Twitter vs Morena

Punto de Vista

Por Jesús Michel Narváez

Sorprenderse por la decisión que tomó Twitter en contra de algunas –le faltan miles- de cuentas que operan militantes o simpatizantes de Morena para realizar proselitismo electoral o descalificar a los adversarios del Presidente y su gobierno, sería irracional.

Es, sin duda, una respuesta a la acusación falsa que lanzó el presidente López, desde el púlpito de Palacio Nacional, el pasado miércoles y en la que acusó a Rodríguez Nicolat de simpatizante del PAN y que confiaba en que hiciera un trabajo profesional sin promover bots…

El mandatario explicó que Rodríguez Nicolat fue asesor de un senador del PAN y que había colaborado en la transición del expresidente Felipe Calderón. Nunca reveló el nombre del ex o actual senador. Arrojó la piedra y escondió la mano. Nada tampoco para sorprender. Twitter México dijo que era “lamentable ver comentarios dirigidos a nuestros empleados como responsables únicos de las decisiones o reglas de la empresa”. La plataforma indicó que ninguna persona en Twitter es responsable, por sí sola, de las políticas de la red social.

En un comunicado se da cuenta de que Twitter México suspendió este jueves varias cuentas afines al Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, por violar las reglas y políticas de la plataforma, entre ellas las de @Miriam_Junne, @ElReyTuitero y @LOVREGA.

Rafael Barajas Fisgón, de ‘La Jornada’, calificó de “censura” el cierre de las cuentas.

Gabriela Warketin, conductora de programas de televisión y radio, demando de Twitter México dar una explicación sobre la suspensión de cuentas.

El informe oficial a través de la cuenta @TwitterSeguro precisó que la manipulación de la plataforma se define como el uso de Twitter para llevar a cabo acciones masivas, de alta intensidad o engañosas que confundan a las personas o que obstaculicen su experiencia.

Mencionó que esto incluye el uso de información engañosa en el perfil de la cuenta para llevar a cabo acciones de spam, obstaculización o acoso.

Aquellos que contamos con una cuenta de Twitter, de Facebook, Instagram y Telegram y nos tomamos el tiempo de leer sus condiciones para que las utilicemos, sabemos de las limitantes. Y no es censura. Son las reglas. Y o se aceptan o rechazan. Y punto.

No es novedad saber que desde el gobierno hay un ejército de bots y que a causa de sus ataques surgió el adjetivo de chairos. El presidente y su equipo de comunicación niegan que paguen a personas para que lancen campañas a favor y descalifiquen a los “adversarios”. Sin embargo, en el propio Twitter México, han localizado parte del ejército que responde a los intereses de la cuatroté y rompe la regla de uso.

¿Censura?… el presidente López expresó el jueves 7 que lo que no le gusto en eso del Capitolio, fue que suspendieran las cuentas del presidente Trump, porque, dijo, eso es censura. No, nunca aplicar las reglas se convierte en censura. El abuso de lenguaje, el llamado a la insurrección, la descalificación de las instituciones y de quienes no son sumisos al gobierno mexicano, producen la reacción legal de las empresas que sirven estos servicios.

La suspensión de algunas cuentas de Twitter ligadas a militantes o simpatizantes e incluso empleados ex profeso, es la primera llamada.

Como en el teatro: si no obedecen las normas, vendrá la segunda y la tercera es para levantar el telón… es decir, cortar todas las cuentas.

¿Censura?

¡Pamplinas!

E-mail: jesusmichel11@hotmail.com, Twitter: @jesusmichelMx, Facebook: Jesus Michel y en Misión, Periodismo sin Regaños martes y jueves de 16 a 17 horas por ABC-Radio en el 760 de AM.

Acerca de misionpo 14619 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.