Irán y la Transición Presidencial Estadounidense

Por Itzel Toledo García

El 5 de enero de 2021, el gobierno de Irán solicitó por segunda ocasión a la Organización Internacional de Policía Criminal, mejor conocida como INTERPOL, la emisión de un aviso rojo para la detención de Donald Trump. Una primera solicitud fue entregada en junio de 2020, pero ésta fue rechazada por la organización de policía internacional.

La razón para emitir la alerta roja para la detención del actual presidente estadounidense es que ordenó el bombardeo que mató al general iraní Qasem Soleimani, en el aeropuerto de Bagdad, Iraq, el 3 de enero de 2020. Soleimani era el jefe de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria Islámica que se encargaba de llevar a cabo actividades antiterroristas en el extranjero. La alerta roja también se hizo a otras 48 personas que investigaciones oficiales iraníes han encontrado implicadas en dicho bombardeo.

A lo largo de 2020, diversas autoridades iraníes señalaron que este era un crimen que no podría ser olvidado por el pueblo y que en algún momento habrá una venganza. Se trata de un evento que es entendido como un ataque terrorista estadounidense contra Soleimani. Según Javad Zarif, ministro de Asuntos Exteriores, el ataque ha llevado a un fortalecimiento de las actividades del Estado Islámico (ISIS).

La amenaza de una posible represalia por parte del gobierno de Irán llevó a que a finales del 2020 el gobierno estadounidense enviara aviones militares y buques de guerra al Golfo Pérsico, lo cual ha sido altamente criticado por las autoridades iranís. Éstas han señalado que el presidente estadounidense, en vez de concentrarse en la pandemia por COVID-19, ha incrementado la tensión entre los países. Por otro lado, en Estados Unidos ha habido peticiones por parte de políticos para evitar que Trump lleve a una guerra entre los dos países durante los últimos días de su mandato presidencial, lo cual sería un gran problema para la nueva administración presidencial.

A lo largo de su cuatrienio, Trump se ha encargado de empeorar las relaciones ya de por sí tensas. Desde abril de 1980 no hay relaciones diplomáticas formales entre Irán y Estados Unidos, los contactos se llevan a través de la embajada suiza en Irán y la pakistaní en Estados Unidos. Este estado de cosas, según autoridades iraníes, se debe a la arrogancia estadounidense frente a la Revolución Islámica (1979) y según los estadounidenses a la crisis de rehenes (1979-81) y el irrespeto de derechos humanos en aquel país. Además, los dos países intentan aumentar su poder geopolítico en el Medio Oriente a costa del otro, para ello el armamento nuclear es fundamental. En 1995 el gobierno estadounidense extendió un embargo comercial a Irán, el cual ha tenido negativos impactos económicos para la población. Éste se suspendió en 2016 después de la firma un año antes de un acuerdo que tenía el objetivo de desmantelar las capacidades nucleares iraníes. Este acuerdo fue considerado como un triunfo de la administración de Barack Obama. Sin embargo, en 2018 la administración de Trump abandonó el acuerdo y retomó el embargo comercial. Desde entonces se intensificó la tensión entre los países pues Estados Unidos ha ido aumentando su presencia militar en la región, lo cual es visto como una amenaza para Irán.

En pocos días Trump dejará la Casa Blanca, muy a su pesar. La segunda solicitud de emisión de un aviso rojo para la detención del presidente estadounidense demuestra el enorme descontento por parte de las autoridades iraníes, las cuales evitan un conflicto militar, lo cual también sería un problema para el presidente-electo Joe Biden, quien durante su campaña señaló su interés en volver a estabilizar la situación en Medio Oriente y el lazo con Irán. La agresiva política de Trump hacia Irán puede ser leída como un intento para dejar una difícil situación diplomática al nuevo presidente. Una vez en la Casa Blanca, Biden deberá decidir entre retomar el acuerdo logrado por Obama, lo cual disminuiría la tensión entre los países, o ir incluso más allá y reanudar formalmente el lazo diplomático, lo cual tendría importantes consecuencias para la región. Veremos si la relación Irán-Estados Unidos es utilizada para mejorar la imagen diplomática del coloso del norte.

Acerca de misionpo 15991 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.