Se Apagan las Esperanzas Para el Sistema Educativo Mexicano

A la Vuelta de la Esquina

Por Iván Ruiz Flores

¿Hay esperanza para el sistema educativo mexicano con la llegada de Delfina Gómez a la titularidad de la Secretaría de Educación Pública? No. Y las razones no son de índole política sino de conocimientos.

Difícilmente la señora dedicada a la política magisterial desde hace varios años va a poder estructurar y apoyar las necesidades de la educación en México, sobre todo en estos tiempos tan delicados.

La ONU, en relación con los desafíos para lograr la educación universal, hace notar que ésta, la educación ofrece a los niños y las niñas una oportunidad de salir de la pobreza y un camino para alcanzar un futuro prometedor.

“Sin embargo, 258 millones de niños y jóvenes siguen sin estar escolarizados, 617 millones de niños y adolescentes no pueden leer ni tienen los conocimientos básicos de matemáticas; menos del 40 por ciento de las niñas del África Subsahariana completan los estudios de secundaria de ciclo inferior y unos 4 millones de niños y jóvenes refugiados no pueden asistir a la escuela. El derecho a la educación de estas personas se ve afectado y eso es inaceptable”.

Por ello resalta que sin una educación de calidad, inclusiva y equitativa para todos y de oportunidades de aprendizaje a lo largo de toda la vida, los países no lograrán alcanzar la igualdad de género ni romper el ciclo de pobreza que deja rezagados a millones de niños, jóvenes y adultos.

México no es la excepción y se considera que está peor que hace ocho años, porque como exponen los expertos de nuestro país, los problemas de siempre del sistema educativo mexicano son: de cobertura, de calidad, de “gestión inadecuada”, de recursos insuficientes, que tienen ahora expresiones muy específicas por su evolución en las últimas décadas y la interacción entre problemas identificados, soluciones propuestas y resultados logrados, determinados por la naturaleza de la interacción política entre nuevos y viejos actores ante viejos y nuevos problemas.

Dice María de Ibarrola Nicolín, doctora en Ciencias con especialidad en investigaciones educativas por el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados, en su trabajo de 2012 “Los Grandes Problemas del Sistema Educativo Mexicano” publicado por Scielo:

“Se expresa una “utopía educativa” en ciernes en la que destaca la colaboración consensual entre muy distintas instituciones no escolares para configurar una educación integral, que buscaría compartir la formación para el deporte, para el arte, para el trabajo y la valoral y ciudadana”.

Pero eso era antes de que llegara al poder el actual mandatario y de que una pandemia azotara a México y dejara a millones de niños y adolescentes en el encierro y con clases vía la Tv y a otros tantos sin educación alguna.

Antes de que este doble azote afectara a México la propia especialista pensaba:

1. Una política diferente para reconocer y recuperar el valor del profesorado

Son muchísimas las razones y los factores en virtud de los cuales la escolaridad en el país alcanza los resultados que se expresan en las pruebas estandarizadas. Casi podríamos decir que el país tiene la escolaridad que corresponde a sus grandes problemas culturales, sociales, económicos y políticos, en particular la brutal desigualdad que caracteriza cada uno de ellos; pero en realidad hay un enorme potencial que se desaprovecha día con día, que es el del trabajo cotidiano de los maestros.

“La transformación de la educación no se logrará mientras se base en propuestas más o menos bien argumentadas que haga un grupo de personas, por más especialistas y preparadas que sean; en cambio, una transformación que se base en el trabajo de más de un millón de maestros sin duda será transcendente”.

Sinceramente y sin cortar cartucho, usted lector (a) cree que la señora tiene los conocimientos para sacar adelante la educación en México.

La verdad: ¡De pena ajena!

Acerca de misionpo 16857 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.