Cambios Radicales en el Sector Turístico y no hay Indicios de su Pronta Recuperación

Itinerario Turístico

Por Arturo Lino Guzmán

El panorama para el turismo se complica cada vez más conforme pasan las semanas, debido a la emergencia sanitaria, ya que la pandemia no cede no sólo en México, sino en el mundo y todo parece indicar que la espera será demasiado larga, por lo menos los siguientes seis meses, en tanto la vacuna contra el Covid-19 hace efecto y se inicie el descenso de la curva de contagios y por ende de muertes.

Difícil es imaginar lo que nos espera en un futuro inmediato, pero parece que las condiciones vuelven a ser críticas en virtud que la gente ha relajado las medidas sanitarias, aun cuando el peligro prevalece en todas partes y el confinamiento o drásticas medidas de los países europeos, son una muestra de que hay que estar alertas de cómo se desarrolla la pandemia y tomar ejemplo de aquellas naciones en las que no tienen complicado el problema por las decisiones que han tomado los gobiernos.

El turismo tuvo una caída de poco más de 47 por ciento, de acuerdo a datos oficiales, y aun cuando se avecina la temporada de fin de año -que siempre es buena para los prestadores de servicios turísticos-, será difícil la recuperación  del sector. Prácticamente el turismo está prendido con alfileres porque las cosas ya no serán igual de aquí en adelante.

Hoy, las conferencias se hacen virtuales vía internet, las  presenciales parece que van en decadencia; la comunicación se establece mediante las diferentes plataformas, se realizan viajes de familiarización muy contados y con pocos participantes, como una medida de seguridad sanitaria y con estrictos protocolos de higiene.

Sí el turismo internacional muestra una disminución, en especial de los países europeos, excepto en los destinos de playa, en tanto, el turismo doméstico va a la alza ya que en el pasado fin de semana largo, aquellos que son preferidos por los mexicanos se vieron con importantes flujos de visitantes que dieron un respiro a los prestadores de servicios.

Sin embargo, habrá estados que no tendrán buenas noticias respecto al sector turístico como son Tabasco y Guanajuato. El primero porque literalmente la mayor parte de su territorio está bajo el agua y le llevará tiempo para que se reponga, además, el actual gobernador y autoridades de turismo estatal y municipales poco hacen por promover su entidad, pues mientras la mayoría de los gobiernos estatales, se ven activos para mantenerse en el radar, los tabasqueños, que presumen que su tierra es el edén, nada hacen para conquistar a los turistas una vez que pase la emergencia.

Sí, el edén está inundado por una decisión presidencial de desfogar agua de las represas y que el daño fuera a las comunidades indígenas y las zonas más pobres, lo cual llama la atención, pues los recursos del Fonden para desastres naturales, fueron eliminados. La receta gubernamental del gobierno de la 4T es muy evidente y para algunos obvia, esto es: Causar un problema, para después solucionarlo y ser el “salvador” de los más necesitados, con recursos que debieran estar destinados para esos efectos y aprobados por los integrantes del Congreso, pero todo parece indicar que es una estrategia partidista, en vísperas de elecciones, hay que ganar electores o mantenerlos cautivos con dádivas que entregue el propio Jefe del Ejecutivo.

Tabasco quedará dañado en su turismo, pues prácticamente es uno de los estados con más recursos naturales para la práctica del turismo de aventura y de naturaleza. Hoy esas posibilidades están bajo el agua. Es difícil decir que esa tierra es un edén por las condiciones tan duras en que viven los tabasqueños.

Otros gobiernos estatales como el de Guanajuato, nada proponen, pero lo delicado es que en este caso, la inseguridad y el aumento de la delincuencia, han repercutido y tenido efecto negativo en la captación de visitantes nacionales, por lo que su imagen está muy dañada y su recomposición será laboriosa, ya que tendrá que basar su economía en la industria que hoy por causa del Coronavirus, se encuentra también en dificultades.

La preocupación entre los empresarios es evidente y hoy los focos amarillos siguen prendidos pues los empleos que se perdieron en el sector, tardarán en recuperarse, dado que los apoyos a las empresas, en especial a las pequeñas y medianas, se canalizaron mediante créditos y no al rescate, de los negocios, sino de los trabajadores y sus familias.

Así las cosas, quedan pocas semanas para que concluya este año, en el que se ha sufrido mucho daño.

 

Acerca de misionpo 12090 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.