El Metro y los Servicios Públicos en la Capital

Las Revueltas de Silvestre

Por Silvestre Villegas Revueltas

Podemos entrar con los seguidores de la teoría de la conspiración y afirmar que el incendio en el corazón operativo del sistema de transporte colectivo METRO fue realizado por fuerzas oscuras que buscaron un daño central en la forma más utilizada por los habitantes del Valle de México para transportarse en la enorme selva urbana. Es más, pudiéramos no equivocarnos y avanzar en la teoría de la conspiración al subrayar que la provocación de dicho incendio fue meditada por cerebros criminales para que millones de capitalinos se contagien del Covid-19, porque a falta de los convoyes del Metro se tendrían que utilizar camiones que a todas luces son insuficientes, como se ha visto por lo transmitido en los canales televisivos y ello ha provocado aglomeraciones muy a propósito para que el virus infecte a todas su anchas. Semejante complot sí tiene para sus perpetradores las aristas necesarias en el sentido de acusárseles de traición a la patria. Sin embargo todo lo anterior, como decían los escritores decimonónicos son elucubraciones calenturientas, pero al mismo tiempo existe el adagio: “piensa mal y acertarás”.

La otra vía explicativa del incendio en la central operativa del Metro es la falta de mantenimiento de un equipo francés que en su tiempo era modernísimo y que del tiempo del presidente Gustavo Díaz Ordaz -quien lo inauguró- ningún presidente de la república y yo me imagino ningún gobernante de la capital, incluida la jefa Sheinbaum, se pararon por semejante instalación que es cardinal para la vida diaria de la ciudad.

Me acuerdo haber tomado por primera vez el Metro a inicios de 1981 -muy tarde ya lo sé- y fue el trayecto estación Copilco hasta la del Zócalo, para atender una clase de historia urbana de la Época Colonial por el eminente historiador Antonio Rubial. Bueno, las instalaciones cerca de CU eran amplias, limpísimas, modernas y me acuerdo que en aquellos años los capitalimos estábamos orgullosos de nuestro Metro. Pasaron los años y luego las décadas, y ahora podemos afirmar como lo hicieron en el pasado muchos periodistas y especialistas en transporte urbano, que el Metro se vino abajo porque las autoridades capitalinas igual del PRI que luego del PRD y ahora MORENA, privilegiaron otros “negocios” como los Ejes Viales, los segundos pisos, la instalación del Metrobus y demás lindezas, amén de solapar el oscuro accionar del sindicato del Metro. Vale la pena reiterar que los trabajadores del Metro llevan décadas denunciando la chatarrización de los convoyes, estaciones y demás elementos que hacen funcionar todo el sistema de transporte colectivo METRO. Es muy probable que, efectivamente, la falta de mantenimiento haya provocado el incendio en la central operativa produciendo todos los daños mencionados en el primer párrafo de este artículo.

La realidad de que buena parte de los convoyes e instalaciones del metro sea vieja no es razón para que deje de ser operativo; los metros en Santiago de Chile y algunas líneas en la pujante Berlín son de manufactura sesenta y setentera, pero ¡¡qué mantenimiento!! Es como subirse a un Mustang 1969 pero en perfecto estado. Lo mismo podríamos decir del Tube londinense que por igual combina líneas modernísimas como la que va a la City que otras del tiempo de la Guerra Mundial –con asientos de madera, traqueteantes y bamboleantes como si viajara uno en calesa, pero que diariamente transportan a millones de individuos. Un administrador chileno me diría que mantener bien al Metro de Santiago se tendría que cobrar un dólar o más por viaje, o sea de 20 pesos para arriba (hay muchos mexicanos que no pueden darse semejante lujo); los funcionarios ingleses me subrayarían que los precios del Tube son muy caros, y efectivamente los son, incluyendo las diversas tarjetas mensuales, semestrales y anuales que llegan a costar casi el millar de libras (25 pesos por un libra aproximadamente).

Y así como ha faltado presupuesto y voluntad para mantener y actualizar el sistema Metro, existe derroche como la que ha estado realizando el alcalde de Coyoacán en tirar millones de pesos en una supuesta modernización de la glorieta de los coyotes en Universidad y Miguel Ángel de Quevedo, amén de destruir y volver a montar banquetas a lo largo de la primera avenida hasta el Circuito Interior. Semejantes alcaldes banqueteros los encontramos en Tlalpan donde destrozaron banquetas y asfalto en las varias cuadras que rodean al zócalo de la demarcación. Iguales derroches que vienen de sexenios atrás los han realizado funcionarios provenientes del PRI, PAN, PRD pero no se les ocurre, como en la panísima Benito Juárez, repavimentar calles como La Morena que llega al Viaducto y que parece una auténtica brecha con todos los baches imaginables, o la alcaldía de Álvaro Obregón donde la morenista Sansores pone monolitos con las iniciales de la demarcación política, pero tiene en el total abandono el empedrado de las calles de Atizapán, Las Flores y San Ángel. ¿Por qué tales funcionarios realizan semejantes despilfarros u omisiones que afectan al habitante de la ciudad? Porque ni hay rendición de cuentas y sobre todo no hay consecuencias penales, asimismo pueden darse el lujo de cambiar de encomienda popular y candidatearse para una gubernatura, diputación federal y un terrible etcétera. ¿Cuánto se ha gastado la Secretaría de Vialidad de la Ciudad de México en construir carriles de bicicletas que casi nadie usa en las principales vías de comunicación capitalina como la avenida de los Insurgentes, Patriotismo o Reforma? Semejante tontería ya provoca caos vehicular, largas filas de carros resultantes de la destrucción de los ejes viales en Xola y ahora en Cuauhtémoc a favor de una empresa particular que es la que maneja el Metrobus? México ha padecido durante décadas las ocurrencias de sus gobernantes, por ello decía Margaret Thatcher en los años ochenta, que el país era tan rico que a pesar de que lo habían quebrado tres veces en su historia… se reconstruiría. A qué costo nos preguntamos muchos… son verdaderamente una facha.

Acerca de misionpo 13593 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.