Hay que Tener Convicciones

Punto de Vista

*Rosario “R” Cantará Como Soprano

*Emilio “L” ya Participaba en la Ópera

*Otro Emilio Apenas si Forma el Coro

Por Jesús Michel Narváez

Durante el largo encierro a que ha sido sometida la exsecretaria de Sedesol y de Sedatu, cuestioné la forma en que la Fiscalía General de la República presentó el caso y cómo el juez de la causa, Felipe de Jesús Delgadillo Padierna aplicó la prisión preventiva cuando el delito no lo ameritaba. No meto las manos a la lumbre ni por mi conciencia, pero se advertía una detención con tintes políticos siempre negados y finalmente demostrados: para dejarla en libertad condicional tendría que acogerse a la figura de criterio de oportunidad, es decir, testigo colaborador. El 7 de noviembre la FGR presentó una nueva acusación por los presuntos delitos de crimen organizado y operaciones con recursos de procedencia ilícita, un Juez federal emitió una orden de aprehensión y de esa manera sí permanecería en prisión.

El primer detenido que se acogió a la figura del criterio de oportunidad fue Emilio “L”, exdirector de Pemex. Y comenzó a cantar como tenor, reveló nombres e involucró a Videgaray y de pasada a Peña Nieto. La FGR solicitó orden de aprehensión en contra del exsecretario de Hacienda y un juez de control la negó. Parecía el triunfo del maestro de MIT.

Durante meses se filtraron versiones de que Rosario “R” no quería declarar ante el ministerio público de la federación en contra de los que fueron sus jefes: el entones presidente Peña Nieto y quien fuera el más influyente de sus secretarios: Luis Videgaray Caso. Pero la nueva orden de detención que conoció como reclusa, la hizo dimensionar su futuro: saldría de prisión cuando menos después de 10 años.

Y pidió ser la soprano de la ópera. Las informaciones surgidas en las últimas 40 horas apuntan a que declarará en contra de Videgaray y también de Peña Nieto, aquel presidente que la rescató del ostracismo político y la revivió otorgándole poder absoluto en las dependencias que le encargó. Hoy se afirma que acusará a los dos personajes porque ordenaron cómo realizar la “estafa maestra”.

Rosario “R”, quien se ha sostenido como una izquierdista, perdió la convicción y mostró haber sabido cómo se desviaron miles de millones de pesos presuntamente para campañas políticas del PRI.

Apenas lleva 15 meses en prisión y ya se doblegó o la doblegaron. Un personaje que no ha complotado ni participado en acciones ilegales defiende su verdad hasta morir o quedar en libertad por falta de pruebas. Hay que recordar a Aleksandr Solzhenitsyn, quien durante 10 largos años fue recluido en el Gulag, sepulcro de cuando menos 14 millones de personas acusadas por Joseph Stalin de pretender cambiar su dictadura y hablar mal de la Madre Rusia. El escritor, ganador del Nobel de Literatura, jamás cedió a las presiones. Fue sometido a trabajos forzados, torturas físicas y obligado a estar en temperaturas de 40 grados bajo cero.  Hasta su muerte, mantuvo su posición de inocente. Porque lo era.

Rosario “R” perdió las convicciones y ahora es una simple soplona que aspira a tener su libertad a costa de otros. ¿Son culpables Videgaray y Peña? Eso lo dirá un juez y si actúa con independencia sabrá que sentencia dictar. Pero todo apunta hacia una decisión que satisfaga a quien ha jurado que su vida no es la venganza y que el rencor no anida en su persona.

A luces se ve: quiere a Videgaray primero y después a Peña Nieto tras las rejas. Y Rosario “R” será, junto con Emilio “L” y Emilio Zebadúa, la que arroje la última palada de tierra que sepultarán a los “adversarios neoliberales”. Un tenor, una soprano y un barítono. Vaya trío de inocentes.

E-mail: jesusmichel11@hotmail.com, Twitter: @jesusmichelMx, Facebook: Jesus Michel y en Misión, Periodismo sin Regaños martes y jueves de 16 a 17 horas por ABC-Radio en el 760 de AM.

Acerca de misionpo 12038 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.