Ardua Tarea en Estados Unidos Borrar las Imposiciones de Trump

Tema Principal

*Concluyen Cuatro Años de Antimexicanismo Desde el  Gobierno

*¿Habrá Tacto y Mano Extendida del Vecino del Norte  Hacia Nuestro País?

*Adiós al Muro de la Ignominia que Inició en 2018 en Calexico

*Biden: se Vacunará Masivamente en las Grandes Ciudades

*López: Primero Adultos Mayores de Sitios Remotos Después Zonas Urbanas

*EU: Unir Fuerzas, Dejar de Gritar y Bajar la Temperatura

*México: el Derecho a Disentir Continúa sin Aparecer Hasta Ahora

Por Jesús Michel Narváez

Giro de 180 grados.

El Muro, la política migrante, la relación global, la permanencia de los dreamers, la defensa de la democracia, la búsqueda de la unidad, el regreso al Acuerdo de París y la OMS; manejo adecuado de la pandemia, igualdad racial, abrir la puerta a los musulmanes y recuperar empleos con apoyos fiscales, formaron parte de las primeras 24 horas del presidente Joe Biden.

Todas y cada una de las medidas adoptadas mediante órdenes ejecutivas –la herramienta favorita del antecesor- borran las imposiciones de Donald Trump a lo largo de 4 oscuros y fríos años de gobierno.

Felicitado por el 99 por ciento de los presidentes de América Latina –incluidos Nicolás Maduro y Daniel Ortega- y por más de 50 líderes de otros tantos países del mundo –faltan aún China, Brasil, La Federación Rusa y Corea del Norte-, el cuadragésimo sexto presidente de la Unión Americana recibió el mensaje del presidente López la tarde del viernes a través de una llamada telefónica, según informó la Cancillería. Porque se resistió el mexicano a admitir que perdió la apuesta.  Y todavía 20 horas después de la toma de posesión de Biden, simplemente acotó en su conferencia mañanera del jueves pasado: “No hay ninguna amenaza en contra de México. Para dejarlo en claro y quienes desean que haya un enfrentamiento con Joe Biden, pero se quedarán con las ganas”. Horas antes y cuando todo estaba preparado para la asunción del demócrata, desde Palacio Nacional el mandatario lamentó no haberse podido despedir de Donald Trump, a quien públicamente agradeció el trato que le dio a México. Han transcurrido 80 horas al cierre de esta edición- y la felicitación personal de López tardía pero se generó. Debe reconocerse: un triunfo de la embajadora Martha Bárcena que se arroga Marcelo Ebrard.

Después de 61 días de la tormenta política iniciada el mismo 3 de noviembre y que terminó el 5 de enero con el intento de tomar el Capitolio para “revertir” la victoria concedida por 82 millones de ciudadanos, Joe Biden asumió el poder y de inmediato mostró que defenderá la democracia y respetará la Constitución. El compromiso fundamental, el reto a vencer, el enfrentamiento entre azules y rojos -Demócratas y Republicanos- diseminados en los 50 estados de la Unión Americana.

En su discurso después de juramentar, expresó que buscará “poner fin a esta guerra civil que enfrenta al rojo con el azul, a lo rural con lo urbano, a los conservadores con los liberales. Podemos hacerlo si abrimos nuestras almas en vez de endurecer nuestros corazones, si mostramos un poco de tolerancia y humildad, si estamos dispuestos a ponernos en el lugar de otra persona solo por un momento”.

(En México la política de la 4t actúa en contrario. Los conservadores, los neoliberales, son los adversarios; los pobres, los marginados son el pueblo bueno. Los fifís no han entendido que “ya no somos como los de antes”, la humildad no parte de Palacio Nacional. La “guerra civil” sigue y escala contra las oposiciones que buscan tener la mayoría en la Cámara de Diputados para devolver la dignidad al Congreso de la Unión y es acusada de intentar frenar los programas sociales).

Biden no solamente habló para sus gobernados. No. Lo hizo para el mundo y no dejó duda de lo que será su mandato. “El mundo nos está mirando hoy. Este es mi mensaje para aquellos más allá de nuestras fronteras: Estados Unidos ha sido puesto a prueba y ha salido de ello reforzado. Repararemos nuestras alianzas, y nos relacionaremos con el mundo otra vez. No para enfrentarnos a los retos del pasado, sino a los del presente y a los del mañana. Y no solo predicaremos con el ejemplo de nuestro poder, sino con el poder de nuestro ejemplo. Seremos un socio fuerte y fiable para la paz, el progreso y la seguridad”.

(En México no hay nuevos caminos. Son los construidos en el pasado por donde se transita y no para reconocer que hay pavimento sino empedradas vías que engañaron y marginaron. Nada es responsabilidad de la nueva administración. Todo lo hicieron los neoliberales durante 30 años y destrozaron al país. Corrupción e impunidad –que prevalece, aunque se niegue- han sido las pandemias que ha vivido la Nación. Por ello se barre como en las escaleras: de arriba abajo para terminar con los flagelos. Son reclamos y palabras cotidianas).

CONTROL DE LA PANDEMIA, PRIORIDAD

A diferencia del antecesor, que se encontraba más preocupado por su reelección que la salud y la economía de sus gobernados, Biden confirmó que combatir, frenar, vencer a la pandemia sanitaria será una de sus prioridades. Y fijó el uso obligatorio del cubrebocas.

Una de las 17 órdenes ejecutivas firmadas por el nuevo mandatario está dirigida a controlar la Covid-19, que hasta ahora ha cobrado más de 400 mil vidas y el nuevo mandatario estimó en 50 mil más las muertes a finales de febrero. El trabajo estará enfocado a reducir los contagios y la aplicación de las vacunas. El personal sanitario redoblará esfuerzos para responder al llamado presidencial y existe el compromiso de las farmacéuticas de entregar dosis suficientes para la inmunización.

De acuerdo con las informaciones provenientes de la Casa Blanca, se vacunará masivamente en las grandes ciudades y después se cubrirán los espacios rurales. La intención es que el virus no salga de las zonas urbanas en donde mayormente se concentra. El reto es mayúsculo, porque quienes habitan en el centro de la Unión Americana son los seguidores de Trump y es en donde la supremacía blanca tiene mayor influencia.

(En México se hará lo contrario: vacunarán a los adultos mayores que se encuentran en los sitios más remotos del país y después a los que habitan en las zonas urbanas y conurbadas, en donde se ha estacionado el virus y contagiado al mayor número de personas; las zonas son, también, las que registran más fallecimientos).

FRENARÁ EL MURO DE LA IGNOMIA

Poco después de su toma de protesta y de pronunciar un discurso que generó confianza en el mundo y en las finanzas globales –las bolsas subieron-, vino la orden ejecutiva que frenará el muro de la ignominia, la “obra emblemática” de Donald Trump que, inclusive, presumió como el elemento que impidió que la Covid-19 afectara mayormente a los habitantes de Estados Unidos.

Desde su campaña, el demócrata se opuso a la barrera de acero y concreto que cerraba la larga frontera de Estados Unidos con México. Sin embargo, uno de los últimos actos de Trump como presidente fue acudir a la zona fronteriza de Texas con México y desde ahí agradeció al presidente López su cooperación. Dos párrafos hicieron feliz al mexicano:

“Quiero agradecer al gran presidente de México. Es un gran caballero, un amigo mío. El Presidente Obrador es un hombre que realmente sabe lo que pasa. Que ama a su país y también a Estados Unidos.

“Quiero agradecerle por su amistad y por nuestra relación de trabajo”.

(Apenas 17 horas después de que tomara posesión Biden, desde Palacio Nacional se presentó una lámina para mostrar cuál de los últimos 4 presidentes de Estados Unidos construyó más kilómetros de muro. Según el dato, Georg W. Bush tiene el primer lugar con 781 kilómetros, seguido por Donald Trump con 386, mientras Barack Obama autorizó 222 y “George” (sic) Clinton colocó 100. Quizá por la longitud trumpiana llegó el agradecimiento desde Texas al presidente López).

CAMBIO CLIMÁTICO, EL FUTURO MUNDIAL

Firmado el 22 de abril de 2016 y ratificado por 195 países del mundo, el Acuerdo de París, que sustituyó al de Kioto, fue abandonado por Estados Unidos el primero de junio de 2017, para dar cumplimiento a sus promesas de campaña en pro de los intereses económicos de la nación, mientras los demás países confirmaron su compromiso y comunicaron que no se iban a retirar del acuerdo. El 20 de enero de 2021, una de las órdenes ejecutivas del presidente Biden reincorpora a la Unión Americana al Acuerdo de París.

Trump dio preferencia al consumo de carbón –una industria en decadencia a nivel global- y a partir de 2018 México siguió el ejemplo al utilizar el coque para la operación de las termoeléctricas de la Comisión Federal de Electricidad.

No obstante estar ratificado el Acuerdo de París, el gobierno del presidente López autorizó la utilización del tizón y la compra inicial de 300 toneladas al empresario y senador por Morena por Coahuila Armando Guadiana Tijerina, lo que se convirtió en una violación al pacto signado en la Ciudad Luz.

Y no solo en ese rubro de violentaron las restricciones. También se destruyeron entre 200 y 300 hectáreas de manglares para la construcción de la refinería Dos Bocas, en Paraíso Tabasco, y otras tantas de selva para las vías y estaciones del Tren Maya.

(Con el regreso de Estados Unidos al Acuerdo de París, México se verá obligado a revisar, y en su caso suspender, la utilización de carbón y detener el ecocidio cometido en Paraíso y la Selva desde Quintana Roo hasta Palenque. Ignorar que el cambio climático está más allá de colores partidistas y proyectos de gobierno, podría resultar perjudicial en la relación México- Estados Unidos).

NECESIDAD DE AFINAR, PUNTOS DIVERGENTES

Con el cambio de gobierno en Estados Unidos y cuya postura hizo girar 180 grados la política del expresidente Trump, México se verá obligado a revisar los puntos divergentes entre la administración de Biden y la de López.

El mandatario estadounidense plantea defender la Constitución; el de México, cambiarla si no permite el desarrollo de sus proyectos; allende la frontera se tiene un plan para contener la pandemia; aquí no existe estrategia alguna que frene contagios y muertes; cruzando el Río Bravo se plantea: con unidad podemos hacer grandes cosas, cosas importantes; de este lado del caudal, se divide, se encona, se descalifica.

Biden entiende la democracia y lo demuestra: Podemos unir fuerzas, dejar de gritar y bajar la temperatura. Porque sin unidad no hay paz, solo amargura y furia; no hay progreso, solo ira agotadora. No hay nación, solo una situación de caos. Si seguís sin estar de acuerdo, que así sea. Eso es la democracia. Eso es Estados Unidos. El derecho a disentir pacíficamente dentro de las barreras protectoras de nuestra democracia es quizá la mayor fortaleza de nuestra nación. Pero escuchadme con claridad: el desacuerdo no debe conducir a la desunión. Y os prometo esto: seré presidente de todos los estadounidenses. Lucharé con la misma fuerza por los que no me apoyaron como por los que sí lo hicieron.

Aquí la democracia cambió por la autocracia. El derecho a disentir desapareció y se busca imponer: estás con la 4t o en contra. La lucha del gobierno mexicano es contra los fifís, contra los que no votaron por Andrés Manuel López en 2018, contra los neoliberales que gobernaron por 30 años. La crítica irrita al presidente y la respuesta es llamarlos adversarios –enemigos- del cambio.

El Gobierno ataca los órganos autónomos que protegen la democracia y buscan cómo fortalecerla. En el vecino del norte, a los responsables de la elección, se les respeta porque atienden la voluntad del pueblo. Aquí se quieren desaparecer.

La nueva administración estadounidense es global. Regresa a los organismos internacionales y respeta los acuerdos comerciales y exige lo mismo de las partes. El T-MEC es un tema que en México se mira con desdén, pero en Estados Unidos y Canadá se toma como el “mayor acuerdo comercial” y defiende sus valores. Un tema que quitará el sueño a quienes pretenden desparecer instituciones autónomas constitucionales que se encuentran en el texto firmado el 30 de noviembre de 2018 en Argentina y cuya puesta en vigor, el primero de abril de 2020 y que avaló el presidente López al acudir a Washington y estar presente en la Casa Blanca.

Con el nuevo gobierno, al que felicitó tardíamente el presidente López.

Quizá porque Biden no es el “amigo” de López como lo fue el ya en camino al junio político expresidente Trump.

 

Acerca de misionpo 15978 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.