Piensa mal y Acertaras

Por Alberto F. Mena Mallen

Es lo que dice este popular refrán en el sentido de que siempre hay algo que se esconde detrás de una decisión o comentario, de políticas públicas, de un proyecto gubernamental u otro personal y sobre todo de los “otros datos” que maneja la 4T y su mentor Andrés Manuel López Obrador. Hay que agregar los “chismes y las fake news” para señalar que si el rio suena es que agua lleva, otro refrán mexicano.

Ya se han acumulado diversos hechos que la realidad no puede desmentir y menos los “otros datos” del primer mandatario y su equipo de trabajo, o que la culpa la tienen gobiernos corruptos o neoliberales y que cada dìa nos repite, además, de que sus funcionarios “son de excelencia”, particularmente aquellos que están en la refriega de las redes sociales, como sucede con el vocero epidemiológico, el rock star, Hugo López-Gatell.

El último suceso que se les presentó, fue el incendio en las instalaciones del Control Central del Metro. Enseguida de este hecho aparecieron cientos de notas y comentarios en las redes sociales en el sentido de que murió una policía que al parecer resbaló entre el andamio de la estructura al subir a la azotea para evitar el fuego; que hubo unos 30 rescatados y que el incendio se ocasionó por un transformador que explotó.

Pero además, se supo que había unos 30 mil litros de aceite, primero no se aclara donde, pero despues se dijo que estaban en el sótano y que eran parte de dichos transformadores que se quemaron con el fuego y que este  destruyó las instalaciones donde se controla la movilidad de los trenes; igualmente se supo que dichos equipos están viejos y obsoletos, tanto que se tienen que utilizar los llamados post stick, papelitos con pegatines, para conocer los tiempos y distancias de cada uno de los trenes y evitar que tengan un accidente por alcance. Más de dos años de gobierno y sin mantenimiento.

Posteriormente, algo que generó trend and topic en Twitter, acerca de la pregunta, en conferencia de prensa a la directora del Sistema de Transporte Colectivo Metro, Florencia Serranía, sobre el asunto de que no habìa responsable en la subdirección de mantenimiento desde hace meses y ella respondió que solo era la directora general del Metro. Pero después en otros videos se supo que ella era tanto la directora de este sistema como la responsable del mantenimiento de toda la institución, es decir, ocupa actualmente esos dos cargos, tal vez con el fin de ahorrarse unos pesitos de salario.

Habló de que desde el año pasado se tienen programas de mantenimiento, y los recursos para ello, lo que quiere decir que no los aplicaron por el suceso que ocasionó la suspensiòn de actividades de 6 de las lineas del sistema, con el consecuente daño a miles de usuarios; ya se informó que entrarán en operación tres lineas en tres o cuatro dias despues pero sin señalar cuál fue el daño que se ocasionó tanto a los capitalinos como a las empresas que perdieron muchas horas de trabajo de sus empleados.

Piensa mal y acertaras, en el sentido de que nadie de las autoridades, en estos dos años y pico de gobierno morenista, volteó a ver al Metro para darle su mantenimiento adecuado o si lo hicieron, no actuaron en consecuencia, lo que quiere decir que hay omisiones y mal manejo administrativo y de operación y todo ello nos lleva a señalar que hay improvisación, desconocimiento de los procedimientos, falta de supervisión y tapadera de estos hechos con las afirmaciones de la jefa de gobierno y del presidente de la Repùblica al apoyar a la directora en cuestión a pesar de lo daños ocasionados a la ciudad misma.

Hay otro aspecto que llama la atención, como es el de la austeridad franciscana que aplica “El Peje” a todas las areas de gobierno, incluso al de la Ciudad de México, aunque afirme en sus mañaneras que no se le quitaron recursos al Metro y que si existen para modernizarlo, lo que quizá nadie crea con lo que sucedió.

Las inundaciones de Tabasco es otro ejemplo de los “otros datos”, y fue el propio mandatario quien se encargo de enseñarnos la realidad por las que atravezaron miles de sus paisanos, cuando se tuvo que inundar las partes bajas de esa zona, en lugar de ocasionarle daños a la capital, Villahermosa.

En la información que se distribuyó en redes sociales, se conoció que para evitar sequías la decisión de no desfogar dicha presa fue del presidente y que como tiene a sus órdenes a todos los trabajadores del gobierno federal, estatales y municipales, asì como a los de los organismos descentralizados, cuando llovió demasiado y se llenó dicho embalse, hubo necesidad de desfogar su caudal, pero con el hecho de afectar a cientos o miles de ciudadanos que se encontraban en las tierras bajas como se les calificó.

Y lo peor, fue que el apoyo a los afectados llegó muchos días después de estas decisiones políticas y no técnicas. Luego, en un mensaje del presidente, afirmó que ya nunca más se iban a inundar y que había un programa de dragar los embalses para evitar que el caudal amuente cuando llueve, lo que tal vez no le de tiempo por tantas obras que tiene en cartera y la saturación en el empleo de los miembros del Ejército que ya no tienen tiempo para atender otro desperfecto ocasionado por la ineptitud y negligencia de los gobiernos de la 4T. Espero que no le llamen accidente ante las evidencias existentes.

Y hay mas ejemplos, el apagón de casi medio paìs, el asunto de la salud y la pandemia asì como el tema de la inseguridad, entre otros.

fermallen@gmail.com

Acerca de misionpo 13093 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.