio Nacional no va a recular, lo cual dañará sin duda la relación con Estados Unidos, porque en medio no sólo hay intereses ambientales sino financieros muy fuertes que, si bien el anterior mandatario no defendió a fondo, el actual seguramente sí porque como se dijo, está en su agenda.

En resumen: qué necesidad de pelearse abiertamente con el gobierno de un país del cual depende la mayor parte de nuestro comercio, la recuperación económica y que le representa trabajo para millones de mexicanos, que nos mandaron 40 mil millones de dólares en el 2020.

Aquí no se juega la “jubilación” de un par de ancianos que tienen para vivir con extremada holgura lo que les reste por vivir: López y Gertz, sino la economía y la vida de millones de mexicanos, quienes más allá de las limosnas del Ganso, ven caer sus ingresos no necesariamente por la pandemia.

En los dos primeros años de la actual administración la desigualdad en ingresos se disparó ocho por ciento mientras que, en el periodo neoliberal, al menos de Salinas de Gortari a Enrique Peña, ese índice se colocó en menos cuatro por ciento. La diferencia son 12 puntos, lo cual se deriva del nulo crecimiento de la economía y la caída del nueve por ciento en 2020 a causa de la pandemia.

El problema según los especialistas es que la tendencia no va a cambiar si no se modifican las actuales políticas de confrontación que estimula el Oráculo de Palacio desde sus mañaneras. Por el contrario, el daño puede ser más profundo, estructural si se sigue riñendo con el capital privado nacional y extranjero al que se acusa, para no variar” de corrupto y explotador.

López no va a escuchar, no impulsará a sus empresarios como Joe Biden con 1.9 billones de dólares, tampoco aceptará que, por su insistencia en Pemex y cancelación de inversiones como el Aeropuerto de Texcoco, la Cervecera de Mexicali o las plantas de energía en Tamaulipas, daña a los mexicanos y a él lo colocan como un caudillo mesiánico y bananero.

Acerca de misionpo 13606 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.