Amargo fin de Año

Punto de Vista

Por Jesús Michel Narváez

Si alguien había echado las campanas al vuelo por la “compra consolidada de medicamentos” a través de la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS), que abandone la cuerda del badajo.

Tenía que ser el presidente López, que en ánimo de presumir, amargó el fin de año y le quitó esperanza al año nuevo.

Su anuncio de que ya se pagaron 966 millones 289 mil 28 dólares –le faltaron los centavos- para la compra de medicamentos en el extranjero, tiene el negrito en el arroz: se cubrirán19 claves de medicamentos oncológicos y 28 claves más de patentes.

Es decir, 47 claves de 14 mil 806.

El Compendio Nacional de Insumos para la Salud dio el nuevo cuadro básico a fin de garantizar la equidad en el acceso a medicamentos y tener mayor cobertura en la atención, lo que representa un importante logro en el cumplimiento del derecho a la salud de las y los mexicanos.

Esto ocurrió el 29 de noviembre de 2019. No proviene de los neoliberales que “destrozaron” el sector salud público.

¿Qué pasará con las 14 mil 759 claves que no forman parte del pedido?

Orondo, el presidente dice: “Sí hay buenas noticias, nos ha costado mucho trabajo resolver el problema de abasto de medicamentos porque era mucha la corrupción, una cosa escandalosa lo de la corrupción en la producción y venta de medicamentos. Hacían jugosas ganancias”. ¿Eso justifica tener a la población asegurada formalmente y atendida en el IMSS e ISSSTE además del INSABI sin fármacos?

La filosofía que aplica el ciudadano Jefe de Estado es que más vale combatir la escandalosa corrupción –de los neoliberales, por supuesto- que salvar vidas.

De ahí que en cuanto al tratamiento de la pandemia que provocó la crisis sanitaria, se haya privilegiado el dinero a la salud. Abrir industrias, comercios y servicios no esenciales para “reactivar” la economía cuando las condiciones no estaban dadas, fue una medida que podría calificarse de criminal cuando conocemos que cerramos el fin de año con 125 muertes y un millón 415 mil contagiados.

Lo grave del anuncio presidencial durante la última conferencia matutina –no se vaya con la finta- del año pasado, es la fecha de recepción de los fármacos: espero, reveló, que estos medicamentos lleguen a más tardar en febrero o marzo de 2021.

Mientras que la gente siga muriendo. Sobre todo aquellos que padecen enfermedades crónicas y que han dejado de recibir los medicamentos para continuar sus tratamientos y que alarguen su estadía en la tierra, aunque no sea un aliciente.

Al presidente López le importa un comino la vida de sus gobernados. Le interesa imponer su “ley” a toda costa y no importa que siga la Parca usando su guadaña. Hay prioridades: destruir a la industria farmacéutica nacional en lugar de ordenar los procedimientos y las licitaciones, es una de ellas. Aunque no la primera, porque la que tiene mano es la batalla por mantener el control de la Cámara de Diputados.

El presidente tenía que dar la mala noticia que desde su óptica –seguramente le faltan gafas- es una “buena noticia”

Empezamos el año con la amarga realidad: 47 claves de medicamentos… faltan ¡14 mil 759! Y al paso que va la cuatroté –es un cuatro grandote como el que se le fabrica a los presuntos criminales de cuello blanco, porque a los otros, todo se les permite- las esperanzas de mejor la salud va para un muy largo tiempo.

La insensibilidad está a la vista. Usted júzguela.

E-mail: jesusmichel11@hotmail.com, Twitter: @jesusmichelMx, Facebook: Jesus Michel y en Misión, Periodismo sin Regaños martes y jueves de 16 a 17 horas por ABC-Radio en el 760 de AM.

Acerca de misionpo 16622 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.